Rhina P. Espaillat: El olor de la memoria

Por Odalís Pérez

Un aspecto que sobresale como valor en El olor de la memoria de Rhina P. Espaillat es también la cuidadosa selección por parte de la autora, de los temas y modos de ficcionalizar la sustancia narrativa. La puesta en marcha de acciones concurrentes en el arte de contar, nos induce a entender el movimiento progresivo de los personajes y de la fábula misma, tal como se puede estimar en el desarrollo narrativo de La cena de despedida (pp. 87-97) y en Una fábula herbal (pp. 109-113).

La muerte por accidente de Víctor y Francisca remite a la comprensión de una psicología de la pareja y a una visión de la alteridad en la amistad; el registro equilibrado y dialógico entre (2+2) personajes, esto es, Mónica-David, Víctor-Francisca, produce el elemento armónico desde el punto de vista de la distribución actancial en el cuento, pero a la vez la paridad, la contradicción y la des-armonía que como justificación y motivación adquieren su valor desde el punto de vista de la estructura profunda. El accidente donde Víctor y Francisca pierden la vida y que se particulariza en la secuencia final del cuento, conecta con la secuencia inicial final del mismo, creándose de esta suerte un eje sintáctico-semántico de continuidad.

El tipo de redacción y de interlocución utilizado en casi todos los cuentos, de este libro conserva la variedad como pronunciamiento narrativo del mismo, siendo así que el nivel estilístico y formal se sostiene en las líneas de un modelo asimilado a una visión realista y poética motivada como campo de búsqueda y expresión psicológica del personaje y la autora. Pero la variedad de la dicción que es necesariamente la “decibilidad” propia de estos textos narrativos, progresa en los diversos niveles de articulación expresivo-verbal, unificados en los ejes de superficie y profundidad de los siete núcleos conformadores del libro. El dinamismo articulador de la estructura narrativa permite que la concentración de significado progrese como principio organizador del contenido, la trama y los motivos particularizados de cada cuento.

El arte de narrar de Rhina P. Espaillat acentúa de manera específica los siguientes puntos de construcción que definen el conjunto narrativo del libro:

  • Relación entre personaje y mundo narrativo
  • Oposición entre espacio y tiempo de desarrollo
  • Ritmo lento y dinámico establecido por la unidad o la ruptura en el nivel de la superficie narrativa
  • Concentración definida de la línea argumental de relato
  • Enlace entre el modelo poético y el modelo narrativo en el contexto de lo real-imaginario
  • Unidad significante entre personaje, trama y determinación narrativa
  • Diálogo entre miradas e intencionalidades en la relación de los personajes
  • Puesta en crisis del personaje en el universo de elección o selección
  • Particularidad de la escritura narrativa

Estos puntos de constitución reafirman el nivel dialógico, accional y relacional del plano composicional, apoyado por los núcleos temáticos, expresivos y específicos de cada cuento.

Cuando hablamos del elemento dialógico y predicativo de estos textos, debemos tener en cuenta la fábula, la fluencia y la memoria como centros que producen el modo de contar y el modo de significar en este libro. Lo que es la fábula entendida como generante narrativo, aspira a constituirse en fuerza poética, mensaje y universo, tal como se puede leer, interpretar y comprender en el último cuento de este libro, titulado Una fábula herbal (pp. 109-113).

La humanización de la naturaleza y el diálogo sustentado por el lirio y la margarita, pero además, por los elementos del espacio vegetal, activan la contradicción que se sitúa como una crítica a la naturaleza, al medio ambiente y sus entidades conformantes. La autora proyecta en este cuento alegórico y metafórico, las formas de un espíritu que busca lo humano en la línea de una reserva socioética y socioimaginaria del mundo natural.

Los niveles manifestantes de la fábula registran, sin embargo, una tensión caracterizadora de lo que podría ser el equilibrio natural y constitutivo de una estética de los elementos:

“Esa es precisamente la actitud que deseaba descubrir en usted –dijo el lirio- y francamente, la esperaba: es evidente que usted tiene mucho potencial y sólo le falta un poco de orientación para realizarlo. ¿No se le ha ocurrido nunca alterar su forma obsesiva?”

“Pero es que me gusta la simetría radial-contestó la Margarita. Es atractiva a la vista, y me recuerda las cosas que más me placen: el sol, por ejemplo, y la luna.” (op. cit., p. 110).

Importante sería reconocer, de manera específica, todo el orden secuencial en el entendido de una red asimilada a una crítica del orden natural y a una perspectiva neonaturalista asociada a la lectura de un orden holístico y estético del mundo natural. (Véase, pp. 110-112; 112-113). Lo dialógico allí es la mirada constituida por niveles de reconocimiento y actitud. Expresiones como “me gusta la simetría radial”, “se permitió (el lirio) una sonrisa tolerante”, “algún color dramático”, “ese follaje entra y sale, entra y sale”, “había crecido (la margarita) humilde, pero decentemente”, “la música visual”, “diseños que nos prometen armonía”, “había comenzado a concentrar su voluntad”, “producir pétalos sexualmente agresivos”, “cierto aire de violencia y una pizca de pasión religiosa”, “centro amarillo”, “le llegó un gemido desde un montón de abono”, “nada, todo, la vida”, “la metafísica más allá de la angustia individual…” “¿transformarme?…”, ayudan a construir un registro poético-ecológico y estético-ambiental entendido en su extensión e intencionalidad concurrentes e incurrentes.

Rhina P. Espaillat es una educadora, poeta, narradora y traductora dominicana con una larga trayectoria en los Estados Unidos de América, donde vive y reside desde 1939. Conocida por sus actividades literarias y obras poéticas publicadas, la escritora ha sido merecedora también de varios premios y reconocimientos en el ámbito norteamericano. Nuestra autora se ha mantenido ligada también a cierta línea de creación literaria representativa de una búsqueda marcada por la memoria ontológica, tanto en la prosa como a través del verso.

Su obra poética y narrativa merece nuestra atención, por cuanto la misma se ha constituido como espacio lírico y crítico, pero además, como campo y prueba de una literariedad femenina concurrente en una poética de la necesidad y la alteridad. Rhina P. Espaillat entra con El olor de la memoria no solo a la familia de Cedibil, sino también a una familia más larga: a la literatura dominicana de nuestros días y a su comunidad de lectura y de lectores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *