De ahora en adelante

Las campañas publicitarias, sobre todo las políticas, de las que muchos esperamos ideas y propuestas, nos inundan demasiado a menudo con pequeñas frases vacías de contenido redactadas en un español gramatical y ortográficamente incorrecto. Es una demostración más de irrespeto a la ciudadanía que se ve obligada a leerlas y oírlas hasta la saciedad. Mucho más cuando esas consignas «se pegan» y empiezan a aplicarse a otros ámbitos de la vida diaria. Lo que estaba pensado para ser pasajero se establece entre nosotros. ¿Qué me dicen si no de los ubicuos *pa’ fuera y *pa’ lante?

La forma *alante es incorrecta; eso no impide que la oigamos cada vez con más frecuencia en la lengua coloquial. Si a esto le añadimos, para ambos adverbios (adelante y afuera), la contracción con la preposición para, hemos creado un monstruo sintáctico.

Como tantas otras modas que se recrean en lo vulgar suelen extenderse con facilidad y prontitud. No tienen mucha suerte estos adverbios. Hemos oído a muchos que presumen de leídos la expresión incorrecta *en lo adelante. Seguro que no tardará en ponerse de moda; sin embargo, parafraseando con admiración al gran académico Mariano Lebrón Saviñón, «usted no lo diga». En adelante debemos prestar atención a estos eslóganes que, al menos en su forma, demuestran en qué poca consideración nos tienen los que los promueven.

Envíe sus comentarios o preguntas a la Academia Dominicana de la Lengua en esta dirección: consultas@academia.org.do

© 2010 María José Rincón
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *