Aportes dominicanos al Diccionario

Cuando nos referimos al diccionario, los hispanohablantes aludimos, casi por antonomasia, al Diccionario de la lengua española de la Real Academia. Desde su nacimiento en 1726 muchos han sido sus defensores y muchos, y más ruidosos a veces, sus críticos. Se le achaca sin empacho la falta de atención a los vocablos propios del español de América, olvidando que, entre los diccionarios clásicos occidentales, es el que antes y con mayor ahínco ha reconocido el léxico diferencial: el aporte americano al léxico del español.
Es evidente que la colaboración de las Academias americanas de la lengua española ha rendido sus frutos. La riqueza léxica, que representa uno de los principales activos de nuestra lengua, por lo que supone de variedad expresiva y cultural, significa también uno de los grandes retos para los que hacemos diccionarios.

La labor que ha venido desarrollando la Academia Dominicana de la Lengua se aprecia si comparamos las cifras de dominicanismos registrados en las últimas ediciones del diccionario académico. La edición de 1992 recogía 190 palabras marcadas como propias de la República Dominicana; en la edición de 2001, la más reciente, pasan a ser 286. Este significativo aumento de la presencia dominicana es un reflejo del esfuerzo de nuestra corporación académica. Mucho mayor será nuestra aportación al Diccionario Académico de Americanismos que nos promete para este año la Asociación de Academias de la Lengua Española. Pero eso es harina de otro costal o bacalao de otro tonel.

Envíe sus comentarios o preguntas a la Academia Dominicana de la Lengua en esta dirección: consultas@academia.org.do

© 2010 María José Rincón
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *