CONVERSATORIO CON EL POETA TONY RAFUL

Los académicos dominicanos Juan José Jimenes Sabater, Rafael Peralta Romero, Miguel Solano y Bruno Rosario Candelier sostuvieron un ameno conversatorio con el poeta, ensayista y académico de la lengua Tony Raful Tejada.

Al dar inicio al diálogo, el director de la Academia Dominicana de la Lengua comunicó que con este acto la ADL inicia un conversatorio con académicos de la lengua que efectuarán una vez al mes, con el objetivo de que en los archivos la Academia haya un registro de voces de quienes la conforman la institución, al tiempo que dan a conocer las motivaciones singulares de cada escritor, mediante el testimonio de su experiencia de vida, sus lecturas y sus obras, con el aporte lingüístico y literario de su labor creadora.

A petición de este director, Tony Raful contó que su vocación literaria se despierta desde los primeros años escolares, cuando empieza a recibir las primeras nociones de la gramática y la composición. Y relató que estando en quinto curso, hicieron un homenaje a la Virgen de la Altagracia mediante un concurso para que los estudiantes escribieran una composición y fue entonces cuando por sorpresa recibió su primer premio como el mejor compositor.

El poeta manifestó que tuvo plena conciencia de que la literatura iba a ser central en su vida en el año 1964, cuando hubo un gran despertar desde el punto de vista cultural. Pues siendo un niño, asistía a recitales de poesía celebrados en la calle El Conde y en la Librería Dominicana. Los libros que se leían en esa época estaban asociados al despertar social, político e histórico que vivía la sociedad dominicana.

Para responder a nuestra inquietud, el poeta y académico dominicano dijo que desde joven se sintió motivado por la política y la literatura, pues era producto del despertar de esa época. La política era el centro de gravedad de todo lo que aconteció en su juventud.

Dijo que “La Joven Poesía” fue el primer grupo literario al que se integró. Ese grupo coordinaba una especie de embajada cultural para ir a dar recitales poéticos a los pueblos. Aquello fue magistral, porque había un entusiasmo grande por la poesía y la cultura.

Tony Raful habló sobre su primera publicación literaria, titulada La poesía y el tiempo, con un prólogo del escritor y académico de la lengua Andrés L. Mateo. Le siguió Gestión de alborada, libro con el que asumió con firmeza la creación literaria: “De ahí en adelante, inicié una carrera literaria intensa, participando en trabajos, seminarios, publicaciones, programas de televisión por donde pasaron todos los escritores dominicanos”, añadió.

El intelectual mencionó un acontecimiento muy importante en la época de sus inicios, que fue la presentación de la conferencia de Bruno Rosario Candelier sobre “Lo popular y lo culto en la poesía dominicana”, que sería su tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente su primer libro como ensayista. Esa conferencia, expresó Tony Raful, “marcó para mí y para muchos de mi generación el inicio de un proceso de construcción de la historia literaria dominicana”.

Dijo Raful que tuvo el privilegio de conocer a los principales intelectuales de esa época,  como Domingo Moreno Jimenes, Manuel Rueda y Franklin Mieses Burgos, entre otros: “Todo el que hacía literatura en esa época, pasó por nuestro programa y se debatieron temas muy profundos.  Con Manuel Rueda hubo una lucha terrible con la cuestión del Pluralismo, porque Rueda planteó esa estética, no como un ejercicio creativo que enriquecía la perspectiva de la literatura dominicana, sino como el único camino posible para escribir”.

El ensayista, poeta y académico manifestó que la experiencia que más le ha satisfecho en el plano del estímulo literario fue el reconocimiento del Premio Nacional de Literatura, porque le dio fuerza para seguir adelante. También comentó que ha tenido la dicha de que algunas de sus creaciones literarias han sido traducidas a otros idiomas.

Finalmente, los académicos presentes felicitaron a su ilustre colega y expresaron la gran admiración que sienten por el poeta, por el intelectual y por su trayectoria fecunda y por sus condiciones humanas ejemplares, porque tiene una personalidad abierta y generosa: “Tú tienes una cualidad admirable, querido Tony Raful, que pocos poseen, por lo que todo el mundo te quiere. Eres abierto, cariñoso y amable. Esa es la gran virtud de Tony Raful”, le dije al felicitarlo. El reconocido académico de la lengua agradeció a los presentes y a este director, a quien felicitó por el valioso trabajo que ha realizado en la Academia y por los resultados positivos que se han obtenido.

Santo Domingo, ADL, 17 de septiembre de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *