Se merece un esfuerzo

Tras las festividades patrias y carnavalescas llega la temporada de premios cinematográficos y musicales. La moda se ha convertido en protagonista de las ceremonias de entrega. Gracias al desfile por la alfombra roja escucharemos y leeremos infinidad de reportajes, reseñas y retransmisiones con este tema.

Premios y premiados

Los premios cinematográficos y musicales, de los que abundan en esta temporada, tienen también sus indicaciones ortográficas particulares, sobre todo en lo que al uso de las mayúsculas y minúsculas se refiere.

El tiempo es oro

La expresión escrita de las horas puede hacerse en letras o números. Para las citas sociales, laborales y personales no renunciamos a marcar la hora exacta de comienzo, y hasta de conclusión, de una actividad, por razones prácticas y de cortesía.

Amores

El mes de febrero nos inunda cada año, por amor de la publicidad y el comercio, de una competencia de corazones y mensajes aterciopelados. Por si el amor no fuera suficiente excusa, le han añadido la amistad. Siempre me produce aversión verlos relacionados con razones pecuniarias. Sin embargo, no he podido resistir la tentación de dejarme llevar al amor del agua (‘dejando correr las cosas que debieran reprobarse’) y recordar que si con algo tienen relación el amor y la amistad es con las palabras, a veces verdaderas y otras veces no tanto. Formales o coloquiales, las palabras expresan estos sentimientos y mantienen, o destruyen, las relaciones que ellos construyen.
Leer más

Vaya trío

La lengua española de nuestros tiempos solo tiene tres verbos que disponen de dos participios válidos, uno regular y otro irregular. Son lo que conocemos como verbos con doble participio.

Una fecha en el calendario

Vemos con frecuencia escritos con mayúscula inicial los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año. Sin embargo, en español, deben escribirse con minúscula inicial, excepto cuando, por exigencias de la puntuación, la mayúscula resulte obligatoria: “El miércoles, 21 de junio, día de inicio del verano, será no laborable”.

Una familia larga

El español dispone de ciertas partículas muy útiles para la formación de nuevas palabras aunque, con frecuencia, nos juegan malas pasadas.

Atención al género

El uso correcto de una palabra no se limita al conocimiento de su ortografía o al dominio de su significado. Las palabras funcionan como piezas encadenadas que se adaptan entre sí mediante la concordancia.

Las familias crecen

Las palabras también se agrupan en familias. Existe una, que consideramos la palabra primitiva, de la que van surgiendo, por derivación o por composición, otras que están emparentadas con ella. La creatividad está asegurada. Los límites los ponen las normas y el uso. La nueva palabra debe ser necesaria, responder a las reglas que para su formación tiene el español y su uso debe extenderse entre la comunidad de hablantes.

Un relativo que se nos va

Hay palabras y construcciones cuyo uso se va perdiendo poco a poco a causa del desconocimiento de los hablantes. Una de estas construcciones es la del adjetivo relativo cuyo y sus formas femeninas y plurales cuya, cuyos y cuyas.