ENCUENTRO LITERARIO EN EL CENTRO BELARMINO DE SANTIAGO

En una jornada literaria con académicos de la lengua y escritores dominicanos del Interiorismo, tuvo lugar una sesión de reflexión estética y lectura de poemas y narraciones, en la que Carlos García Lithgow leyó su cuento “La maletica de zinc”, de su libro Memorias del miocardio. El autor relató que sintió la necesidad de dejar plasmada su experiencia y “sobre todo la parte humana” de la angustia vital. Sobre la narrativa de García Lithgow, el poeta Tulio Cordero escribió que  este médico narrador no inventa una realidad ajena a su propia existencia: “Es el ser humano que ha vivido consciente y plenamente y que no escapa de la necesidad de contar lo vivido”.

Miguelina Medina presentó un estudio sobre el libro de cuentos de la narradora banileja Niurca Herrera,  Salto al cuento. Dijo que la autora “de su terruño ha nutrido sus creaciones que han han sido plena fuente de su inspiración”, y que en sus temas trata los problemas sociales. Expresó que la autora recoge “costumbres, creencias y mitos, con los que identifica a nuestra cultura ancestral: “Podríamos decir que los rescata con gracia y los aporta a los lectores y escritores”. Subrayó que Niurca Herrera utiliza los recursos descriptivos de la narrativa y los adjudica a los personajes con belleza en el lenguaje y valor de contenido, reflejando su sensibilidad estética hacia la naturaleza, la vejez y la infancia”. Niurca Herrera, presente en el encuentro literario, agradeció la valoración hecha a su creación narrativa. Dijo que desde siempre ha sentido pasión por la lectura. En su condición de deportista fue selección nacional de baloncesto por más de diez años y siempre dedicaba tiempo a la lectura y un día decidió “dar un salto hacia la literatura” dando forma a sus vivencias: “Cuando yo me siento a escribir es porque ya tengo la idea completa en la cabeza. Antes de sentarme a escribir yo sé cómo va a ser el desarrollo del cuento”,  expresó con entusiasmo la escritora sureña.

En la sesión dedicada al pensamiento, la estética y la creación poética, el teólogo Luis Quezada Pérez disertó sobre la concepción teológica de Orígenes de Alejandría. Expresó que Orígenes era un teólogo original, creativo y controvertido del Cristianismo. Comentóque “todavía en el siglo XXI estamos malinterpretando a un pensador del siglo III. Dijo que a Orígenes se le considera el padre de la exégesis bíblica. Y citaba su frase: “Al texto hay que ir con amor, humildad y la mente en blanco para extraer de él la sabiduría que viene de Dios”. Según Orígenes, la Teología tiene dos fuentes: la Vida y la Biblia. En la Escatología planteó la “apokatástasis”, es decir, la reconciliación de todo lo creado en Dios. Su tesis clave es esta: “Todo lo que existe, no dejará de existir y terminará en Dios, la fuente de donde procede y vuelve”. Y añadía: “Todo salió del Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo. Todo regresa en el Espíritu Santo, por el Hijo, al Padre. Su obra Hexaplas es un monumento a la exégesis, una sinopsis en las tres lenguas originales de los tiempos bíblicos (arameo, hebreo y griego). Ha sido valorado como un fino lingüista que puso la zapata en los métodos histórico-críticos. Dejó escrito medio millar de homilías. Para Orígenes el ayuno es una solidaridad con los pobres.

Bruno Rosario Candelier habló sobre el sentimiento de lo divino en el pensamiento de Jalil Gibrán. Explicó que este autor es  fruto de la siembra espiritual de Orígenes de Alejandría (184-253), y que Jalil Gibrán, nacido en el Líbano en 1883, fue uno de los místicos del Catolicismo oriental y también fue narrador, poeta y ensayista: “En su medio siglo de vida publicó una docena de libros donde revela lo Absoluto en sus obras. Dijo que los místicos se distinguen por un hondo sentimiento de valoración de lo divino que se traduce en una ponderación de lo sagrado, una empatía hacia todo y una identificación con lo viviente como signo y cauce de lo Eterno, vocación que canalizan en la búsqueda de lo Absoluto mediante la contemplación de fenómenos y cosas. Y expresan una mirada amorosa hacia todo con una genuina actitud afectiva y espiritual de comprensión y piedad: “Ese talante emocional, intelectual y espiritual lo reflejan los escritores místicos en sus cuentos, novelas, dramas, poemas, estudios y ensayos, como lo constatamos en las narraciones, poemas y reflexiones de Jalil Gibrán, así como en sus edificantes  parábolas literarias tan típicas de la cultura oriental”. La nostalgia de Dios se atiza ante el esplendor del Cosmos o ante el fulgor de la belleza que sacude nuestra sensibilidad y el fondo oculto de nuestra interioridad, expresó Rosario Candelier, y citó al poeta: “En lo profundo de mi alma/hay una canción sin palabras/una canción que reside/en la semilla de mi corazón./Se resiste a mezclarse con la tinta del pergamino” (“Canto del alma”, Jalil Gibrán).  La noche culminó con la lectura de creaciones poéticas de Josanny Moní, Willian Acevedo Fernández y Miguel Solano.  En la sesión de lectura y comentarios de cuentos los narradores Rafael Peralta Romero, Niurca Herrera y Aracelis Mena leyeron cuentos de su autoría y se ponderaron sus aciertos narrativos.

Santiago, Centro Belarmino, 15 de febrero de 2020.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *