CONVERSATORIO SOBRE HUMANIDADES CON LAURA GIL

  En un fructífero conversatorio con la intelectual, profesora y crítica de arte Laura Gil, en el marco del taller de creación literaria “Pedro Mir”, abordamos el rol de las humanidades, el estudio de las artes y el cultivo de la lengua española y la literatura.

Al presentar a la reconocida ensayista destaqué la alta formación intelectual de la reconocida crítica de arte, haciendo énfasis en los escritores que influyeron en su formación artística y literaria, el desarrollo de su capacidad para escribir y en su visión de la vida.

Laura Gil agradeció la invitación a esta actividad expositiva en la que habló sobre su formación académica, exaltando el influjo de grandes autores europeos, porque se nutrió fundamentalmente de la biblioteca de su padre, quien era un intelectual español: “Hay autores dominicanos que me encantan, pero llegué a la literatura dominicana más tarde.

La intelectual dominicana reconoció la fervorosa pasión que siente por el poeta alemán Rainer María Rilke, uno de los grandes personajes de la literatura universal y de quien ha escrito estudios interpretativos sobre su aporte estético.

De la literatura española, la doctora Laura Gil mencionó algunos que la marcaron, como Antonio Machado, Federico García Lorca, los poetas españoles de la generación del 27, especialmente Pedro Salinas, y de los clásicos españoles,  san Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega y Francisco Quevedo. Ponderó la poesía metafísica de Quevedo. Y en narrativa, tiene una alta estima por Thomas Mann. También dijo que le fascina César Nicolás Penson, de quien le parece que tiene una calidad increíble.

Manifestó que desde pequeña leía mucho, ya que se crió entre libros, mascotas y educadores. Había una gran relación entre su padre y ella, pues se parecían bastante. Dijo que su padre la puso a leer a José Ortega y Gasset, de quien cree que tiene una huella fuertísima. Esos escritores contribuyeron a darle sustancia a su cosmovisión y fundamento a su visión de la vida: “Cierta aversión que yo tengo a los feudos intelectuales, que utilizan el lenguaje como una cortina de humo para que crean que son profundos, yo creo que me nació de ahí”, reveló.

Por otro lado, señaló que le fascina la filosofía, porque es un nivel del conocimiento en el que hay que profundizar, y le apasiona entender las cosas profundas: “Mi preocupación no es que me engañen, sino que necesito entender, porque me produce un placer extraordinario y me parece que perder el tiempo con lo corta que es la vida, no vale la pena. Uno debe procurar entender las maravillas que tiene el mundo lo más que pueda, porque uno de los sentidos de la existencia es hacer conciencia”, expresó.

También compartió cuál ha sido su mayor dificultad en su trabajo intelectual, desde el punto de vista de la creación, de la interpretación, de la valoración y del manejo del lenguaje, de lo que dijo que su dificultad y uno de sus principales objetivos es tratar de dar con el nivel que la gente la entienda, sobre todo quien no tiene una formación especializada, pero no me conformo con endulzarles los oídos, sino ser realista: “Es como yo dar clases, normalmente el alumnado que tengo no tiene la formación previa que yo quisiera, pero partir de ahí, ponerme a su nivel y levantarlo”.

Laura Gil resaltó que es una mujer muy persistente y terca, si se propone algo no lo suelta hasta conseguirlo, a menos que descubra que no vale la pena. Además, manifestó que es una persona feliz.

En este conversatorio ponderé que todo eso indica que la escritora tiene un caudal de ideas, motivaciones y principios que sería hermoso que ella lo plasme en una novela. Y agradeció a Laura Gil por esta amena conversación, por su admirable sapiencia y su talento expositivo.

Santo Domingo, Biblioteca Juan Bosch, 16 de abril de 2019.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *