RECONOCEN LABOR TEATRAL DE FRANKLIN DOMÍNGUEZ

El académico y dramaturgo Franklin Domínguez fue galardonado por su aporte durante más de 50 años con su actuación y su dirección teatral en las tablas, reconocimiento que pondera su ingente labor a través de la entidad que agrupa a los artistas de la palabra y la actuación escénica.

El destacado autor, actor y director teatral tiene más de 100 obras escritas:“El teatro es mi vida; no he podido retirarme, no sé qué haría si me retiro. Sigo trabajando, sigo dirigiendo, me encanta escribir, dirigir y enseñar a las nuevas generaciones”, expresó el dramaturgo al recibir la distinción del Soberano a las Artes Escénicas, otorgado por Acroarte, la organización que agrupa a los artistas del teatro.

Este sobresaliente maestro y productor dominicano es una leyenda viva del teatro dominicano. Residente en Santo Domingo desde su primera juventud, Franklin Domínguez nació en Santiago en 1931. Es miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua y el más prolífico autor de obras teatrales.

Su interés por el teatro lo motivó a estudiar actuación en Bellas Artes, en los días de su apertura. Su brillante carrera en el arte escénico lo confirman sus obras presentadas en el país y el extranjero, y es uno de los artistas más fecundos en el cultivo de la dramaturgia. Formó parte de la primera generación de graduandos de la Escuela de Bellas Artes, donde  compartió labor docente con Manuel Rueda, Héctor Incháustegui Cabral y Máximo Avilés Blonda, que son los grandes dramaturgos dominicanos.

Las obras de Franklin Domínguez han sido escenificadas en México, Canadá, Bélgica, España, Portugal, Francia y Puerto Rico. Y en todo el territorio nacional. En el 2003 fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura por su labor literaria en el arte de la actuación. Entre sus obras más conocidas se encuentran Se busca un hombre honesto, Hostos: el hombre que anhelaba una patria, Prud’Homme: la historia de una canción y Los sueños de Lincoln. Desde 1949, fecha de sus inicios como actor y dramaturgo, ha sido pionero en  la actuación. Su primera comedia musical la tituló “Solano”, en honor al maestro Rafael Solano.  De igual manera, presentó “La niña que quería ser princesa”, primer musical infantil que se proyectó en el país.

Santo Domingo, 15 de febrero de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *