Una ñapa ortográfica

Muchos nos preocupamos por el buen uso de las tildes. La mayoría, sin embargo, tiende a considerar que usar las tildes erróneamente o, incluso, no usarlas en ningún contexto no significa que se escriba mal.

La verdad es que si revisamos las reglas de acentuación en español tampoco nos encontramos con tantas dificultades; lo principal es dominar la separación silábica y aprenderse eso, que siempre nos recuerda a nuestros años escolares, de agudas, graves o llanas, esdrújulas y sobresdrújulas. Leer más

La melodía del lenguaje

Los hablantes suelen quejarse de la dificultad de los verbos. No podemos negarlo. El español disfruta de un sistema verbal complejo y difícil. He elegido el verbo disfrutar conscientemente. Es precisamente esta complejidad la que nos permite expresar infinitos matices -temporales, sentimentales, de actitud personal, de punto de vista- y enriquecer nuestra comunicación. Pero las cosas complejas nos exigen conocimiento y pericia en el uso.    Leer más

Con las cartas encima de la mesa

Varias amigas nos reunimos con frecuencia a tejer y, con las manos ocupadas, charlamos sobre lo divino y lo humano. Una de estas expertas tejedoras, con una gracia especial para expresarse, relajaba una tarde acerca de la frecuencia con la que los que reclaman en la radio o la televisión usan exigen que “se tomen cartas en el asunto”. Su comentario me llevó al diccionario y descubrí que, solo en el Diccionario de la Real Academia (RAE), encontramos 61 expresiones en las que aparece la palabra carta. Leer más

Estamos de estreno

En la Academia Dominicana de la Lengua estamos como niños con zapatos nuevos. Estrenamos página electrónica (o ciberpágina). La Casa de las Academias luce como nunca en nuestro nuevo portal, nos recibe con las puertas abiertas y nos invita a entrar. Los distintos apartados ponen a su disposición nuestra información institucional, las noticias más recientes relacionadas con el español, las actividades programadas y las columnas de tema lingüístico publicadas por los académicos. Leer más

Acusación infundada

La riqueza innegable de nuestra lengua se muestra, entre otros aspectos, en la polisemia. Nuestras palabras acumulan a lo largo de su historia, y gracias al uso de los hispanohablantes, múltiples, y a veces variopintos, significados.

Nos acostumbramos a usarlas con un sentido y nos sorprenden en ocasiones con su aparición en el momento y el contexto más insospechado. Esa sorpresa pudo acabar en disgusto en el caso de un ciudadano que envió un escrito a un organismo administrativo. En la respuesta oficial este organismo acusaba recibo de su carta y citaba al ciudadano. Este, ni corto ni perezoso, respondió indignado que no entendía por qué era acusado por el simple hecho de haber escrito una carta. Leer más

Sinónimos de cocorícamo

Los sinónimos resultan muy útiles y nos ayudan a evitar repeticiones enojosas. Utilizados con propiedad no solo demuestran que disponemos de un vocabulario amplio sino también que sabemos aplicar la palabra adecuada a cada realidad. Pero los sinónimos tienen también una dificultad de la que debemos ser conscientes. El parecido en el significado no siempre se corresponde con un parecido en la forma en que deben utilizarse en la frase. Leer más

Feliz día del libro

Me contaba mi madre, lectora empedernida, que la lectura de algunos pasajes de El Quijote le provocaba tales carcajadas que la obligaban a salir de la biblioteca. Yo, que he releído la obra universal de Cervantes en varias ocasiones, heredé su gusto por las buenas novelas, y sigo disfrutando con la genialidad del autor y con la personalidad del héroe manchego. La celebración hoy, como cada 23 de abril, del Día Mundial del Libro conmemora la fecha en que fallecieron dos grandes genios de la literatura universal, William Shakespeare y Miguel de Cervantes Saavedra. Leer más

¡Ay, cuántos periquitos hay ahí!

Una lectora se interesa, a través del servicio de consultas de la Academia Dominicana de la Lengua, por los diferentes usos de tres palabras muy similares en su pronunciación. Precisamente su parecido suele provocar confusiones a la hora de ponerlas por escrito. Las dudas pueden ser resueltas en un santiamén con un pequeño análisis.

Si nuestro deseo es reflejar un sentimiento de tristeza o de dolor o reproducir un quejido o un suspiro, debemos elegir la interjección ay, escrita sin hache y con ye. ¡Ay, cuántos periquitos tiene la ortografía! Leer más

Un adjetivo redundante

Un lector corrige, y hace bien, porque tiene razón, la aplicación del adjetivo público al sustantivo funcionario. Acudamos a los diccionarios, en este caso, a los académicos. Se trata, sin lugar a dudas, de un uso redundante puesto que este sustantivo lleva ya en sus distintas acepciones el rasgo de significado del adjetivo público, ‘perteneciente o relativo al Estado’.
Leer más

Mujeres que trabajan

La formación correcta del femenino en las palabras que designan profesiones o cargos provoca a menudo dudas. La incorporación de la mujer al mundo laboral en todos los ámbitos hace cada día más necesaria, y ya iba siendo hora, la disponibilidad de estos términos, tanto para hombres como para mujeres. Los casos son innumerables y cada uno, como suele pasar en la lengua, con sus correspondientes excepciones.

Leer más