Cómo emplear qué/que, por qué/porque, porqué/por que

Por Tobías Rodríguez Molina

Existen en nuestra lengua española, y eso lo notamos con frecuencia, palabras o pares de palabras que a muchos usuarios confunden al momento de escribirlas. Por eso es bueno, es útil que les prestemos una esmerada atención, ya que aun en textos producidos por veteranos escritores y gente de prestigio por su nivel cultural,  aparecen usos que reflejan confusión.  Les presentaré los aspectos teóricos y ejemplos prácticos que contribuyan a aminorar o a resolver las dudas cuando les toque escribir  textos  en los que se usen esos términos. Presentaré los pares en el orden en que aparecen en el título de este ensayo, empleándolos en el contexto en que se emplean  para una mayor asimilación de los mismos. Pasemos a verlos por separado.

  1. Qué. Esta palabra con tilde se emplea en las oraciones interrogativas y exclamativas si ella es también interrogativa o exclamativa, como en casos parecidos a estos: a) ¿Qué te encomendaron que le compraras a tu tía?  ; b) ¡Qué contenta se puso mi tía con el regalo que le llevé! c) Samuel no sabe qué regalo le llevé a su tía. (En los tres casos, al funcionar el “qué” como interrogativo o exclamativo, lleva marcada la tilde).
  2. Este “que” desempeña varias funciones: a) la de pronombre relativo haciendo referencia a su antecedente, como en este ejemplo: El joven que te acompañó al salir del estadio es amigo mío. ; b) la función de encabezador de la proposición subordinada sustantiva de objeto directo en una oración compuesta como esta: Ella quiere que le saques una copia de este poema. ; c) la función copulativa equivalente a y. Ejemplo: Miguel Martínez, que no Juan Pérez, fue el que llegó primero.  (Este “que” copulativo no es muy usual en la actualidad).
  3. Por qué. Se usa este par de palabras, separadas y con el “qué” acentuado, en las oraciones interrogativas y exclamativas. Ejemplos: a) ¿Por qué no llegaste a pie a ese lugar tan cercano?; b) Quiero saber por qué no vino tu hermano contigo. c)  ¡Por qué sería que José se fue tan disgustado!  (Esta oración es exclamativa que expresa sorpresa, pero también tiene matiz interrogativo).
  4. Es la palabra que se emplea para responder a la pregunta “¿Por qué…?” y también a la expresión exclamativa   “¡Por qué…!” Véanse estos ejemplos: 1. ¿Por qué no terminaste el trabajo que te asignaron?  Porque recibí una llamada urgente  de mi casa antes de terminarlo; b) ¡Por qué tontería se enoja ese hijo tuyo!  Ciertamente, se enoja porque le llamé la atención delante de ti.
  5. Porqué. Esta palabra interrogativa equivale en su dignificado a la razón, el motivo, la causa, y se emplea precedida del artículo definido “el”. Fijémonos en el siguiente ejemplo: No comprendo  el porqué de su  tardanza en llegar a la cita acordada.

Hay que tener cuidado con este caso pues algunas personas tienden a confundirse y escriben “el por qué”,  posiblemente desorientados por la similitud semántica de ambos, ya que expresan lo mismo, es decir, la razón, el motivo, la causa.

  1. Por que. En esta expresión va implicado el relativo “que”, equivalente o sustituible por “el cual”, “los cuales”, “la cual”, “las cuales”. Véanse estos ejemplos: 1. La razón por que no llegó a tiempo fue que él sufrió un accidente cuando venía en su carro.  Si hacemos la sustitución  del “que”, la redactaremos de este modo: La razón  por la cual no llegó a tiempo fue que  sufrió un accidente cuando venía en su carro.   El motivo por que no asistió a clase tuvo que ver con el fuerte aguacero caído hoy.  El “por que” de esta oración se puede cambiar por “por el cual”, manteniendo la concordancia con “el motivo”. La misma quedaría redactada así: El motivo por el cual no asistió  a clase tuvo que ver con el  aguacero caído hoy.

Estas palabras expuestas teóricamente y  con ejemplos sencillos, y que son objeto de frecuentes preguntas de parte de estudiantes y profesionales, deberán borrarles dudas a los que lean con atención estas anotaciones. Así  habrá  usuarios del español cada vez más competentes y con un mayor prestigio como escritores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.