PLENARIA VIRTUAL DE NUMERARIOS DE LA ACADEMIA DOMINICANA

Con la presencia virtual de académicos numerarios tuvo lugar la primera sesión telemática de la Academia Dominicana de la Lengua con motivo de la conmemoración de un nuevo aniversario de la ADL y la toma de posesión de la nueva Junta Directiva.

El pasado 12 de octubre de 2020, a propósito del 93 aniversario de la fundación de la Academia Dominicana de la Lengua, establecida en Santo Domingo el 12 de octubre de 1927, se realizó una sesión plenaria virtual con la participaron de académicos numerarios de la institución.

El primer tema estuvo a cargo de Manuel Núñez Asencio, académico encargado de la Asamblea Eleccionaria de la Academia Dominicana de la Lengua, quien habló sobre la toma de posesión de la junta directiva electa por los votos mayoritarios para el período 12 de octubre de 2020 al 12 de octubre de 2023. Manuel Núñez Asencio leyó el acta de la asamblea eleccionaria, que reproducimos a continuación: “A las 11.00 de la mañana del viernes 19 de junio de 2020 tuvo lugar en Santo Domingo la Asamblea Eleccionaria de la Academia Dominicana de la Lengua, convocada según establecen los Estatutos mediante comunicación firmada el 8 de junio de 2020 por el Dr. Manuel Núñez Asencio en nombre de la corporación para elegir a los integrantes de la Junta Directiva de la ADL correspondiente al período 12 de octubre de 2020 al 12 de octubre de 2023, cuyos votantes consignaron sus votos a favor del Dr. Bruno Rosario Candelier, como director, y, para completar la Junta Directiva, a los académicos Dr. Federico Henríquez Gratereaux, subdirector; Dr. Manuel Núñez Asencio, secretario; Dr. José Enrique García, tesorero; Lic. Juan José Jimenes Sabater, bibliotecario; y vocales, Dr. Franklin Domínguez y Lic. Rafael Peralta Romero. Fueron firmantes de esta votación los académicos numerarios Federico Henríquez Gratereaux, S. E. Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, Marcio Veloz Maggiolo, Manuel Núñez Asencio, Dennis R. Simó, Juan José Jimenes Sabater, José Enrique García, Franklin Domínguez, José Rafael Lantigua, José Miguel Soto Jiménez, María José Rincón, Tony Raful, Rafael Peralta Romero, Ana Margarita Haché de Yunén, Fabio Guzmán Ariza, Ricardo Miniño Gómez y Bruno Rosario Candelier, conforme los votos emitidos que obran en mi poder. Lo que certifico y doy fe en mi condición de encargado de la Asamblea Eleccionaria de la Academia Dominicana de la Lengua”.

El académico finalizó sus palabras subrayando el prestigio de la Academia Dominicana de la Lengua por la seguridad con que responde a los requerimientos que hace la ASALE y la Real Academia Española, hecho digno de satisfacción, y dijo: “Es una muestra de que a pesar de que el director de la Academia descansa como muy pocas personas, estamos dando la batalla y rindiendo la labor que como académicos de la lengua nos corresponde y la responsabilidad enorme que tenemos de dar cuenta del esfuerzo que hacemos para que nuestro trabajo sea valorado”.

Bruno Rosario Candelier asumió la dirección de la Academia Dominicana de la Lengua ante los académicos presentes para este nuevo periodo 2020-2023. El director manifestó su agradecimiento por el apoyo solidario de la mayoría de los académicos y expresó su esperanza de contar con la disposición de un buen número de académicos de la lengua para trabajar a favor de la institución, a favor de la lengua española, a favor del país desde dos vertientes, como lo han hecho hasta la fecha, a lo interno de la institución con la colaboración lingüística con los planes y proyectos de la RAE y, a lo externo de la institución con una labor de servicio y de promoción para incentivar el estudio de la lengua y el cultivo de las letras en nuestra comunidad.

Rosario Candelier, al tomar en cuenta la actual circunstancia de pandemia, sugirió modificar la metodología de acción mediante actividades virtuales: “Tenemos que ser ingeniosos para crear acciones telemáticas que nos permitan seguir haciendo la obra que hemos hecho hasta la fecha. Ese es el medio mediante el cual podríamos llegar a los jóvenes y concitar una participación de los sectores interesados en su desarrollo intelectual, estético y espiritual. Eso es importante para que se multiplique la formación, se intensifique el estudio de nuestra lengua y el cultivo de las letras a la luz de nuestra tradición y la fisonomía de la lengua española y la naturaleza de nuestra cultura”, sugirió.

El Dr. Bruno Rosario Candelier asumió la dirección de la Academia Dominicana de la Lengua, junto a la nueva junta directiva, con el objetivo de llevar a cabo un plan de trabajo con esta modalidad comunicativa que implica la virtualidad de las operaciones electrónicas desde los respectivos hogares de los académicos.

El académico numerario de San Francisco de Macorís, Fabio Guzmán Ariza, y presidente de la Fundación Guzmán Ariza pro Academia Dominicana de la Lengua, anunció la presentación del “Instituto Guzmán Ariza de Lexicografía”, calificándolo como el “segundo hijo varón de la ADL”, y explicó que es una institución sin fines de lucro financiada por la Fundación Guzmán Ariza cuya misión es la investigación lexicográfica del español en sus variedades dominicana, antillana, americana y general, con el objetivo de diseñar, elaborar y publicar corpus lingüísticos y diccionarios de la lengua española, especialmente los dirigidos a registrar la realidad léxica del español dominicano y de las zonas lingüísticas en las que esta variedad se inscribe (Antillas, América), así como colaborar en la preparación de los diccionarios de nuestra lengua que edita la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española  (ASALE). Además, el instituto cooperará con la ADL en la formación académica en lexicografía y la divulgación sobre el uso y el conocimiento de los diccionarios del español. Don Fabio informó que este instituto de lexicografía va a ser dirigido por la académica María José Rincón, a quien le cedió las palabras para la presentación del equipo de trabajo que conformará.

Nuestra académica y lexicógrafa, la doctora María José Rincón González, felicitó a la nueva dirección de la ADL y se puso a disposición de la institución como académica y como lexicógrafa para las actividades que se vayan a realizar. Explicó que el punto de partida del Instituto Guzmán Ariza de lexicografía es la formación de un equipo técnico especializado para que domine las técnicas lexicográficas. El equipo técnico está conformado por los miembros correspondientes de la ADL Roberto Guzmán Silverio, Ruth Ruiz Pérez y Rita Evelin Díaz Blanco.

Según los criterios lexicográficos actuales, la lexicógrafa indicó que el primer punto de trabajo será la revisión del Diccionario del español dominicano (DED), publicado en año 2013, para una segunda edición. Esta nueva edición del DED tendrá acceso digital en línea y gratuito para todos los usuarios. La doctora Rincón González habló de algunos proyectos en agenda, como el Diccionario jurídico dominicano, que podría completar la órbita de los grandes diccionarios jurídicos. La académica domínico-española expresó que el Instituto de Lexicografía estará siempre a disposición de la Academia Dominicana de la Lengua, ante su junta directiva y ante sus miembros: “Vamos a estar a la disposición de la ADL para colaborar en todas las tareas lexicográficas que hemos venido realizando desde hace años y que el académico Manuel Núñez recordó y también José Enrique García, con quien tuvimos una experiencia extraordinaria en el último congreso de la ASALE, de que se nos reconociera la presencia constante de la ADL en esas aportaciones a las obras académicas generales. Vamos a trabajar, por supuesto, ya saben mi disponibilidad absoluta de colaboración desde la Academia y ahora desde el Instituto Guzmán Ariza de Lexicografía”, subrayó la académica.

En su turno, en esta sesión plenaria, el académico numerario Juan José Jimenes Sabater, conocido como León David, ganador del Premio Nacional de Literatura 2020, habló sobre el rol del ensayo a la luz de la palabra. Nuestro escritor consideró que uno de los grandes obsequios que se nos ha dado del Renacimiento francés fue justamente esa criatura que se llama “ensayo” y que fue gestada por Michel Eyquem de Montaigne, quien decía, entre tantas cosas importantes, dignas de recordación: “Je suis moi-même la matière de mon libre”, «Soy yo mismo la materia de mi libro».

El poeta y ensayista explicó que el ensayo es un género híbrido, un género mixto, un género mulato en el sentido de que se trata de una mezcla o fusión entre el intelecto y la emoción. Por un lado es la razón, el pensamiento, y por otro lado, la sensibilidad; de una parte la lógica, el Logos, y de otra parte la percepción estética de aquello que se está diciendo o que se intenta decir. El experto manifestó que el ensayo debe transpirar la personalidad del autor, la fisiología íntima de lo que escribe. Indicó que no se trata simplemente de elaborar ideas, de empatarlas, de enlazarlas para procrear un discurso sobre un tema específico de manera interesante. El ensayista de alguna forma debe ser visto y observado dentro de esas ideas, debe encarnarlas: “No solo debe decir lo que quiere decir, sino vivir lo que dice. Ahí es donde está el elemento fundamental de lo que yo creo que es el ensayo en tanto que género”, recalcó. Comentó que en el ensayo, aporta una especulación de naturaleza intelectual pero unida siempre a una visión intuitiva que se manifiesta a través de la expresión lingüística de naturaleza estética. “Si esas dos cosas confluyen, si esos dos elementos no se unen, no tenemos un verdadero ensayo. Podemos tener un informe, un tratado, cualquier escrito en prosa, pero no un ensayo”, sostuvo. Para culminar su intervención, compartió la lectura de un breve texto ensayístico con el que ejemplarizó los aspectos del ensayo.

La académica numeraria de Santiago, la lingüista Ana Margarita Haché de Yunén, invitó a los presentes a presenciar, virtualmente, el Congreso “Retorno al español del Caribe”, que coordina en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, donde es profesora, con la participación de académicos dominicanos, americanos y europeos, a celebrarse del 5 al 8 de noviembre del presente año.

Por su parte, nuestro académico de número, poeta, ensayista y crítico literario, José Rafael Lantigua, comentó varios asuntos de actualidad y se puso a disposición de la Academia para colaborar en conferencias literarias. Y José Enrique García habló del arte de la creación verbal a la luz de su experiencia como narrador y poeta, y comentó con satisfacción la acogida que han tenido sus dos obras recientes, un libro de poesía, Arcilla solo arcilla, y una novela, Taberna de náufragos, que se presentaron en el Congreso de Sevilla. Finalmente el director de la ADL asignó nuevos temas a tratar para el próximo encuentro virtual.

Luego se abrió un espacio de preguntas y sugerencias con la participación de los académicos presentes. En mi intervención nombré las actividades académicas que hemos realizado con participación presencial para poder replicar algunas de esas actividades virtualmente, como recitales de textos literarios, charlas y conferencias, coloquios y talleres lingüísticos y literarios, presentación de libros, tertulias lingüísticas y literarias, participación en tv y radio, entrevistas para la prensa escrita.

Plataforma Zoom coordinada por María José Rincón, 12 de octubre de 2020.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *