Tendencia al empleo del yqueísmo y del ydesqueísmo con “Ojalá”

Por Tobías Rodríguez Molina

 

Se cuentan por miles (se dice que son 4000) las palabras del castellano que tienen origen árabe, muchas de las cuales empleamos diariamente, como son aceite, almohada, baño, limón, naranja, quintal.

Una de las palabras que proceden de esa lengua y que usamos con frecuencia  es “ojalá”. Esta tiene matiz religioso y significa, por los elementos constituyentes que la forman, “Si Dios quisiera” o “Quiera Dios”. En el uso español expresa un deseo del que habla hacia aquel con quien intercambiamos,   nos comunicamos o en quien pensamos.

Así, cuando decimos “Ojalá que te vaya bien en tu viaje”, expresamos “Queremos que te vaya bien en tu viaje”. Pero por la implicación religiosa que tiene “ojalá”, como lo acabamos de decir,  por su origen árabe, implícitamente queremos significar “Quiera Dios”  o “Nos gustaría que Dios quisiera” que te vaya bien en tu viaje.

Pasando al plano sintáctico, que es lo que quiero exponer esta vez, diremos que la oración “Ojalá que te vaya bien en tu viaje”, está constituida por una oración compuesta de dos proposiciones, una que es la principal, y la otra que  es una subordinada adjetiva con función  de objeto directo. La principal es “Ojalá”=Queremos=Quiera  Dios=Nos gustaría que Dios quisiera; y la subordinada de objeto directo “que te vaya bien en tu viaje.” Esta última, la subordinada, en buen castellano, irá iniciada por “que”. Por esa razón, en toda oración iniciada por “Ojalá” la palabra que le debe seguir es “que”, al igual que como lo hacemos con “Queremos que…”, “Deseamos que…”, “Quiera Dios que…”

Es de notar que ninguno de nosotros dice ni ha oído decir “Queremos y…”, “Queremos y que…”, “Quiera Dios y que…”, pero con el empleo de “Ojalá” sí escuchamos a muchos decir “Ojalá y que…”, “Ojalá y…”, como en los casos siguientes:

  1. Ojalá y que te vaya bien en tu viaje.
  2. Ojalá y te vaya bien en tu viaje.

Al uso que aparece en el ejemplo 1,   se le ha dado el nombre de “yqueísmo”, y al que aparece en el 2, se le ha nominado “ydesqueísmo”.  En el “yqueísmo” se usa indebidamente  “y” delante del “que” que pide la sintaxis, y en el “ydesqueísmo” se elimina  “que” y en  su lugar se emplea  “y”.

Esos dos usos sintácticos, quebrantadores de la sintaxis tradicional del castellano, están apareciendo en el habla dominicana con mucha frecuencia, o mejor dicho, con extremada frecuencia. Para constatar lo que acabo de afirmar, vea y  escuche el canal Telesistema, en su horario de 6 a 8 de la mañana, dedicado a noticias, comentarios y entrevistas. Allí escuchará el “ojalá” con el empleo del “yqueísmo” y del “ydesqueísmo” de parte de una comunicadora.  Lo mismo sucederá en Colorvisión en el programa de 8 a 10, cuando la locuaz y joven comunicadora  usa “ojalá”.  A ambas comunicadoras, con su admirable fluidez expresiva, las escucharemos decir “Ojalá y …”, y “Ojalá y que…” Es muy probable que escuche “Ojalá y que…” en boca de otros muchos comunicadores y usuarios dominicanos, al igual que “Ojalá y…”, aunque también escuchará, como yo escuché en la Z101, y en emisoras de radio y en canales de televisión, el empleo de “Ojalá” en la forma sintáctica que nos dicta la norma, es decir: “Ojalá que…”

Además del “yqueísmo” y del “ydesqueísmo” usado con “Ojalá”, se da, aunque con menor frecuencia, el “desqueísmo”, que consiste en emplear “Ojalá” sin el “que”, como sería “Ojalá llegues temprano a La Vega”.

Está tan metido en el  hábito lingüístico de las dos comunicadores ya mencionadas, el emplear “Ojalá” alejado de la norma sintáctica, que es muy improbable escucharlas decir “Ojalá que…” Aparentemente ese uso lingüístico aparece empleado, tratándose de comunicadores, con mayor frecuencia, en comunicadoras. Y  decimos aparentemente al no existir ningún estudio con valor científico sobre este tópico, por lo cual solo podemos hablar de este fenómeno por simples apreciaciones.

Ahora bien, ¿cuál pudiera ser el origen del uso de “Ojalá y que…” Es probable que ese empleo  provenga de la presencia de una “y” en una oración formada por 3 proposiciones articuladas por la principal representada por “Ojalá”, y dos subordinadas de objeto directo, que a su vez van coordinadas mediante “y”, como lo podemos visualizar en el siguiente ejemplo:

“Ojalá que tengas éxito en tu diligencia y que regreses temprano a tu casa.”

Como se puede ver en ese ejemplo, la segunda proposición tiene “y que” obligatorio por la coordinación existente entre la primera proposición “que tengas éxito en tu diligencia” y la segunda proposición “que regreses temprano a tu casa”. Quizás por algún tipo de “contagio”, provocado por el “y que” de la coordinación,   se  comenzٕó  a emplear “Ojalá” seguido de  “y que” a pesar de no haber coordinación.

De acuerdo a lo antes expuesto, debe quedar claro que la sintaxis del español no permite “y” en la primera subordinada. Por lo tanto, no debe decirse ni:

  1. Ojalá y que te vaya bien.
  2. Ojalá y te vaya bien.

Ni tampoco debe suprimirse “que” después de “Ojalá”. Es por eso que debe decirse:

-Ojalá que te vaya bien. (Pero no: “Ojalá te vaya bien”, como a veces se le escucha decir a algunos usuarios de nuestro “Ojalá” en programas de una alta audiencia).

¿Seremos capaces de rectificar el desacierto de emplear el “yqueísmo” y el “ydesqueísmo” y comenzar a usar a “ojalá” con su “que”, diciendo “Ojalá que…”?

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *