Diminutivos creativos

De unas palabras nacen otras. Con los sufijos creamos nuevas palabras por derivación; entre los más creativos están los diminutivos. A fuerza de usar una palabra en diminutivo aplicada a una realidad concreta los hablantes logramos que adquiera nuevos significados y pase a considerarse un nuevo término.

El bolsillo, diminutivo del sustantivo bolso, empezó a designar un saco más o menos pequeño que se cosía en la ropa para transportar cosas. El molinillo, que procede del diminutivo de molino, nos ayuda a moler los granos de café o a batir el chocolate. La masilla, del diminutivo de masa, designa en el Caribe la pasta utilizada para alisar techos y paredes, y entre los dominicanos además alienta la imaginación de los más pequeños sirviéndoles para modelar miles de formas. En España a esta pasta moldeable se la denomina plastilina, sustantivo que procede de la marca registrada del producto.

Las casillas dejaron de ser pequeñas casas para convertirse en los escaques del ajedrez o las damas. Los palillos, originalmente diminutivos de palo, se transformaron en mondadientes de madera, en varas para tocar el tambor o en los cubiertos usados en algunos países orientales para tomar los alimentos. El calzoncillo, o los calzoncillos de España, del diminutivo de calzón, no deja de ser nuestro pantaloncillo, o pantaloncillos, (palabra que, por cierto, habrá que proponer que sea incluida en el DRAE), con el mismo significado y procedente del diminutivo de pantalón.

Las lenguas son organismos vivos con la capacidad de recrearse y de recrear la realidad a partir de sus propios elementos. Con veintisiete letras somos capaces de expresar lo divino y lo humano. El detalle está en cómo conocemos las reglas que las combinan y las enlazan entre sí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *