CRÓNICA DEL ACTO DE INCORPORACIÓN DE GIOVANNY CRUZ DURÁN

La Academia Dominicana de la Lengua realizó el acto de incorporación del dramaturgo, narrador, ensayista e investigador cultural Giovanny Cruz Durán como miembro de número de la institución.  El académico Rafael Peralta Romero, como maestro de ceremonias, dio la bienvenida a los invitados y presentó a don Giovanny Cruz Durán resaltando su condición de dramaturgo, actor y narrador. Manifestó que la ADL lo incorpora por su condición de escritor profesional de la palabra escrita.

En el desarrollo de la actividad académico, el recipiendario Cruz Durán pasó a exponer su discurso de ingreso a la Academia Dominicana de la Lengua como miembro de número, titulado “La religiosidad popular dominicana. Su reflejo en la literatura y en la escena”.

Al iniciar sus palabras, Giovanny Cruz expresó su agradecimiento por la alta distinción que recibió al ser elegido académico numerario de la ADL: “Esta distinción se agiganta al saber que ocuparé la letra “L”, que antes perteneció al escritor, investigador, ensayista y académico Carlos Esteban Deive, Premio Nacional de Literatura. No es un secreto para nadie la gran amistad que nos unía. Además, juntos libramos muchas batallas culturales y sociales”. También agradeció al Dr. Bruno Rosario Candelier, quien lo juramentó previamente con las siguientes palabras: “A partir de este momento, usted queda oficialmente incorporado como miembro de número de esta institución, lo que implica para su vida intelectual, naturalmente, no solo una alta distinción sino el compromiso de identificarse con la institución, porque sin duda alguna es un alto prestigio que usted acaba de adquirir al formar parte de esta comunidad de intelectuales y académicos de la lengua. Y, desde luego, la institución espera que usted, no solamente sea un miembro activo de la institución, sino que también haga algo por ella desde sus dones, desde su talento y desde su creatividad. ¡Enhorabuena! Y me congratula recibirlo en esta casa de la lengua”.

En el desarrollo de su discurso de ingreso, el nuevo académico trató sobre la incidencia de la magia en la literatura nacional y comentó que en un impresionante número de ensayos, varios de nuestros escritores abordan el tema de la religiosidad popular dominicana, como lo hicieron Emilio Rodríguez Demorizi, Carlos Andújar, Dagoberto Tejeda, Enrique Patín Veloz, Carlos Esteban Deive, Marcio Veloz Maggiolo, Manuel Núñez, Bienvenido Álvarez-Vega y Fradique Lizardo, entre otros. Destacó que Carlos Esteban Deive, por ejemplo, recreó en muchas de sus creaciones literarias aspectos esenciales de nuestra religiosidad popular. Citó su obra Amanda, una realización escénica trascendente de nuestra religiosidad popular.

En su disertación subrayó que nuestros estudiosos de la literatura aseguran que Yelidá, de Tomás Hernández Franco, representa el inicio de la magia en la literatura profesional dominicana. En ese memorable poema un joven noruego se debate entre divinidades distintas de dos culturas, en que la insular predomina, ejemplo del sincretismo criollo.

En ese orden también comentó el habla en la religiosidad popular dominicana. Contó que varios estudios abordan el tema en la versificación de la lírica popular, y dijo que la tendencia mágica se manifiesta en buena parte de los hablantes de los sectores populares, predominando los versos octosílabos y endecasílabos.

Don Giovanny Cruz indicó que aún no se puede precisar, con indiscutido rigor, quiénes son realmente las entidades o dioses de la religiosidad popular dominicana: “¿Primitivismo ancestral que habita dentro de nosotros? ¿Manifestaciones de un instinto atávico? ¿Una generación atrapada entre dos universos paralelos? ¿Acaso seres que encontraron una ventana abierta para transitar entre el mundo de los muertos y el de los vivos sin saber exactamente quiénes son? No podría responder a estas interrogantes. Apenas presumir unas respuestas”. Y agregó: “Nuestra religiosidad popular es única y está en nuestro pasado africano, se ha mezclado con la cultura del conquistador y aprovechó la de nuestros taínos. Ahora es un presente que conquista, con astucia. su propio espacio. Se proyecta, indefectiblemente como fuerte manifestación cultural hacia el porvenir eterno de nuestra mitad de isla…”, dijo al finalizar su discurso de incorporación.

Manuel Núñez Asencio recibió a don Giovanny Cruz Durán, en nombre de la Academia Dominicana de la Lengua, como nuevo miembro de número. De inmediato, leyó su discurso de recepción y expresó que esta ceremonia ensalza el ingreso de un escritor en el templo que se consagra a la defensa de la lengua española, implantada en este Continente hace ya quinientos años, por vez primera, en el territorio que ocupamos los dominicanos.

El historiador y académico aclaró que don Giovanny Cruz pertenece a la escena teatral. Ha actuado en más de sesenta obras teatrales. En todos los grandes momentos del teatro dominicano ha estado presente: en las obras que montó el inolvidable director teatral Ramón Pareja, Sueño de una noche de verano, o de William Shakespeare; en los Quíntuples, del autor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez.  Y ha estado, además, como director teatral en más de cincuenta producciones dramáticas. “Yo tengo para mis recuerdos el montaje de sus obras Amanda, de Ángeles y demonios, Virginia y el inolvidable montaje de Dos viejos pánicos del cubano Virgilio Piñera”, dijo.

Contó que la estampa de Cruz Durán aparece en varias producciones cinematográficas dominicanas: en el largometraje Pasaje de ida, de Agliberto Meléndez, comparte escena con el actor y dramaturgo Rafael Villalona, maestro del teatro en Santo Domingo; con el pintor y actor Ángel Haché; en La vida de Enrique BlancoEl Rey de Najayo, de Fernando Báez Mella; en El teniente Amado, de Huchi Lora; en Biodegradables, de Juan Basanta; en Perico ripiao, de Ángel Muñiz, y en la película de Agliberto Meléndez, El color de la noche. Y subrayó Manuel Núñez: “Nunca Cruz Durán ha dejado las tablas. Ni la historia del cine, ni la del teatro dominicano pueden escribirse prescindiendo de su nombre”, dijo.

Este acto académico fue honrado con la asistencia de la ministra de cultura, doña Carmen Heredia, tres funcionarios del cuerpo diplomático del país y los académicos Manuel Núñez Asencio, José Enrique García, Tony Raful Tejada, José Rafael Lantigua y Miguel Solano.

Al finalizar la actividad, el secretario de la institución le impuso la medalla académica a don Giovanny Cruz Durán y se le entregó el diploma de incorporación donde se consigna su elección como miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua.

 

Palabras de Bruno Rosario Candelier en el acto de incorporación de Giovanny Cruz

Esta fecha del 10 de agosto de 2021 es de alta significación para la Academia Dominicana de la Lengua por este acto de incorporación de un nuevo miembro de número de nuestra institución. En efecto, oficializamos la entrada del nuevo académico de la lengua, don Giovanny Cruz Durán, elegido por el voto mayoritario de los miembros de número de la corporación. A partir de este momento, Giovanny Cruz Durán forma parte de esta institución como académico de la lengua con la categoría de miembro de número. El hecho de ser académico numerario se suma la categoría de miembro correspondiente de la Real Academia Española, cuando las autoridades de la RAE consignen su entrada en nuestra corporación. En ese tenor, me complace formalizar la incorporación de Giovanny Cruz a esta institución. Para que quede el testimonio escrito de este acto le entrego de inmediato el diploma que así lo consigna: “La Academia Dominicana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española, fundada el 12 de octubre de 1927 con su lema “La Lengua es la Patria”. En atención a  sus méritos lingüísticos y literarios, su aporte al arte de la creación dramática y su labor cultural a favor del desarrollo intelectual y estético de nuestras letras, esta corporación ha convenido nombrar a Giovanny Cruz Durán, individuo suyo en la categoría de miembro de número, y para que así conste se expide el presente diploma firmado por el director, Bruno Rosario Candelier, y refrendado por el secretario, Manuel Núñez Asencio, con el sello de la institución. Dado en Santo Domingo, República Dominicana, 10 de agosto de 2021”.  Me corresponde, en consecuencia, entregarle a usted, don Giovanny Cruz Durán, este diploma para que lo conserve como testimonio de que a partir de este momento usted queda incorporado oficialmente como miembro de número de esta institución, lo que implica para su vida intelectual, naturalmente, no solo identificarse con esta institución, porque sin duda es un alto prestigio que usted acaba de adquirir al formar parte de esta comunidad de intelectuales y académicos de la lengua. Y, desde luego, la institución espera que usted, no solamente sea miembro activo de esta institución, sino que también haga algo por ella desde sus dones, desde su talento y desde su creatividad. ¡Enhorabuena, don Giovanny! Y me congratula recibirlo en esta Casa de la Lengua.

 

Palabras de Giovanny Cruz Durán: Es un honor, don Bruno Rosario Candelier, un honor recibirlo de usted, uno de los intelectuales que en mi vida he admirado y respetado. Le aseguro que estaré trabajando tanto por nuestra lengua como por esta Academia. He dicho y escrito que el premio más importante de un escritor es este y es más que cualquier premio, porque es un reconocimiento al más acto concepto de lo que manejamos los escritores: la palabra. Santo Domingo, Academia Dominicana de la Lengua, 10 de agosto de 2021

 

Datos biográficos de Giovanny Cruz Durán. El escritor dominicano Giovanny Cruz Durán es miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua. Autor de obras de teatro y ficción, también ha sido director teatral. Ocupa el sillón I que en vida ocupara al escritor Carlos Esteban Deive. El nuevo académico de la lengua es narrador, dramaturgo, ensayista, investigador cultural, guionista, actor y director teatral. Sus obras se han presentado en República Dominicana, París, Madrid, Barcelona, Costa Rica, Moscú, Puerto Rico, Islas Vírgenes, Argentina, Miami, Venezuela, New York y Boston. Varias obras suyas aparecen en antologías. Alfaguara publicó su libro Los cuentos del otro. Ha ejercido la crítica artística. Ha dirigido y escrito varias obras teatrales. Ha obtenido premios como director, actor y productor teatral. En 1994 ganó el Premio Casa del Escritor Dominicano. Dos veces ha ganado el Premio Nacional de Dramaturgia y el Premio Anual de Cuentos. Sus publicaciones son las siguientes:

Narración: “Carrusel de duendes difuntos y olvidados”, “Los cuentos del otro”, “La parca que espera en el camino” y “Códices en las cortesías de mis libros”.

Dramaturgia: “Teatro en un acto”, “Teatro intenso”, “Los diablos”, “Amanda”, “La virgen de los narcisos” y “Duendes y locos de las dunas”; entre otras.

Disertaciones: “William Shakespeare: ¿genio suplantado?”, “María Félix y la aristocracia del talento”, “El teatro revolucionario de Juan Pablo Duarte”, “Un punto de encuentro entre Shakespeare y Cervantes”, “Códigos y enigmas de Cristoforus Columbus”, “Premisas inmutables para la construcción del personaje”, “Historia de la dirección teatral” y “¿Cabe Dios en el universo de la física cuántica”?

Poesía: “Areítos, cantos sagrados entre el cielo y la tierra” e “Intimidades”.

Guiones de cine: “Un café en la calle El Conde”, “Amanda”, “El diablo ya no vive aquí” y “Juana la vegana”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.