Manejemos mejor «dar al traste»

 Por Tobías Rodríguez Molina

Con frecuencia no acertamos  al  emplear grupos sintácticos, expresiones adverbiales, frases hechas, etc.  Un caso de frase hecha que muchos  usuarios  no suelen emplear con el sentido que la lengua le ha asignado es el de la expresión “dar al traste”. Esta frase significa “destruir, romper, echar a perder, eliminar…” (Dar al traste, El Español Nuestro, Granma). Sin embargo, se viene utilizando con frecuencia, en los medios de comunicación y en el habla de muchas personas, sin importar su nivel  cultural, como sinónimo de “conseguir, lograr, obtener un resultado positivo…” Un ejemplo de esta última acepción de lograr algo positivo, sería “Dio al traste con la victoria del equipo X”. Se quiere expresar que el equipo  obtuvo la victoria, aunque realmente se dice lo contrario; es decir, de acuerdo con el significado original de la expresión “dar al traste”, se ha expresado en esa expresión noticiosa que el equipo no logró la victoria, que “echó a perder la victoria”.

Hace poco, en un programa de televisión originado en la capital dominicana,  se le escuchó  a un  prominente político nacional decir que su partido se  está preparando y fortaleciendo para “dar al traste con la elección de muchos y buenos legisladores en el próximo certamen electoral.” Ese político, lleno de optimismo, quiso decir que su agrupación política lograría un resultado positivo en el venidero certamen electoral de nuestro país, pues serían elegidos muchos senadores y diputados de su partido. Un hablante del español  que empleara “dar al traste”  con su sentido propio y que   hubiera escuchado a ese político, pensaría que el mismo está anunciando el fracaso de su partido en esas elecciones, que harían un mal papel en la misma, que es todo lo contrario a lo que él quiere expresar.

Hay que reconocer, sin embargo, que en  muchas ocasiones, en República Dominicana también se escucha, y se reproduce en nuestros medios de comunicación,  “dar al traste” con su valor semántico de destruir, acabar, eliminar. Es así como escuchamos a voceros de grupos en protesta afirmar que “Los habitantes de estas comunidades estarán luchando hasta  dar al traste con los problemas que los aquejan.”  Ese sí es el verdadero sentido de la  aludida y comentada frase.

Ahora bien, parece que los dominicanos, que somos muy creativos, le hemos añadido a esa expresión el sentido positivo con el que la está  empleando un porcentaje elevado de dominicanos, aunque, hasta donde tengo conocimiento,  todavía ese fenómeno no se ha  medido estadísticamente  ni  en el país ni en otras latitudes.

A pesar de eso, me parece  conveniente que, especialmente las personas de un elevado nivel académico, caigan en la cuenta del mal uso que le dan a “dar al traste” y que, por lo tanto,  es de desear que la empleen con el sentido que le asigna  la semántica del castellano, que es el de “lograr eliminar algo negativo” y no el de “conseguir o lograr algo positivo”.  Una forma de  evitar el empleo de esa frase en sentido positivo  puede ser no usar   “dar al traste”, sino el significado sinónimo que le atribuyen los que la emplean en sentido positivo. Por ejemplo, el político que afirmó que su partido  “se  está preparando y fortaleciendo para dar al traste con la elección de muchos y buenos legisladores en el próximo torneo electoral”, pudo haber dicho que su partido “se está preparando y fortaleciendo para lograr la elección de muchos y buenos legisladores en el próximo torneo electoral.”  Y eso no parece algo muy difícil de conseguir. Basta con hacer un mínimo esfuerzo. ¡Manos a la obra! Un empleo de nuestra lengua española más apegado a lo que se nos pauta, nos ayudará a lograr una mejor comunicación de ideas y mensajes en nuestro compartir con los demás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *