Interceptación (*intercepción) – relacionar – requerimiento – halcón – toilette

INTERCEPTACIÓN – *INTERCEPCIÓN

“Se trata del más reciente caso de INTERCEPCIÓN de un barco que transportaba inmigrantes indocumentados que no son cubanos. . .”

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) no tiene noticias de este vocablo del título. Desde que se abre el estudio con respecto de esta voz sin credenciales hay que anunciar que no se puede levantar la voz muy alta en contra de esta, porque en el idioma español no hay consenso ni regla con respecto a cómo formar estos sustantivos.

Por ejemplo, para el verbo interceder corresponde intercesión; para el verbo interrumpir se acepta interrupción; en el caso del verbo intervenir se ha adoptado intervención. Como puede comprobarse no hay una manera arreglada de reconocer cuál orientación seguir en muchos de estos casos; esto así porque los radicales varían unos de otros.

La interceptación es la acción y el resultado de interceptar. En deportes se acepta con el valor de la intervención de un jugador que se apropia del balón que iba dirigido a un jugador del otro equipo. En balística militar es la acción de parar o detener aparatos o misiles enemigos después de detectarlos e identificarlos, con el propósito de destruirlos.

Puede terminarse esta sección asegurando que no hay que incomodarse con un error de este género porque tiene solución si quien escribe de este modo se dedica a ser más cuidadoso y a leer buena literatura.

 

RELACIONAR

“. . .J. G. que no está RELACIONADO con su jefe, admitió ante el congresista que él hizo que la campaña presentara las solicitudes. . .”

Este es un caso muy raro; es extraño en grado sumo. No se concibe que un empleado no tenga relación con su jefe. No se piensa que eso sea real ni en el mundo moderno de las computadoras en el que algunas veces hay empleados que trabajan desde sus hogares, sin tener que asistir a un local determinado para agotar su jornada diaria.

Cabe aquí que uno se pregunte si en un texto como el copiado cabe que se inserte una palabra formada sobre el verbo relacionar, que equivale a decir trato y pretender al mismo tiempo que esto no existe entre el jefe y su empleado.

No hay que rasgarse las vestiduras. Todo el lío proviene del inglés. Es casi una falsa amistad que existe entre palabras semejantes que existen en español y en inglés. Más adelante se va a explicar todo el embrollo para que todo quede claro.

La voz inglesa relative en funciones de nombre significa “pariente, parienta”. Cuando alguien en inglés dice o escribe que dos personas no son parientes, que no tienen lazos de familia, no hay otra forma de expresarlo sino recurriendo a esta expresiones u otras similares a las propuestas. El problema surge de que en lengua anglosajona eso lo expresan utilizando una voz parecida a la que se reprodujo más arriba.

Un fenómeno del mismo género al que se produce en español se encuentra también en francés. La relation del inglés se lleva a la lengua francesa recurriendo a parent (m), parente (f).

Para resumir el asunto. En inglés relative es la persona conectada con otra por sangre o afinidad.

En inglés es muy común en los periódicos que en los casos en que dos personas llevan el mismo apellido y se citan en la misma reseña, a veces se toman el trabajo de apuntar que ellos no son parientes. De allí que en español al traducir eso se coloque: sin parentesco.

 

REQUERIMIENTO

“Ahora mismo me viene a la memoria, uno de tantos REQUERIMIENTOS. ¿Vamos hacia una prosperidad colectiva o hacia un retroceso de los indignos?”

Del verbo requerir y de su sustantivo se ha abusado en la prensa. Se utilizan cuando no hace falta; cuando no es necesario hacerlo porque las circunstancias que rodean el empleo del verbo conjugado o del nombre no se avienen.

Para comenzar, requerir y requerimiento no son sinónimos de preguntar o preguntarse. Requerir es pedir una cosa a la autoridad; es tener una persona o una cosa necesidad de otra. Es pretender a una persona. Es intentar convencer a una persona de que haga una cosa.

Un requerimiento es un acto judicial mediante el cual se insta a hacer o dejar de hacer una cosa. Es un aviso, manifestación o pregunta que se hace, por lo general bajo fe notarial, a alguna persona para que ella se exprese y declare su actitud o su respuesta.

En muchos casos el uso en español viene animado por la voz inglesa requirement que se traduce por “requisito, exigencia o necesidad”. Como se echa de ver en la última acepción que se copió para requerimiento, esa palabra se emplea en casos muy específicos. Debe solo utilizarse el vocablo cuando sea necesario hacerlo.

Las dos acepciones más conocidas de requerimiento pertenecen al campo del derecho y, en ese ámbito debe usarse apegado a lo que establecen las reglas procesales.

 

HALCÓN

“Hoy, a pesar de todas las advertencias apocalípticas de los HALCONES del déficit, la economía crece, el déficit se ha reducido. . .”

Esto del halcón forma parte de un calco del inglés. Viene al español junto con otros sintagmas nominales que son una traducción del mensaje del inglés. A veces son un calco de una sola palabra; en otras ocasiones se trata de un conjunto léxico de elementos separados.

Este tipo de calco forma una larga lista que resultaría interesante relacionar en alguna ocasión. Por ahora basta con ocuparse de esta ave rapaz que ha pasado al español con un significado muy específico.

En realidad este halcón forma parte de una animalización de tendencias políticas. Los halcones designan a los belicistas y las palomas a los pacifistas. En inglés dicen y escriben hawks and doves. Vale que se utilice uno de los términos aislados como en la cita para que se entienda el significado.

Como sucede con muchos otros conceptos en las lenguas, con esto del halcón y la paloma sucedió otro tanto: ensancharon el significado para llegar hasta alcanzar el significado que le asigna el Diccionario de la Real Academia (DRAE) en la edición del 2001. Antes de esa fecha todavía no había conseguido su inclusión en el sanctasanctórum de la Academia.

En el diccionario de la Academia para halcón se localiza: “En el ámbito político, partidario de medidas intransigentes y del recurso a la fuerza para solucionar un conflicto”. Para “paloma” se reproduce lo que asienta el DRAE: “En el ámbito político, partidario de medidas moderadas y conciliadoras encaminadas  a la paz”.

Al francés también llegó el calco con el mismo significado. En esa lengua mencionan el concepto con las voces siguientes: Les faucons et les colombes. Las palomas francesas alzaron vuelo alto en Francia en el año 1966 durante las negociaciones para poner fin a la guerra de Vietnam.

Según parece la primera vez que se empleó en inglés fue en 1962 durante la “Crisis de Cuba” en un artículo publicado por los periodistas Alsopp y Bartlett en Saturday Evening Post el 8 de diciembre.

Esa es la procedencia y el alcance del halcón político. Ha viajado en compañía de la paloma. Según parece el uso no verá su fin en un futuro muy cercano porque los belicosos aun no dejan de propugnar vías violentas para terminar conflictos políticos.

 

TOILETTE

“Si la falta de papel TOILETTE inicia una sublevación en Venezuela. . .”

La persona que redactó esta frase, o que la incluyó en su artículo, ha hecho lo que la tía Nena llamaba una “mesturanza”, entiéndase por ello una mezcla, menjunje  o “arroz con mango” que produce más gracia que disgusto.

Para que se entienda lo que se menciona en el párrafo anterior hay que definir algunos términos de referencia. Es un revoltillo de palabras procedentes de diferentes lenguas, con acepciones trastocadas de una lengua a otra que al final termina por ser interesante. Más abajo se detalla el asunto que se espera que sea gracioso a pesar del laberinto en que se entrará.

Toilette es una palabra que llega a la lengua internacional desde los terrenos de la lengua francesa. Si se inquiere en el DRAE se encontrará el curioso con que ese término no figura en ese lexicón. No solo que no está, sino que ninguna voz parecida consta en ese inventario de vocablos del español.

En el diccionario de la lengua francesa sí consta la voz. Está allí con lujo de detalles. Comenzó su existencia como “telita”, paño pequeño. En el siglo XVII ya era el mueble, mesa, tocador, en que se colocaban los objetos para acicalarse. Luego fue un atavío o vestido elegante.

Como consecuencia de la evolución en el uso de cosméticos, perfumes, y el tocador con el espejo a la acción de acicalarse y vestirse se procedió en francés a llamarla “hacer(se) la toilette”. Ya en el siglo XIX servía para designar los cuidados de aseo corporal.

Más adelante se adaptó para llamar así al lugar donde se adorna y retoca la mujer. Como un eufemismo en francés desde el año 1945 empezó a llamarse toilettes a los lavabos, cuartos de aseo, sanitarios.

De allí trae el columnista su palabra para denominar un tipo de papel. Ese papel que la mayoría de los hablantes trata de evitar nombrar, recibe denominaciones muy variadas en la lengua común. Lo llaman “papel higiénico, papel sanitario”.

En inglés al papel ese lo conocen con el nombre de toilet paper. Recuérdese que al principio se enunció que la utilización era un compuesto de piezas de diferentes lenguas. Metió, el redactor,  el español “papel”; colocó la toilette francesa y lo compuso en un orden español, con el significado del inglés.

El autor de estas anotaciones acerca de la lengua espera no haber inducido vértigo en los lectores con este laberinto de vocablos y significados de lenguas diferentes.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *