PRESENTACIÓN DEL DICCIONARIO PANHISPÁNICO DEL ESPAÑOL JURÍDICO

Con la presencia del director de la Real Academia Española, don Santiago Muñoz Machado, magistrados del Tribunal Constitucional y la Suprema Corte de Justicia, así como académicos de la lengua y escritores dominicanos se presentó en el salón de conferencias de la Academia Dominicana de la Lenguael Diccionario panhispánico del español jurídico, obra que fuera fruto del acuerdo adoptado en la Cumbre Judicial Iberoamericana de 2016 y de la labor conjunta de cientos de juristas de tribunales y cortes supremas de los países hispanohablantes, así como de las veintitrés academias de la lengua española que trabajaron bajo la dirección del connotado académico español, autor de decenas de textos de derecho administrativo y derecho constitucional, quien en su condición de director de la RAE es también presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española.

El acto fue presidido por el Dr. Bruno Rosario Candelier, director de la Academia Dominicana de la Lengua, en cuya salutación consignó: “Para los académicos de esta corporación de la lenguatiene una alta significación este acto porque es la primera vez que un director de la Real Academia Española nos honra con su presencia en una visita institucional que don Santiago Muñoz Machado ha girado a las academias de la lengua española en el mundo hispánico. Él inició esta gira por Centroamérica y el Caribe, y justamente concluye su periplo en nuestro país”.

El académico de número don Fabio Guzmán Ariza, en su condición de jurista, presentó el Diccionario panhispánico del español jurídico. Dijo que este diccionario surge del Diccionario del español jurídico, obra con el léxico jurídico de España y que hizo realidad la idea de don Santiago Muñoz Machado de elaborar un diccionario jurídico en español siguiendo las normas lexicográficas modernas. Señaló que la publicación de este diccionario está enmarcada en la política panhispánica asumida por las academias de la lengua en cuya elaboración se aplican las pautas de los códigos lingüísticos, como las normas lexicográficas, gramaticales y ortográficas.

Contó el ponente que en la preparación del Diccionario panhispánico del español jurídico participaron más de cuatrocientos juristas y filólogos de Hispanoamérica y España bajo la dirección de don Santiago Muñoz Machado. Afirmó que el DPEJ es una magna obra que constituye hoy día el texto de referencia idóneo para la comunidad jurídica de habla hispana. Dijo que este diccionario resulta de gran utilidad tanto por la abundancia de voces que contiene y la precisión de sus definiciones, como por el léxico explicado en materia constitucional, administrativa y de derecho internacional privado, ramas del derecho que en la República Dominicana han sido muy influidas por el derecho español en los últimos años: “Por primera vez en la historia del español y del derecho se ha preparado y editado una obra de este carácter; nunca antes se ha publicado un diccionario que abarque el lenguaje jurídico de toda la comunidad hispanoamericana”, manifestó Guzmán Ariza.

La lexicógrafa y académica María José Rincón presentó una semblanza de Muñoz Machado: “Esta mañana de domingo nos convocan a la Academia Dominicana de la Lengua la presencia y las palabras de don Santiago Muñoz Machado, trigésimo primer director de la Real Academia Española y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, cargo que tomó posesión en enero de 2019”. Y acotó: “Es académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, académico de honor de la Academia Colombiana de la Lengua y de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba y académico correspondiente de la Academia Nacional de Derecho, de la de Ciencias Sociales de Buenos Aires y de la Academia Paraguaya de la Lengua Española”, resaltó la doctora Rincón al ponderar la categoría intelectual deSantiago Muñoz Machado.

Subrayó que el destacado académico español ha sido actor privilegiado como docente universitario en la Universidad Complutense de Madrid y como jurista de los del número de la capital española. Como técnico de la Administración Civil del Estado, trabajó en la presidencia del Gobierno de España y en la elaboración del proyecto de la Constitución española: “Santiago Muñoz Machado es andaluz, cordobés, hablante de una de las variedades históricas de la lengua española, esa que hablamos más de quinientos millones de personas a lo largo y ancho del mundo. En un mundo en el que cada día debemos aspirar a “hablar con discurso”, como los memorables Cipión y Berganza cervantinos, que don Santiago evocaba en su discurso de ingreso a la Real Academia Española; en un mundo en el que se nos hace más esencial la libertad de palabra, las Academias de la lengua española y, hoy, la Academia Dominicana de la Lengua, nos felicitamos al contar entre nosotros con un profesional de la palabra como don Santiago Muñoz Machado”, expresó fascinada María José Rincón.

El director de la Real Academia Española, don Santiago Muñoz Machado, habló sobre el Diccionario panhispánico del español jurídico en el acto que tuvo lugar en la Academia Dominicana de la Lengua. El destacado jurista, escritor y académico español, en su condición de director de la Real Academia Española es también presidente de ASALE. En esta ocasión el dirigente académico hizo una visita institucional a la Academia Dominicana con cuyos miembros sesionó en una reunión-almuerzo extraordinaria en la que la junta directiva, presidida por Bruno Rosario Candelier, lo incorporó como miembro correspondiente de  la ADL.

El DPEJ se dio a conocer el 15 de diciembre de 2017 en la ciudad de Salamanca, en un acto presidido por el rey de España Felipe VI, y en el que participaron el presidente de la Fundación Guzmán Ariza pro Academia Dominicana de la Lengua, Fabio Guzmán Ariza, delegado de la ADL, y el magistrado José Alberto Cruceta, delegado de la Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana, respectivamente.

Muñoz Machado explicó el proceso de elaboración de estos dos volúmenes, basados en la versión del Diccionario del español jurídico, editado en el año 2016.Según indicó el académico, hasta el momento no se había compilado el lenguaje del derecho, y señaló que “existen muchos diccionarios y enciclopedias jurídicas que se han editado en los últimos dos siglos, pero se trata siempre de selecciones de conceptos para exponer su significado dogmático e institucional”. El proceso, en el que participaron profesores universitarios y juristas de todas las especialidades, llevó tres años y al tener ese trabajo como base, se fue “corrigiendo y mejorando lo ya hecho, y ampliándolo con léxico procedente de todos los países hispanohablantes” y juristas de todas las naciones de la región. El director de la RAE comentó en su presentación que, de todas las obras editadas a lo largo de su vida, este diccionario ha sido “la tarea intelectual más compleja y fascinante que ha emprendido”.

Además de los dos tomos impresos, existe una edición digital del diccionario, que Muñoz Machado también presentó a los asistentes, mediante una demostracióndel sistema electrónico de búsqueda de términos.

El DPEJ, realizado bajo la dirección de Santiago Muñoz Machado, académico de la Academia Española y catedrático de derecho administrativo, tiene unas 40.000 entradas. En esta edición del Diccionario panhispánico del español jurídico participaron filólogos y lexicógrafos de la RAE, de las academias americanas, juristas de la Facultad de Derecho y representantes de tribunales y cortes supremas de los distintos países hispanoamericanos.  Esta obra satisface la necesidad de juristas, empresarios y administraciones oficiales que se ven en la necesidad de manejar conceptos jurídicos compartidos por hispanohablantes. De ahí la justificación del Diccionario panhispánico del español jurídico, que recoge el léxico jurídico de uso en España y las particularidades léxicas de los países de habla hispana.

Porprimera vez se recogen en nuestra lengua voces del derecho compartido en el ámbito hispánico. Concebido para juristas, lingüistas y filólogos de toda el área de la lengua española, esta edición de Santillana, en dos volúmenes con 2.220 páginas, contiene definiciones enriquecidas con el uso de cada palabra o locución y con documentos extraídos de leyes o jurisprudencia. Al final de la edición se ofrecen dos apéndices: un repertorio de máximas y aforismos latinos, con su respectiva traducción, y una extensa bibliografía que trasciende los títulos citados en los artículos.

En el acto académico, el doctor Bruno Rosario Candelier le entregó al director de la RAE el diploma acreditativo de miembro correspondiente, y el ilustre director español agradeció a la junta directiva de la Academia Dominicana de Lengua, así como a todos los presentes en el concurrido acto de recibimiento y presentación del Diccionario panhispánico del español jurídico. En nombre de la institución, Rosario Candelier hizo entrega de un diploma donde se le otorga al director de la RAE, don Santiago Muñoz Machado, la distinción de miembro correspondiente de esta incorporación, consignado en el siguiente texto: “La Academia Dominicana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española, fundada el 12 de octubre de 1927, con su lema “La lengua es la patria”, consigna que en atención a sus méritos lingüísticos y literarios, su aporte al estudio del derecho administrativo, la investigación lexicográfica del español jurídico y el renovado impulso a las tareas académicas de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, esta corporación designa a don Santiago Muñoz Machado en la clase de miembro correspondiente y, para que así conste, se expide el presente diploma, firmado por el director y refrendado por el secretario con el sello de la institución.

Dado en Santo Domingo, República Dominicana, 1 de marzo de 2020”.

 

LEÓN DAVID RECIBIÓ EL PREMIO NACIONAL DE LITERATURA

La Fundación Corripio y el Ministerio de Cultura entregaron el Premio Nacional de Literatura 2020 al escritor y académico de la lengua Juan José Jimenes Sabater, conocido como León David, quien recibió una placa de distinción y una dotación de $2 millones de pesos. La ceremonia se realizó en el Teatro Nacional y fue encabezada por el presidente de la Fundación, José Luis Corripio y el ministro de Cultura, Eduardo Selman. La mesa de honor estuvo integrada, además de los citados, por los escritores José Alcántara Almánzar, Miguel Ángel Fornerín y Jorge Tena Reyes.

Eduardo Selman dijo que resulta innegable que el Premio Nacional de Literatura, que este año ha alcanzado su plenitud al arribar a tres décadas continuas, representa un símbolo de fe en lo mejor del espíritu. Y tuvo palabras de elogio para el empresario José Luis Corripio por auspiciar esta premiación

El académico de la lengua José Alcántara Almánzar recordó que el Premio Nacional de Literatura es el máximo galardón de las letras dominicanas, otorgado en honor a los méritos de un escritor por el cultivo de la creación literaria: “La entrega del Premio Nacional de Literatura 2020 a León David sirve para poner de relieve que es miembro distinguido de una familia de notables intelectuales”, manifestó el orador. Y añadió: “El ganador de este premio es un reconocido escritor con cincuenta años de andadura en las letras nacionales, dueño de una prosa de esencias clásicas que ha ido reuniendo con una constancia admirable en gruesos volúmenes”, subrayó Alcántara Almánzar.

La semblanza de León David la presentó Miguel Ángel Fornerín, quien dijo que el poeta galardonado ha cultivado las distintas formas del arte, con visión estética y los atributos literarios de la Clasicidad. Sobre las obras de León David ponderó los libros de poesía, ensayo, dramaturgia, crítica literaria, narrativa, diálogo filosófico y aforístico.

En la selección del galardonado participaron los rectores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Instituto Tecnológico de Santo Domingo, Universidad Católica de Santo Domingo, Universidad Central del Este y el director de la Academia Dominicana de la Lengua, Bruno Rosario Candelier.

Al hacer uso de la palabra, el ilustre galardonado leyó un poema de su autoría y dijo: “Gracias te doy por mi palabra, por la indeclinable claridad de mis pupilas, por el misterio de mis manos, por la fecundidad de mis blancos insomnios; por el camino, por el guijarro, el polvo, el agua, el viento, por la nostalgia de los atardeceres…”, que recitó emocionado León David. El acto artístico contó con la presentación de la soprano Cibeles Márquez, acompañada de la orquesta de Cámara Sinfónica Nacional Juvenil.

Santo Domingo, Teatro Nacional, 25 de febrero de 2020.

REEDITAN OBRAS DEL POETA TOMÁS HERNÁNDEZ FRANCO

Dos reconocidos intelectuales dominicanos y académicos de la lengua presentaron las obras completas del poeta, narrador y ensayista Tomás Hernández Franco. La Sociedad Dominicana de Bibliófilos puso en circulación los volúmenes I y II de Obras completas de Tomás Hernández Franco, quien integró con los poetas Manuel del Cabral, Héctor Incháustegui Cabral, Pedro Mir, Octavio Guzmán Carretero y Chery Jimenes Rivera, la promoción de poetas conocidos en la historia de las letras dominicanas como “Independientes del 40”.

Los libros se pusieron a circular en la Capilla de los Remedios, ubicada en la calle Las Damas esquina Mercedes de nuestra Ciudad Colonial, con las palabras introductorias del presidente de la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, Dennis Simó.

Esta obra fue presentada por el académico y embajador dominicano en el Reino de los Países Bajos, Guillermo Piña Contreras, quien tuvo su cargo los trabajos de recopilación, anotación y edición de la creación literaria del vate oriundo de Tamboril.

Piña Contreras es un diestro analista literario y traductor con amplia experiencia en el campo editorial. Dennis R. Simó y Guillermo Piña Contreras son miembros de número de la Academia Dominicana de la Lengua.

Santo Domingo, 18 de febrero de 2020.

ENCUENTRO LITERARIO EN EL CENTRO BELARMINO DE SANTIAGO

En una jornada literaria con académicos de la lengua y escritores dominicanos del Interiorismo, tuvo lugar una sesión de reflexión estética y lectura de poemas y narraciones, en la que Carlos García Lithgow leyó su cuento “La maletica de zinc”, de su libro Memorias del miocardio. El autor relató que sintió la necesidad de dejar plasmada su experiencia y “sobre todo la parte humana” de la angustia vital. Sobre la narrativa de García Lithgow, el poeta Tulio Cordero escribió que  este médico narrador no inventa una realidad ajena a su propia existencia: “Es el ser humano que ha vivido consciente y plenamente y que no escapa de la necesidad de contar lo vivido”.

Miguelina Medina presentó un estudio sobre el libro de cuentos de la narradora banileja Niurca Herrera,  Salto al cuento. Dijo que la autora “de su terruño ha nutrido sus creaciones que han han sido plena fuente de su inspiración”, y que en sus temas trata los problemas sociales. Expresó que la autora recoge “costumbres, creencias y mitos, con los que identifica a nuestra cultura ancestral: “Podríamos decir que los rescata con gracia y los aporta a los lectores y escritores”. Subrayó que Niurca Herrera utiliza los recursos descriptivos de la narrativa y los adjudica a los personajes con belleza en el lenguaje y valor de contenido, reflejando su sensibilidad estética hacia la naturaleza, la vejez y la infancia”. Niurca Herrera, presente en el encuentro literario, agradeció la valoración hecha a su creación narrativa. Dijo que desde siempre ha sentido pasión por la lectura. En su condición de deportista fue selección nacional de baloncesto por más de diez años y siempre dedicaba tiempo a la lectura y un día decidió “dar un salto hacia la literatura” dando forma a sus vivencias: “Cuando yo me siento a escribir es porque ya tengo la idea completa en la cabeza. Antes de sentarme a escribir yo sé cómo va a ser el desarrollo del cuento”,  expresó con entusiasmo la escritora sureña.

En la sesión dedicada al pensamiento, la estética y la creación poética, el teólogo Luis Quezada Pérez disertó sobre la concepción teológica de Orígenes de Alejandría. Expresó que Orígenes era un teólogo original, creativo y controvertido del Cristianismo. Comentóque “todavía en el siglo XXI estamos malinterpretando a un pensador del siglo III. Dijo que a Orígenes se le considera el padre de la exégesis bíblica. Y citaba su frase: “Al texto hay que ir con amor, humildad y la mente en blanco para extraer de él la sabiduría que viene de Dios”. Según Orígenes, la Teología tiene dos fuentes: la Vida y la Biblia. En la Escatología planteó la “apokatástasis”, es decir, la reconciliación de todo lo creado en Dios. Su tesis clave es esta: “Todo lo que existe, no dejará de existir y terminará en Dios, la fuente de donde procede y vuelve”. Y añadía: “Todo salió del Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo. Todo regresa en el Espíritu Santo, por el Hijo, al Padre. Su obra Hexaplas es un monumento a la exégesis, una sinopsis en las tres lenguas originales de los tiempos bíblicos (arameo, hebreo y griego). Ha sido valorado como un fino lingüista que puso la zapata en los métodos histórico-críticos. Dejó escrito medio millar de homilías. Para Orígenes el ayuno es una solidaridad con los pobres.

Bruno Rosario Candelier habló sobre el sentimiento de lo divino en el pensamiento de Jalil Gibrán. Explicó que este autor es  fruto de la siembra espiritual de Orígenes de Alejandría (184-253), y que Jalil Gibrán, nacido en el Líbano en 1883, fue uno de los místicos del Catolicismo oriental y también fue narrador, poeta y ensayista: “En su medio siglo de vida publicó una docena de libros donde revela lo Absoluto en sus obras. Dijo que los místicos se distinguen por un hondo sentimiento de valoración de lo divino que se traduce en una ponderación de lo sagrado, una empatía hacia todo y una identificación con lo viviente como signo y cauce de lo Eterno, vocación que canalizan en la búsqueda de lo Absoluto mediante la contemplación de fenómenos y cosas. Y expresan una mirada amorosa hacia todo con una genuina actitud afectiva y espiritual de comprensión y piedad: “Ese talante emocional, intelectual y espiritual lo reflejan los escritores místicos en sus cuentos, novelas, dramas, poemas, estudios y ensayos, como lo constatamos en las narraciones, poemas y reflexiones de Jalil Gibrán, así como en sus edificantes  parábolas literarias tan típicas de la cultura oriental”. La nostalgia de Dios se atiza ante el esplendor del Cosmos o ante el fulgor de la belleza que sacude nuestra sensibilidad y el fondo oculto de nuestra interioridad, expresó Rosario Candelier, y citó al poeta: “En lo profundo de mi alma/hay una canción sin palabras/una canción que reside/en la semilla de mi corazón./Se resiste a mezclarse con la tinta del pergamino” (“Canto del alma”, Jalil Gibrán).  La noche culminó con la lectura de creaciones poéticas de Josanny Moní, Willian Acevedo Fernández y Miguel Solano.  En la sesión de lectura y comentarios de cuentos los narradores Rafael Peralta Romero, Niurca Herrera y Aracelis Mena leyeron cuentos de su autoría y se ponderaron sus aciertos narrativos.

Santiago, Centro Belarmino, 15 de febrero de 2020.

 

PRESENTACIÓN DE LA NOVELA DE MONS. FREDDY BRETÓN

Monseñor Freddy Bretón, poeta y ensayista, se estrenó como novelista con su obra Los entresijos del viento, que presentaron en el Teatro Don Bosco los escritoresBruno Rosario Candelier, director de la Academia Dominicana de la Lengua; la novelistaKenia Mata Vega y el teólogoLuis Quezada Pérez.

Al abordar la dimensión histórica y geográfica de Los entresijos del viento, Luis Quezada dijo que esta novela tiene un sabor campesino salpicada de poesía espiritual. Explicó que en el distrito municipal de Canca la Reina se inició esta “sapiencial novela campesina” del arzobispo de Santiago. Comentó que la familia de apellido Bretón es una de las que tienen firmes raíces ancestrales y espirituales en la Mocanidad y que la destacada figura de Freddy Bretón hilvana una novela “con un tono jocoso y un salero criollo”. Esta novela se construye desde la estructura centenaria como expresión de plenitud y perfección que deleita. Añadió que el autor inserta 64 poemas suyos en la novela para darle un matiz estético al cuerpo del texto. “Freddy Bretón Martínez respira sanidad familiar”, expresó Quezada, ya que su narrativa es elocuente de la bendición que ha sido para él haber nacido en el campo mocano: “Esta novela constituye un verdadero vademécum de la existencia humana que transita movida por el viento superando las adversidades”, dijo el teólogo mocano.

En su análisis socio-psicológico de la novela, Kenia Mata Vega  resaltó el término “entresijo” del título. Dijo que constituye una invitación implícita a confirmar su significado pues forma parte del léxico popular campesino. Igualmente señaló que el subtítulo “sacude con un salto al tecnicismo y a la conceptualización del término ‘eólico’: “dejarse llevar constituye una fantasía de nuestra especie”, agregaba la psicóloga. Hizo alusión a esta frase de la novela: “Yo pude construir con la ayuda de los chicos mayores de mi vecindario un papalote cuyo objetivo fundamental era unir el cielo con el suelo”.  Dijo Mata Vega que  “desde la mitología hasta los superhéroes de las historias  narran figuras humanas con la habilidad de moverse como las aves”, y que esto es un “simbolismo que van de la mano en un concepto de libertad o de poder”. Concluyó expresando que “esta novela es una agradable invitación a seguir enredándonos en los entresijos del viento”.

Bruno Rosario Candelier disertó sobre la vertiente estética de Los entresijos del viento. Expuso que con esta obra Freddy Bretón “se suma al conjunto de creadores mocanos que han asumido la palabra para escribir una novela”. Dijo que en la tradición literaria de Moca  la novelística ocupa un puesto importante y que hay escritores mocanos que han escrito sobre temas vinculados a su historia y  el caso de monseñor Freddy Bretón lo confirma, ya que “asume la historia de su familia, la historia de su paraje, el caudal de las vivencias que han nutrido su sensibilidad y su conciencia para escribir una novela”, lo que le da vitalidad, autenticidad y verosimilitud a lo que escribe. Explicó el crítico literario que al decir que Freddy Bretón es un autor de novela, significa que hace una obra de ficción, puesto que la novela forma parte de la ficción: “La ficción implica en su contenido y significado una invención”. Aplicado este principio en la novela de Mons. Freddy Bretón no hay contradicción porque la obra “es una novela autobiográfica, una historia novelada, lo que indica que a los datos históricos auténticos que nutrieron su fabulación, tuvo que inventar algo”: “Lo primero que inventa el narrador es el lenguaje, porque el narrador de una novela,la sustancia que narra se lo da la realidad y eso lo recoge auxiliándose de la memoria”, lo cual fue imprescindible para escribirla ya que contiene muchos datos autobiográficos. Rosario Candelier resaltó que esto habla bien del autor ya que supo aprovechar lo que vivió y conoció desde su infancia, de la vida del propio narrador, una trayectoria existencial que comienza con los primeros años de su vida, para lo cual se vale de la memoria y esto le dio el impulso para escribir.

En su discurso Rosario Candelier destacó el hecho de que el autor vivió en una familia que centraba la esencia de su vida en el fundamento moral de lo que es una conducta recta, de lo que es una vida fundada en valores y principios: “Freddy Bretón vivió ese ejemplo en su casa y cuenta una historia a partir de una disciplina,de una religiosidad, una obediencia a un modo de vida ejemplar. Las personas mayores aquí presentes vivieronesa realidad y podrán darse cuenta de que lo que ellos vivieron en su infancia no es lo que se está viviendo en la actualidad, ya que hubo un cambio de la plataforma moral y espiritual en la que nuestros mayores fundaban sus vidas y educaban a sus hijos”. Igualmente dijo que el hecho de vivir en el campo, de asumir la cultura campesina ha sido fundamental para el desarrollo  intelectual, moral y espiritual de Freddy Bretón: “Y digo más,  la esencia de la cultura dominicana es esencialmente campesina, de tal manera que los genuinos dominicanos son los que han asumido la esencia de la cultura campesina en la que se fundan nuestros ideales, principios y valores, y ese es el sentido moral y el valor espiritual de la sabiduría ancestral que recrea esta novela de Freddy Bretón”.

Al hacer uso de la la palabra, monseñor Freddy Bretón agradeció de manera especial al autor de esta reseña quien lo motivó a escribir esta novela. Igualmente agradeció las ponderaciones que los ponentes hicieron a su obra.

Mons. Freddy Bretón Martínez nació en Canca La Reina, Moca, el 15 de octubre de 1947. Mitrado de la Iglesia Católica, ha publicado libros de poesía, narración, historia, testimonio, ensayo y de lenguaje.

Moca, Teatro Don Bosco, 6 de febrero de 2020.

 

JIMENES SABATER GANA PREMIO NACIONAL DE LITERATURA

Juan José Jimenes Sabater, escritor y académico dominicano conocido con el pseudónimo de León David, obtuvo el Premio Nacional de Literatura 2020, el más alto galardón literario del país que otorgan la Fundación Corripio y el Ministerio de Cultura por un jurado integrado por rectores universitarios y el director de la Academia Dominicana de la Lengua.  El galardón será entregado el 25 de febrero en una ceremonia de gala en el Teatro Nacional, con la entrega de una estatuilla, un certificado y un aporte de dos millones de pesos al galardonado, una manera de reconocer su fecunda trayectoria en la creación literaria, que  en este caso se trata de un cultor de poesía, teatro, ensayo, narrativa y crítica literaria.

El jurado lo integran los rectores de las universidades Autónoma de Santo Domingo, Católica Madre y Maestra, Nacional Pedro Henríquez Ureña, Central de Este, Católica de Santo Domingo, Instituto Tecnológico de Santo Domingo, junto al ministro de Cultura, Eduardo Selman. También José Alcántara Almánzar y Jorge Tena Reyes, de la Fundación Corripio; y Bruno Rosario Candelier, de la Academia Dominicana de la Lengua.

El escritor León David, cuyo nombre de pila es Juan José Jimenes Sabater, es hijo de padres dominicanos, nacido el 25 de junio de 1945 en La Habana, Cuba. Vivió y se educó en Puerto Rico, Cuba, Venezuela, Francia y España. En la Universidad de Mérida, Venezuela, obtuvo el título de licenciado en letras y el diploma de actor profesional. Fue catedrático de letras y artes en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde laboró durante más de treinta años y en la que ejerció los cargos de director del Departamento de Letras y de Extensión Cultural. Dirigió la Escuela de Teatro de la Dirección Nacional de Bellas Artes. León David fue favorecido con los siguientes premios literarios: Premio Biblioteca Nacional de poesía (1986), Premio Universidad Pedro Henríquez Ureña de ensayo (1995), Premio Nacional de Teatro Cristóbal de Llerena (2013) y el Premio Talía de teatro (1987).

Juan José Jimenes Sabater fue Embajador de la República Dominicana en Argentina y Paraguay (1996-2000). Ostenta el cargo de embajador adscrito al Ministerio de Relaciones Exteriores. Ha sido colaborador asiduo de varios diarios de circulación nacional. Fue creador y codirector del suplemento cultural Aquí del periódico La Noticia, y del suplemento cultural Krítica, del periódico El Siglo. Ha representado a su país en eventos internacionales en Puerto Rico, Venezuela, Martinica, México, Argentina e Israel. Fue nominado al Premio Cervantes. Es miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española; miembro de la Academia Colombiana de las Letras, de la Sociedad Argentina de Escritores, SADE, y del Movimiento Interiorista del Ateneo Insular.

Las publicaciones literarias de León David son las siguientes. Narrativa: Narraciones truculentas: de poetas, filósofos y mujeres (1980); Parábola de la verdad sencilla (1985); El hombre que descubrió la verdad (cuentos, 1999). Poesía: Poemas (1979);Compañera (1980);Poema del hombre anodino (1984);Poema del hombre nuevo (1986);Trovas del tiempo añejo (1986);El nuevo Rubayat (1988);Intento de bandera (1991);Guirnalda (antología poética 1993);Los nombres del olvido (1998);Carmina (2005);Cincuenta sonetos para amansar la muerte (2006);Antología esencial (2006);Margarita y la nube (poemario infantil, 2007);Arte poética (2009);Cántico blasfemo (2012). Ensayo y crítica: Adentro (dos volúmenes, 1985); Cánepa (1988);Artes plásticas dominicanas (1990);Aproximación a la pintura metafísica de Jaime Colson (2001); Cálamo currente (2003);María Aybar o la magia del color y la luz (2007);El lenguaje de la poesía (2007);Al correr de la pluma (2009);Cartas fluminenses: Fabio o de la vida retirada (2009):Memorias del desamparo (2012); Delmira Agustini o el otro nombre de la pasión (2017);Domingo Moreno Jimenes o la glorificación de lo minúsculo (2017);Cartas fluminenses: Cornelia o de los valores de la civilización (2018);Julia de Burgos: diez acotaciones apologéticas en torno a su poesía (2018). Diálogos filosóficos: Diotima o de la originalidad (1995) – Premio Universidad Pedro Henríquez Ureña de Ensayo; Jenócrates o en desagravio de la estética (2004); Filoxeno o del sentimiento que la contemplación de la belleza suscita (2009). Aforismos y fragmentos: Huellas sobre la arena (1986); Oxidente (2011). Teatro: El sueño de Arlequín (1988); La noche de los escombros (1988) – Premio Talía; La escandalosa y muy comentada historia de la casta Susana o las increíbles peripecias de la virtud (2012) – Premio Nacional de Teatro Cristóbal de Llerena. Obras completas: Obras completas. Tomos I y II. Poesía. (2013); Obras completas. Tomo III. Narrativa y Teatro. (2013); Obras completas. Tomo IV. Diálogos, aforismos y fragmentos, cartas fluminenses. (2018); Obras completas. Tomo V. Ensayo y crítica. Adentro, volúmenes I y II. (2018); Obras completas. Tomo VI. Ensayos: escritores dominicanos (2018); Obras Completas. Tomo VII. Ensayos: escritores obras y autores extranjeros (2019); Obras Completas. Tomo VIII. Ensayos: Teoría y crítica (2019).Libros publicados sobre la obra de León David: Teoría y práctica en la poética de León David (Miguel Ángel Fornerín, 1986): Intimismo en la poética de León David. (Francisco Almonte, 2007): León David: Un homenaje (Giovanni Di Pietro, 2007);León David: Tradición y excelencia(José Bobadilla, 2009);Pasión de la palabra: juicios sobre la obra de León David (2018).

Los académicos Manuel Matos Moquete, Rafael Peralta Romero, María José Rincón y Manuel Núñez coincidieron con este director al afirmar que León David es un digno merecedor del Premio Nacional de Literatura 2020 por las cualidades de gran escritor con enjundia conceptual y riqueza formal en el manejo de la lengua, con una ejemplar trayectoria de labor creadora, estudio y difusión de las artes y las humanidades.

El jurado que le otorgó a León David el Premio Nacional de Literatura, coordinado por el narrador, crítico literario y académico José Alcántara Almánzar, valoró el aporte creador del ilustre académico de la lengua en las diversas vertientes de la creación literaria mediante el uso de un lenguaje impecable según la mejor tradición clásica.

Santo Domingo, 25 de enero de 2020.

CONVERSATORIO SOBRE EL ARTE DE LA CREACIÓN

En un conversatorio con profesores y estudiantes del Instituto Superior de Formación docente Salomé Ureña (ISFODOSU), recinto Luis Napoleón Núñez Molina, de Licey al Medio, Santiago, el director de la Academia Dominicana de la Lengua sostuvo un intercambio sobre temas de enseñanza de la lengua y la literatura. En el diálogo participaron la lingüista Rita Díaz como moderadora, la coordinadora de lengua española del citado centro docente, Zoraida Lantigua, y Bruno Rosario Candelier.

Rita Díaz exhortó a los estudiantes a que aprovecharan la presencia del escritor y expresaran sus inquietudes y preguntas, sus dudas y cuestionamientos sobre la metodología y la práctica de lengua española. Este director expresó que todos los hablantes somos usuarios de la lengua y en tal virtud hacemos uso del idioma, el nuestro, el español dominicano, y subrayó que “es una fortuna hablar la lengua española, por la riqueza de su vocabulario, la coherencia de su sintaxis y la elegancia estética de su literatura”. Expresó que la literatura hispanoamericana ha dado realce a la lengua española en el mundo, “de tal manera que ya el español es el segundo idioma más estudiado a nivel internacional y es el tercer idioma en importancia en todo nuestro planeta”. Destacó que para lograr esa importancia fue decisiva la creación literaria de los novelistas hispanoamericanos.

Dijo el ponente que en la República Dominicana hay valiosos cultores literarios. Exhortó a los presentes diciendo que para realizar “lo bueno que el hombre puede hacer en la vida tiene que tener vocación, y la vocación no es más que una llamada que se siente para hacer algo útil y admirable en la vida que sea positivo y favorable a los demás”. Expresó que la lengua es fundamental para hacer lo que hacemos mediante la docencia, la comunicación, la escritura y la creación literaria “y mientras mejor dominio se tiene de la palabra más exitosa será su participación en el área de trabajo a que se dediquen”.

Algunos expresaron su preocupación por el bajo nivel de lectura en los estudiantes y preguntaban al disertante “cómo hacer para poder ayudar a esos que tienen lectura silábica deficiente”. Y le respondió que el método a utilizar es “la práctica de la lectura”. Poner al alumno a leer “y corregirle la deficiencia de dicción a partir de la práctica porque la lectura no se aprende en teoría”. Añadió que “hay que hacer práctica de la lectura para lograr que el alumno pronuncie correctamente, de manera que lea sin tropiezo y con fluidez”. Otra de las inquietudes consistió en recomendaciones para mejorar el léxico. Y consintió el director de la ADL con dichas preocupaciones y explicó que “los maestros no están enseñando lo que deben enseñar y promueven a los estudiantes de los cursos desde los primeros niveles sin estar preparados”. Recomendó el método de “organizar por parte”, es decir, enseñar lo que hay que saber en cada nivel escolar. Recordó que en su época de estudiante los profesores ponían de tarea el estudio de 10 palabras diarias para aprender su escritura y su significado, y dijo que al término del año escolar tenían aprendidas muchas palabras y que su léxico “se iba enriqueciendo poco a poco, ya que el caudal de voces que hay que aprender no se aprende en un solo día”.

Otros estudiantes con inquietudes literarias pidieron orientación sobre cómo canalizar las ideas y las imágenes que afloran en la mente. Y algunos sentían que si estudiar disciplinas diferentes de la lengua española era un impedimento para ser escritor. Otros preguntaron cómo manejar tantas ideas que fluyen juntas al momento de escribir.

Las siguientes fueron las respuestas a las inquietudes de los estudiantes: 1. “Eso les pasa a todos los que comienzan a escribir. En la etapa inicial, cuando se comienza, surgen las dificultades; entonces hay que luchar hasta encontrar la solución a esa dificultad. Determinar el género literario en que se quiere escribir, porque tienen por delante poesía, ficción y ensayo. 2.  “Quien enseña cualquier disciplina debe conocer la lengua en que transmite conocimientos. Cualquiera que fuere la rama profesional, desde ingeniería, biología, derecho, medicina, comercio, puede ser escritor. 3. “Esos fantasmas hay que saberlos enfrentar, porque son especies de fantasmas las ideas que nos persiguen y buscan que alguien las plasme en una obra de arte, sea pintura, música o literatura”.

Explicaba que del mundo nos llegan ideas e imágenes, “así como el viento que pasa con la brisa, llegan las irradiaciones del Universo con señales, imágenes, estelas, sonidos, mensajes que están buscando una mente que atrape esas verdades y las escriba. Antes llamaban musas a esas inspiraciones”.

Licey al Medio, ISFODOSU, 20 de enero de 2020.

 

LEOPOLDO MINAYA COMENTA EL LIBRO SOBRE LA CREACIÓN VERBAL

En un encuentro literario con académicos de la lengua, escritores interioristas y poetas del Cibao, el poeta y ensayista Leopoldo Minaya comentó el libro El lenguaje de la creación, de Bruno Rosario Candelier. Explicó el poeta de Nagua que ese libro abordael lenguaje del ejercicio creador, sus aspectos estéticos y la creación literaria según las diferentes culturas. También se refiere al aporte individualdado en nuestra condición mimética: “Nuestras obras están repletas de imitaciones, y decimos esta es nuestra creación y no es realmente nuestra creación”, como señala Carl Jung en su estudio sobre el inconsciente colectivo, explicaba Leopoldo Minaya. Sobre la intuición, resaltada en el subtítulo del libro, es también elemento fundamental del estudio “porque la intuición hizo la diferencia sustantiva entre el discurso mimético y la creación que hacemos a través de trabajos de diferentes maneras”. Y subrayaba: “Ese elemento intuitivo, que es la manera comocada individuo reacciona ante la realidad y ante la ultra realidad, es lo que da el toque de una especificidad que podría denominarse originalidad”. Expuso el poeta que Rosario Candelier “ha explicado suficientemente que ir a la ultra realidad significa abordar fenómenos metafísicos y mitológicos y místicos mediante una gradación en la creación artística. Es decir, lo real es importante, lo metafísico es más importante, pero la creación suma es la mística”.

La sesión continuó con la lectura del poema de Andrés L. Mateo, “Al margen del venerable Heráclito”, al que le siguió el poema del director de la Academia, titulado “No es la nostalgia, Andrés”, inspirado en el poema del distinguido académico. De este último extraigo estos versos: “Lo único perpetuamente estático es/la nostalgia./Dicho esto, por supuesto,/al margen del venerable Heráclito. (…) Regresas y ha cambiado lo que antes era tuyo,/menos en la nostalgia,/en la que igual las cosas permanecen”. A lo que Bruno Rosario Candelier comentó en otros versos: “Entre la A y la Z cabe todo,/tanto del mundo sutil,/como de la prosaica galera./Y todo vuelve a su origen,/como intuyó el presocrático cuando vio/que el río fluye incesante hacia su fuente. Lo que permanece es el ágape, Andrés,/el ágape sagrado y divino/al que nos convocan”. Algunos de los contertulios celebraron la correspondencia poética de los reconocidos académicos de la lengua.

En otra sesión de la jornada literaria, el teólogo Luis Quezada Pérez dedicó su ponencia a Blaise Pascal, con el tema “Del logos de la razón al logos del corazón”. Explicó que Pascal tuvo una experiencia de Dios que le hizo renacer y que registró en una hoja de papel que aún se conserva, pues él la cosió a su chaqueta, que se llama “El memorial de Pascal”, y que relata la visión mística que experimentara el pensador contemplativo, e incluye los fragmentos “¡Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, no el de los filósofos y los sabios! Los tres momentos que caracterizan la orientación del pensamiento de Pascal, destacaba el teólogo mocano: “El primer Pascal es el científico; el segundo Pascal es el filósofo; el tercer Pascal es el teólogo”. Comentó que Pascal vivió en plenitud lo que llamaba “las dos caras del Logos”: la razón y el corazón, y que siempre luchó por ser coherente entre lo que pensaba y lo que hacía”. Recordó la frase de Pascal: “Si no actúas como piensas, terminarás pensando como actúas”. También comentó su famosa frase: “El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

En otra sesión, este redactor abordó el tema “La concepción poética y mística de Ángelus Silesius”, pseudónimo de Johannes Scheffler, médico, sacerdote y pensador franciscano, nacido en 1624 en Alemania. Expuso que tres rasgos distinguen la creación literaria de Ángelus Silesius: “El sentido poético de la vida, que sentía y disfrutaba; el sentido religioso de la fe católica, que cultivaba y promovía; y el sentido místico, que experimentaba y celebraba”. La poeta y académica Carmen Pérez Valerio reaccionó ante los poemas de Silesius comentando: “Hay una línea rítmica, que confirma que el traductor conocía bien la obra del poeta”. La sesión poética culminó con la lectura de poemas de Quibian Castillo, Juan Santos, Leopoldo Minaya, León David y un divertimento a cargo de Miguelina Medina, Aracelis Mena, Marcia Castillo y Luis Quezada.

En la sesión de narrativa, Miguel Solano disertó sobre la teoría del cuento.  Culminada  su disertación, los escritores Rafael Peralta Romero, Keila González, Kenia Mata Vega y Marcia Castillo leyeron cuentos de su cosecha literaria, abordando temas con vertientes sociales, filosóficas y estéticas, según las altas letras.

La Vega, Centro de Espiritualidad San Juan de la Cruz, 18 de enero de 2020.

 

REUNIÓN DE LA COMISIÓN LINGÜÍSTICA DE LA ACADEMIA

La comisión lingüística de la Academia Dominicana de la Lengua celebró su tradicional reunión evaluativa en la residencia de Fabio Guzmán Ariza en Santiago, con el objetivo de ponderar la labor realizada el año pasado y planificar estudios, tareas y actividades sobre la lengua y la literatura, que presentaremos tanto en la sede oficial de esta corporación, como en otras instituciones y comunidades del país. Además del director, estuvieron presentes Fabio Guzmán Ariza, María José Rincón, Ana Margarita Haché, Rafael Peralta Romero, Manuel Núñez, Ruth Ruiz, Liliana Olloqui, Domingo Caba, Carmen Pérez Valerio, Rita Díaz, Fernando Cabrera, Natalia Guzmán y Luis Quezada Pérez.

Hicimos un recuento de las actividades realizadas y ponderamos la participación de Fabio Guzmán Ariza y Roberto Guzmán en la Comisión Permanente en la Real Academia Española en Madrid. También la presencia de la delegación de la Academia Dominicana de la Lengua en dos congresos internacionales convocados por la Real Academia Española: el Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en la ciudad argentina de Córdoba, y el Congreso de las Academias, realizado en dos prestantes ciudades andaluzas, Sevilla y Córdoba. Hubo una participación de académicos de la lengua en la Feria del Libro de Madrid, entre los cuales sobresalieron José Rafael Lantigua, Andrés L. Mateo, María José Rincón, Tony Raful Tejada, Emilia Pereyra y Fernando Cabrera. La ADL presentó en Sevilla el Diccionario del español dominicano; también De la eñe a la zeta de María José Rincón, y Taberna de náufragos y Arcilla solo arcilla, de José Enrique García.

Con notable entusiasmo María José Rincón y Fabio Guzmán Ariza comentaron su participación en España. De una manera especial expresaron con orgullo que la Academia Dominicana dela Lengua goza de reconocimiento internacional: “Nosotros, y, eso lo digo con mucho orgullo, tenemos una bien merecida fama ya que somos de las pocas Academias que trabajamos”. Y dijo que tanto él, como María José Rincón, fueron reconocidos como valiosos colaboradores de las tareas académicas de la ADL a favor de la RAE.

Este director expresó la gratitud de la Academia por el respaldo económico de Fabio Guzmán para la edición del Boletín y otras publicaciones financiadas con el respaldo de la Fundación Guzmán Ariza pro Academia Dominicana de la Lengua. También destacó las publicaciones de estudios idiomáticos en los textos de Fundéu, bajo la coordinación de Fabio Guzmán y Ruth Ruiz. Se destacaron también los artículos publicados por Rafael Peralta Romero, María José Rincón y  Roberto Guzmán en la prensa nacional. Se ponderaron las charlas, tertulias, conferencias, coloquios y presentación de libros en varias universidades dominicanas. Otro aspecto destacable fueron los actos de reconocimientos a intelectuales y escritores que la Academia Dominicana de la Lengua organizó en diferentes comunidades del país, como Montecristi, Puerto Plata, Miches, La Vega, Moca y Santiago.

María José Rincón presentó el proyecto académico del Tesoro Lexicográfico del español dominicano, el diccionario de diccionarios. Comentó que es un avance extraordinario para los que hacen diccionarios en el que se consultan en una base de datos qué dicen todos los diccionarios de una palabra a lo largo de la geografía americana. Y dijo que la Real Academia Española, a través de la Asociación de Academias, ofreció ayuda para este primer núcleo: Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, “que son los países cuyo estudio que lo tenemos avanzado”. Fernando Cabrera ofreció su colaboración como ingeniero de sistemas y puso a la disposición su empresa de desarrollo de software.

Comenté que laboramos en la confección de otros tres diccionarios: un diccionario de lingüística, otro de literatura y un tercero de teatro en los cuales han colaborado Rita Díaz, Glenny Martínez López, Bienvenida Polanco, Valentina Flaquer y Natalia Guzmán.

Fabio Guzmán presentó el proyecto de creación del Instituto de Lexicografía, inspiración de su vocación filantrópica.  Expresó que se trata de formar un núcleo de personas especializadas en lexicografía, que pueda generar proyectos propios, actualizar los diccionarios dominicanos y trabajar en las labores que encarga la Real Academia Española.

El autor de esta reseña pidió a los académicos presentes pensar en actividades que  consideren oportunas, que presentaría  la Academia, lo mismo en Santo Domingo que en interior del país. Y dijo que tenemos que ponerle atención al interior del país, pues la Academia de la Lengua no es solo de Santo Domingo sino dela República Dominicana. Explicó que eso lo tuvo presente desde que asumió la dirección de la ADL “porque en cada comunidad de nuestro país está la lengua viva de nuestros hablantes”.

Ana Margarita Haché anunció el Congreso del Español Dominicano que está organizando en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, que tendrá lugar el 19 y 20 de marzo en Santiago. Ese congreso aspira a concitar, desde la perspectiva de los lingüistas, filólogos y estudiosos de la lengua, el interés por la variante dominicana del español.

La ADL participará en la PUCMM, recinto de Santo Domingo, en una jornada sobre la lengua materna con ponencias de María José Rincón, Ana Margarita Haché, Rafael Peralta Romero, Luis Quezada y Bruno Rosario Candelier.  Se anunció la participación de la ADL en ISFODOSU, recinto de Licey al Medio, con la colaboración de Domingo Caba, Liliana Olloqui y el director de la Academia para hablar de la lengua española. Fabio Guzmán dio a conocer la labor de Fundéu, y dijo que “es un trabajo intenso porque son oportunos. Fundéu lleva cuatro años de labor y su interés es la institucionalización de ese servicio.

Carmen Pérez Valerio presentó la propuesta de un “Foro de la Lengua Española”, para abordar aspectos idiomáticos y estéticos. Dijo que las inquietudes y por eso propone dicha actividad para incentivar el interés por la lengua y la literatura.

Tras una amena tertulia, un espléndido almuerzo y nuestra gratitud al ilustre anfitrión, despedimos a los académicos participantes.

Santiago, residencia de Fabio Guzmán Ariza, 11 de enero de 2020.

CONVERSATORIO SOBRE LA CREACIÓN POÉTICA DE ANAM FIALLO

Al presentar a la poeta invitada, ella explicó que procede de una familia culta. La familia Fiallo, en nuestro país, tiene prestancia social, intelectual y creadora.

Este redactor le pidió a Ana María Fiallo que hablara de cómo descubrió su vocación creadora, a lo que ella contó que fue en su adolescencia, “quizás porque era muy introvertida”. Le tocó vivir una época adversa, pero gracias a una tía educadora,  María Cristina Fiallo, quien conocía sus luchas interiores y sus problemas emocionales, la ayudó a orientar su vocación artística y literaria. El hecho de proceder de una familia culta y de educadores fue fundamental, y además agradece la educación que recibió en el colegio Santa Teresita, donde se hizo bachiller.

Anam Fiallo expresó que a sus 14 años se hizo maestra normal de primera enseñanza: “Fue cuando el gobierno de Trujillo implementó la alfabetización y las que estudiaban el bachillerato se hacían maestra normal de primera o segunda enseñanza. Yo subí a la parte alta y alfabeticé a adultos”, añadió la poeta.

Manifestó que como autora de poesía “no estaba consciente de que tenía un don, de que podía testimoniar su visión del mundo con valor poético, de que podía hacer algo con valor artístico, hasta que Bruno Rosario Candelier le hizo entender su don creador. Yo creo que aunque escribiese, nunca lo supe hasta que usted me lo dijo. Usted fue mi trampolín, y fue quien me impulsó a escribir”, expresó la poeta.

Ana María Fiallo añadió que escribía, pero nunca le dio importancia a sus escritos. Concursó y publicaron poemas suyos en dos antologías de poemas amorosos.

Por petición del redactor de esta crónica, Anam confesó que escribe para no morir, y leyó un poema de su juventud: “Tantas veces/contemplando el poniente/quise huir de mí misma,/del dorado, el silencio/sostenido del oriente,/de la marisma salobre/y de tu lado,/de la belleza indiferente a mis penas,/de los pájaros que vuelan sin mirarme./Tantas veces deseé ser Alfonsina/y tener su valentía y su coraje/y dormir en las sabanas de las olas/en sueño eterno y despiadado/y no regresar nunca ni dejar celaje”, al que siguió este comentario: “Esa escritura refleja talento poético. Aplica una técnica de la escritura con una capacidad expresiva. La poeta logra una compenetración emocional y espiritual con el caudal de sus vivencias”, comentó.

Agradeció a sus amigas poetas del grupo“Roca y tinta” el apoyo recibido: “Yo me he abierto mucho y tengo que agradecerlo a mis amigas poetas”. También agradeció a la poeta y declamadora Teresa Ortiz de Machuca, quien la trajo a este Taller de creación literaria, y a cuantos han valorado su creación poética.

Anam Fiallo es una mujer que asume la palabra con un aliento creador y, desde luego, tiene talento para la escritura y lo hace bien, porque da la talla como poeta, lo cual ya es un mérito, lo que es pertinente consignarlo. “Naturalmente eso debe servir de motivación a todo el que quiera lograr un nivel de calidad”, subrayamos.

Santo Domingo, 21 de noviembre de 2019.