SALUTACIÓN DEL DIRECTOR DE LA ACADEMIA DOMINICANA AL PRESIDENTE DE LA ACADEMIA BRASILEÑA DE LETRAS

Me complace expresar una especial salutación al don Marco Luchessi, presidente de la Academia Brasileña de Letras, por la convocatoria, no solo para este video, sino para otras actividades que van en beneficio de la comunicación internacional y la revalorización de la cultura en el mundo latinoamericano.  Pues bien, en esta circunstancia particular que estamos viviendo y sufriendo los efectos de la pandemia del coronavirus, esa realidad ha modificado, hasta cierto punto, el estilo de vida, no solo de la persona como individuo, sino de los pueblos, de las naciones y de las culturas. De tal manera, que uno de los efectos de esta nueva circunstancia ha tenido o está generando efectos positivos.

Por ejemplo: Se está revalorizando la lectura y, por consiguiente, el libro. Justamente hoy me entero de que en Barcelona están reabriendo nuevas librerías porque los lectores se han dado cuenta de que es menos cansón y es más provechoso leer un libro en físico que leer un libro por la vía electrónica, porque la pantalla del computador está causando estragos en cuanto al cansancio que genera estar todo el tiempo fijo en ese espacio reducido de la computadora por efecto de la irradiación fotoeléctrica o electrónica que producen las señales audiovisuales y, sobre todo, las manifestaciones electrónicas, que el cerebro tiene que hacer un esfuerzo mayor para concentrarse y percibirlo, y entonces eso genera un cansancio en función de la activación de determinadas neuronas cerebrales que producen ese cansancio. La explicación psicolingüística que doy a esa manifestación es la siguiente: La pantalla de la computadora emite una fotoirradiación o una onda de luz electrónica, cuya emisión electromagnética procesa la mente generando el consumo de energía de las células cerebrales cuya operación genera un gran cansancio de las neuronas de la mente. Entonces, un efecto positivo, en primer lugar, es la revaloración del libro y la lectura, ya que podemos comprobar que leer, al tiempo que nos enseña y nos divierte, el cansancio es menor si la lectura es de un texto en físico, en papel.

En segundo lugar, un efecto positivo ha sido también el hecho de que la gente está valorando lo que es la relación humana, la cordialidad, el hecho de relacionarse una persona con otras, lo cual es indispensable porque somos seres sociales. Y entonces, esto ha hecho que echemos de menos la relación social normal de amistades que antes teníamos y que ahora hemos tenido que reducir por efecto de la restricción de la comunicación. Y en tercer lugar, también es significativo el hecho de que esta pandemia, la restricción que ha impuesto esta pandemia, ha fomentado, o mejor dicho, ha permitido revalorar el impacto de la espiritualidad en la conciencia en razón de que nosotros, como seres humanos, tenemos una dimensión espiritual altamente significativa y esta circunstancia de restricción en tiempo de pandemia, pues, ha hecho que tomemos en cuenta esa dimensión estética y espiritual de la condición humana, lo que de alguna manera produce un enorme beneficio a nuestra esencia como seres humanos que usamos la palabra, que usamos la cultura  y que usamos los medios de comunicación, razón por la cual las academias de la lengua y de las letras tienen la oportunidad de hacer un trabajo positivo en beneficio de su comunidad, lo que, además, es, también,  uno de los beneficios que ha propiciado esta circunstancia negativa de la pandemia por el infausto coronavirus que nos ha afectado a todos en el mundo. Me alegro darle una singular salutación a don Marco Luchessi y a Jussara Campos, que es el enlace para esta comunicación, y a los brasileños que nos honran con escuchar esta intervención, aunque la estamos haciendo en español.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *