ABSTRACCIÓN – REVERSA – AUTÓLOGO

Cuesta mucho trabajo saber lo que debe entenderse por abstracción en este texto. Para comenzar, la abstracción es la acción y efecto de abstraer o abstraerse
“. . .hay tantos arquitectos e ingenieros manejando taxi o sin trabajar en sus profesiones, que la inversión en la educación sigue siendo una ABSTRACCIÓN para muchos.”

Cuesta mucho trabajo saber lo que debe entenderse por abstracción en este texto. Para comenzar, la abstracción es la acción y efecto de abstraer o abstraerse.

Esa definición obliga a escrutar el significado del verbo mismo. El verbo abstraer soporta tres significados principales. Es una operación intelectual que permite separar las cualidades de un objeto para considerarlas aisladamente o para considerar el mismo objeto en su pura esencia o noción.

En la segunda acepción es: prescindir, hacer caso omiso. En sus funciones pronominales  es enajenarse de los objetos sensibles, no atenerse a ellos por entregarse a la consideración de lo que se tiene en el pensamiento. Hasta aquí llega lo vertido por la Academia regidora de la lengua.

Una abstracción no es lo mismo que lo abstracto, que denota alguna cualidad con exclusión de un sujeto o realidad concreta. Hay conceptos, nombres y cualidades abstractas porque se aplican a cosas, proyectos y deseos carentes de un aspecto real.

En el caso del texto citado hay que tomar el nombre abstracción como un concepto irreal, que no existe, que no tiene concreción. La educación en este caso es una elaboración de la inteligencia sin representación palpable, sin consecuencias concretas.

Esos “muchos” de la cita no retiran o perciben beneficios reales de la inversión en educación a que se refiere el columnista. No fue acertado el autor del texto porque ha demandado esfuerzo mental para poder despejar el  mensaje implícito con el uso de la palabra examinada.

REVERSA  

“Estamos inyectando en el ojo un esteroide, conocido como Kenalog que REVERSA  el proceso y recupera la visión”, indica el experto. . .”

La reversa es muy conocida de los dominicanos. Durante muchos años en el dialecto español dominicano se ha usado esa palabra para significar marcha atrás.

No solo usaban el vocablo reversa, sino que lo acortaban y en el habla popular decían “rivér” tal como aparece en la trascripción. Eso así porque el hablante sabía de algún modo que estaba utilizando un término que tenía alguna relación con el inglés.

Desde la edición del 1992 del DRAE, por lo menos, aparece la palabra del título para expresar la marcha atrás o el dispositivo para hacer que marchen hacia atrás los vehículos automotores. Lo que ha ido ensanchándose es la lista de países que usan la voz del inglés.

A pesar del uso de los dominicanos, todavía en la edición del 2001 del diccionario de la RAE no aparece este país entre los que utilizan la voz del inglés para este propósito. Es de esperarse que como la Academia es tan diligente, en un futuro próximo se subsane la omisión.

Ahora bien, en esta sección no se trata de observar detenidamente este uso de esta palabra. La intención es otra. Aquí se desea examinar el uso que se hace del término en un caso como el del texto de la cita.

En español legítimo reversar es repetir en el sentido de venir a la boca el sabor de lo comido. Según todas las apariencias, el médico que ofreció las declaraciones a la periodista (que no analizó) hizo una adaptación desafortunada de una voz del inglés. Eso se aclara más adelante.

En inglés cuando se expresa que una cosa regresa o vuelve al estado o condición anterior o normal se emplea el verbo intransitivo “revert” que transmite esa idea en esa lengua.

En español existe el verbo revertir que dicho de una cosa significa “volver al estado o condición que tuvo antes”. A veces llega uno a pensar que quien incurre en este tipo de error no tiene claro o no conoce bien el inglés ni el español.

AUTÓLOGO

“De las diferentes técnicas para realizar el injerto de cartílago, la más revolucionaria es la llamada trasplante AUTÓLOGO de condrocitos. . .”

Como acontece con mucha frecuencia, las nuevas técnicas para lograr avances en materia de implantes, injertos y trasplantes se hacen primero en los Estados Unidos de Norteamérica. Como una consecuencia de eso las denominaciones para esos procesos aparecen primero en inglés.

Una vez que se reconoce en el mundo científico el nuevo procedimiento, las demás lenguas tienen que acomodar un neologismo que se parezca por sus raíces al término que tratan de traducir.

La voz angloamericana es de uso muy reducido aun en la lengua inglesa. Es posible que con las nuevas aplicaciones del método ya conocido se logren muchos avances en el campo médico.

En inglés  el adjetivo “autologous” quiere decir “derivado del mismo individuo”. En este caso el mismo individuo es quien dona y recibe. Se conoce y se utiliza bastante para las transfusiones sanguíneas. Se emplea este método también para el trasplante de médula ósea.

Con este neologismo hay que entender que se usa auto como elemento compositivo que indica “por sí”, del modo en que se emplea en español para muchas otras palabras que se integraron hace largo tiempo al acervo del idioma.

El sufijo -logo se usa para aplicárselo a las personas que cultivan una ciencia, como es el caso del antropólogo. En el caso del inglés es probable que la adopción de la voz “autologous” obedezca a que el logo desciende del griego “legein” que entre otros significados soportaba el de “reunir”. Este reunir tiene relación con cosechar. En este último sentido es en el que se le retiene en inglés en varias palabras en las cuales figura como sufijo.

El “condrocito” también es un préstamo súbito a la lengua inglesa. En inglés es “chondrocyte” no es otra cosa que cartílago. Aquí lo que se toma es una célula del cartílago para realizar el injerto.

Si se suscitan casos como el estudiado en esta sección, no queda más remedio que hispanizar el vocablo del inglés eligiendo en lengua española la palabra que más se asemeja a la del inglés sin que con eso se contravenga el genio de la lengua española.

“Solo una lengua muerta permanece invariable, impermeable a los cambios y a la evolución, las lenguas. . .son mutables en su idiosincrasia, permeables a los influjos de otras lenguas. (…) Gracias a los avances técnicos los neologismos se difunden con sorprendente facilidad y encuentran eco en la prensa y la publicidad.” Estas expresiones las enunció Pedro García Domínguez en la introducción al libro “El neologismo necesario”, publicado por la “agencia efe” en el 1992.

SALSEAR

“La especialidad del grupo es la balada SALSEADA de éxitos como. . .”

En el ejemplo del empleo que se reproduce arriba, salseada funciona como adjetivo que acompaña a la balada; por lo tanto, modifica ese nombre de ritmo.

Es fácil entender que el texto se refiere a música. Esta “salseada” tiene relación con el ritmo conocido como salsa que hasta la Academia ha tenido que reconocer.

La autoridad de la lengua tipifica la salsa como un “género de música bailable, con influencia afrocubana, que ejecuta una orquesta acompañada por instrumentos tradicionales del Caribe y por uno o varios cantantes”.

El verbo salsear por sí mismo consta en el diccionario mayor de la lengua, pero con un solo significado. Para los académicos es entremeterse, meterse en todo.

En la cita esta salseada se refiere al ritmo y sería algo así como imprimirle o introducirle a la balada algunos acordes de salsa. Animar o dar sabor de salsa a la balada, ese es el sentido de este salsear.

Aparte de lo expuesto más arriba hay que hacer un espacio para un salsear que se ha escuchado en las conversaciones de los dominicanos. Ese salsear atañe directamente a la salsa que se añade a los alimentos, a la que adereza o condimenta las comidas.

El verbo salsear dominicano casi siempre se emplea en imperativo: “Salséame ese plátano salcochado que está muy seco”. Ya en el ejemplo viene dada la clave para entender la noción de salsear. Es añadir salsa a algo, mojarlo, humedecerlo. Este salsear se utiliza también para darle más sabor a algunos platos, para hacerlos más apetecibles.

DIPUTADO  

“Los DIPUTADOS de la oficina del alguacil de B. andan en busca de una persona que mató a puñaladas ayer a un hombre de 22 años en una pelea. . .”

Para cualquier lector común del español este trozo de literatura periodística significa que un representante elegido por votos anda tras el rastro de un criminal. Esto no se acomoda con el genio de la lengua, porque esa no es la tarea que por lo general desempeña un diputado.

Este disparate es el producto de un traductor improvisado que desprestigia a la vez la profesión del periodista y la del traductor. Incurre en ese error por descuido. Eso se demostrará más adelante.

El diputado español tiene ya femenino, la diputada. Es una persona nombrada por un cuerpo para representarlo. El diputado ante la cámara legislativa es elegido por voto popular y hay diputados de diferentes tipos.

La confusión proviene del inglés lengua en la que existe la voz “deputy” que tiene mejores traducciones al español que la encontrada en la cita. Esta voz del inglés se usa para designar  a una persona nombrada como sustituto con poder para actuar. Es un asistente que desempeña las funciones de su jefe cuando este está ausente. Por otra parte, también es el miembro de la cámara baja o de alguna asamblea legislativa de la misma manera que en español.

En el caso de la reseña debió emplear otros vocablos como: suplente, sustituto, ayudante. En el caso específico del comisario de policía se estila llamarlo ayudante. Hay que tener en cuenta que en inglés se utiliza la palabra para ayudar a formar lo que en español son los vicerrectores, los subgerentes, los vicegobernadores y oros funcionarios más.

APENDICITIS – APENDECTOMÍA

“El jardinero central de los Yankees fue dado de alta ayer, tres días después de que se sometió a una APENDICITIS.”

Lo de someterse a una apendicitis es casi un asunto de laboratorio. Es decir, algo que solo se produce en medio de condiciones controladas.

Si se piensa en el caso de la apendicitis, esta es una enfermedad que se produce, no se contrae por comunicación o contagio. Es una consecuencia de algunas condiciones.

Nadie se somete a una apendicitis. Es muy difícil que se pueda inducir una apendicitis en un paciente solo como experimento para estudiar las reacciones.

En la mayoría de los casos la apendicitis es un trastorno de la salud que indica que hay una inflamación del apéndice. En español el sufijo –ITIS indica inflamación.

Con mucha frecuencia quien padece de una apendicitis se ve obligado a someterse a una intervención quirúrgica (=operación) para que se le extirpe el apéndice.

Esa operación se conoce con el nombre de apendectomía. Esa palabra del campo de la medicina significa extirpación del apéndice.

No debe confundirse un concepto con el otro. Es muestra de mucha incivilidad idiomática confundir los dos términos que figuran a manera de título en esta sección.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *