LANTIGUA EXPUSO SOBRE LENGUAJE E INDEPENDENCIA

El escritor y académico de la lengua, José Rafael Lantigua, en una conferencia dictada en el Archivo General de la Nación dijo que el lenguaje independentista dominicano comenzó a germinar en la parte oriental de la isla de Santo Domingo con José Núñez de Cáceres, gestor de la independencia efímera.

Su conferencia sobre “La Independencia: lenguaje y visiones en la construcción de la nacionalidad”, dedicada a la conmemoración del 175 aniversario de la Independencia Nacional, fue organizada por la Academia Dominicana de la Historia y contó con la presencia de historiadores, académicos y profesores dominicanos:“Hay otros dos lenguajes en juego en este proceso: el lenguaje idiomático y el lenguaje eclesiástico, que son fundamentales en la visión que origina el lenguaje independentista”, dijo el escritor.

Precisó el conferencista que durante la dominación haitiana, de 1822 a 1844,la mayoría de los dominicanos se resistían a hablar elcréole o elpatuá de los ocupantes del poder. Subrayó que el lenguaje idiomático del español dominicano es lo primero que se integra al propósito de emancipación en la franja oriental de la isla. Y acotó: “El lenguaje eclesiástico no debe ser soslayado. Tiene una firme razón histórica. Los habitantes de la parte Este mantenían su fidelidad católica y, a diferencia de Haití, en nuestro territorio abundan los templos, conventos y cofradías religiosas, mientras que la nación haitiana permaneció por más de medio siglo sin aceptar sus gobernantes la presencia de la Iglesia Católica en su territorio y, en contraposición, alentó la formación de una práctica religiosa propia, criolla, sincrética, el vudú, que alimenta la creencia en los espíritus y en rituales provenientes de los esclavos africanos”, añadió el conferencista. Manifestó que a estos “lenguajes” se unía otro que ofertaba “un panorama de desaliento, de huida, de la realidad existente, de apremio por buscar otros horizontes, el lenguaje diaspórico o migratorio”.  Y precisó: “Cuando Boyer instala formalmente su dominio sobre nuestro territorio, que se extenderá por poco más de dos décadas, ocurre una desbandada poblacional”.

José Rafael Lantigua comentó los antecedentes haitianos de la dominación y el ascenso de Juan Pierre Boyer como presidente del país vecino. Y el impacto que su gestión política produjo en nuestro país: “Durante el largo y singular proceso que culminó con la proclamación de la República de Haití, el 1 de enero de 1804, catorce años después del arribo de Christophe a su segunda patria, los líderes del prolongado esfuerzo libertario haitiano habían consumido sus mejores energías personales en rebatiñas internas que al final llevaron a ese país a un caos político que afectó sensiblemente la unidad nacional”, dijo el ponente en su conferencia en el Archivo General de la Nación.

Precisó que la pelea entre los grandes líderes haitianos de la independencia había sido iniciada, sin dudas por el fundador de la República haitiana, Jean Jacques Dessalines. Dijo que las disputas entre los liderazgos de la época fundadora de la nación haitiana incluyen en una posición preeminente al único que había realizado estudios en Francia y que tenía condiciones como estratega político y militar: “Boyer es, pues, el dirigente haitiano que más nos interesa para poder entender el proceso de la emancipación dominicana. Todos los anteriores mantuvieron su férula ardiente y tenaz en nuestro territorio, pero es Boyer quien se plantea con mayor firmeza el propósito de haitianizar de modo definitivo a la parte oriental de la isla”, afirmó el orador.

Adriano Miguel Tejada, académico de la lengua y de la historia, presentó al exministro de Cultura, destacado ensayista y poeta dominicano.

Santo Domingo, Archivo General de la Nación, 24 de febrero de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *