REMODELACIÓN DE LA CASA DE LAS ACADEMIAS

La Casa de las Academias, sede de la Academia Dominicana de la Lengua, de la Academia Dominicana de la Historia y la Academia Dominicana de Medicina, fue remodelada tras un proceso de restauración y reacondicionamiento del local. Ese logro material fue el resultado de una gestión de la doctora Mu-Kien Adriana Sang Ben, presidente de la ADH cuya gestión logró el apoyo material del gobierno dominicano para la  reparación del edificio colonial, ayuda que canalizara el ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta. El arquitecto Esteban Prieto, académico de la historia, dio seguimiento al remozamiento de la edificación.

En la obra del suscrito, El ánfora del lenguaje (Santo Domingo, ADL 2008, p. 18), se describe la casona colonial de las Academias con estas palabras: “La sede oficial de la Academia Dominicana de la Lengua, ubicada en un imponente edificio de concreto armado en la Ciudad Colonial de la capital dominicana, rotulado con el nombre de Casa de las Academias, comparte el inmueble con la Academia Dominicana de la Historia y la Academia Dominicana de Medicina. La fachada y el material con que está construido el edificio de la Casa de las Academias, ubicado en la calle Mercedes No. 204, con dependencias correspondientes a los dos niveles de que consta, obedecen a una estructura cuyo diseño es de inspiración colonial, con admirable valor histórico, ambiental, documental y técnico. Su actual función como alojamiento de la Casa de las Academias es esencialmente cultural y educativa. El estilo y la categoría del edificio, incluidos ciertos detalles -aljibe de ladrillo en su patio interior, hueco para Santa Bárbara, vertedero, pozo del patinillo, habitaciones contiguas- es una construcción de los primeros tiempos coloniales restaurada hacia el año de 1880, y su apariencia revela, entre otros elementos arquitectónicos, unas arquerías y su materia en piedra que sugieren criterios de comparación con otros importantes monumentos ubicados en la Ciudad Colonial de Santo Domingo.  Una visión en perspectiva de la fachada frontal del edificio revela el valor monumental que expone el período histórico de la época en que la edificación fue construida, así como el estilo republicano colonial que la caracteriza”.

Tras señalar algunas de sus características físicas, ofrece la siguiente descripción: “Su espaciosa contextura y variedad de elementos arquitectónicos causa especial deleite al contemplador por la sensación de amplitud en los gruesos muros encalados, de singular resistencia al paso del tiempo. Primero fue un fortín militar al servicio del gobernador de la Colonia en el siglo XVIII y continuó siéndolo durante la siguiente centuria, de acuerdo con las huellas de objetos encontrados en esas etapas del calendario. Aunque se combinan en el edificio los trabajos de construcción correspondientes a porciones históricas continuas y diferentes, la remodelación efectuada en los finales del siglo XIX por el Sr. Manuel María Gautier, integra y unifica sus características. Cuando este local se usó como residencia del Presidente Lilís, se modernizó según los gustos y modas al estilo francés y victoriano. Entonces aparecen en ella el balcón corredizo de su fachada y sus puertas y tragaluces labrados según la versión antillana de inspiración victoriana”.

Este director pondera el rol funcional del edificio de la Casa de las Academias: “Para la estructuración física de la construcción que aloja a las Academias se toma en cuenta su finalidad cimentada en el origen solemne que animaba ese concepto desde su nacimiento en la antigua Atenas, dedicada al cultivo de la filosofía y orientada primeramente por Platón, en la que se reunían sabios y pensadores, hasta llegar después a su amplia función, que es la de servir de albergue a la cultura general, a través de las actividades de escritores, historiadores, científicos, filólogos y literatos. Ejemplo sobresaliente de esta clase de institución es la Academia Dominicana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española, con su lema “La Lengua es la Patria”. Esta corporación de académicos de nuestro idioma pondera y enaltece la función social, moral y espiritual de la palabra, mediante el estudio de la lengua y el cultivo de las letras para edificar la conciencia humana, habiéndose convertido en una de las instituciones culturales más importantes de la República Dominicana”.

Gracias a la iniciativa de los actuales dirigentes de la Academia Dominicana de la Historia fue posible el remozamiento de la Casa de las Academias, cuyos representantes y otros colegas de las tres corporaciones festejaron en un acto celebrado en el vetusto inmueble de la casona colonial.

Santo Domingo, ADL, 13 de junio de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *