Rosario Candelier presenta ponencia en París sobre los movimientos literarios y la visión de la independencia

Bruno Rosario Candelier, director de la Academia Dominicana de la Lengua, presentó una ponencia en el IX Congreso de Literatura Hispanoamericana y sus Valores, celebrado en París en día 18 de mayo de 2013, sobre los movimientos literarios de la época de la independencia de las naciones hisponamericanas.

Descató Rosario Candelier que el siglo XIX es la etapa histórica de América en la que tienen lugar las luchas por la independencia de las naciones hispanoamericanas. Para la realización de esa empresa libertaria, fueron necesarias acciones heroicas que demandaron la participación de los próceres de la sociedad, así como de sus líderes, pensadores y escritores, razón por la cual la literatura fue una valiosa arma de combate intelectual que atizó las actuaciones  y los ideales separatistas en los diferentes pueblos del Continente americano.

La vocación de autonomía política a la que aspiraban los escritores hispanoamericanos del siglo XIX motorizó la primera generación de literatos que en América hicieron uso de la palabra al calor de las rebeliones a favor de la Independencia Nacional. Políticos, intelectuales, escritores, maestros, sacerdotes y periodistas se alinearon en esa meta separatista que encendió la vocación literaria y el activismo social, político y cultural en las capas pensantes de los pueblos americanos. Al tiempo que describía facetas de la realidad natural, la realidad histórica y la realidad social, la literatura perfilaba el talante afectivo, interpretativo, imaginativo y cultural de los pueblos hispanoamericanos.

Fueron narradores, poetas y dramaturgos los abanderados del ideal independentista que asumieron la vanguardia política, social y cultural en los pueblos de habla hispana en nuestra América. La narrativa indianista, la poesía patriótica y el teatro popular fueron tres vertientes claves de la creatividad literaria que dieron cauce y brillo al proyecto nacionalista de las diversas poblaciones de la América hispana durante el siglo XIX. Concitados por el Romanticismo, el Realismo y el Modernismo, tres corrientes estéticas de inspiración francesa, las naciones americanas de habla hispana desarrollaron inclinaciones intelectuales, morales, estéticas y espirituales, al tiempo que prohijaron el ideal de independencia política bajo la llama del sueño libertario y la utopía.

En ese escenario la literatura jugó un rol atizador y activador, que la poesía, la narrativa, el teatro, el periodismo y la oratoria encauzaron en diferentes ambientes y tribunas, desde las aulas del magisterio universitario hasta el púlpito de los templos sagrados, haciendo de la palabra el arma intelectual en las treguas del combate y la esperanza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *