El acento diacrítico en los monosílabos

Por Tobías Rodríguez Molina

 

Por el hecho de que  a  las palabras monosílabas no se les marca acento o tilde porque no se pueden someter a las reglas generales, que suponen palabras de más de una sílaba, existe la regla general que dice que “los monosílabos  no se acentúan.” Pero esa regla tiene su excepción que es  la que tiene que ver con el acento diacrítico, el cual se puede definir del siguiente modo:

“El acento diacrítico o tilde diacrítica es el que se emplea para distinguir los significados de palabras, frecuentemente monosílabas, las cuales son regularmente tónicas (las que se resaltan en la pronunciación), mientras que las otras son átonas en el habla.” (Google). En esta definición se afirma, entre otras cosas, que las palabras a las que se les aplica la regla del diacrítico son mayoritariamente monosílabas. Ciertamente las bisílabas son: como, cuando, donde, cuales, quienes y el trisílabo adonde, mientras que los monosílabos son 12. Del acento diacrítico  de bisílabos  no me voy a ocupar en este artículo, como queda indicado en el título.

Ante todo se presentará un listado de  monosílabos no acentuados y  de uso frecuente, a varios de los cuales algunos usuarios les ponen tilde  a pesar de que no están en el grupo de los que sí llevan la tilde diacrítica. Veamos:

Dan, den, des, di, dio, dios, do, fue, fui, fe,  fio,  guio, guion,  ni,  van, ven, vi, vio, ves, ved, vez,  sed, ley, dos, tres, seis, diez, cien, mil, miel,  pan, pie, piel,  paz, Luis, luz, san,  sal, sien, sin, son, sol, sor, soy, en, es, un, la, las, le, les, lo, los,  no, o, a, tan, ten, ti. Y como una muestra de que algunos usuarios tildan palabras monosílabas que no pertenecen al grupo de monosílabas a las que se les aplica la regla de la tilde diacrítica, véase el siguiente ejemplo: “Camila me dió un poco de las que a ella le dieron.” (Una profesional de Santiago, R.D.). Ese monosílabo “dio” no se acentúa en español.

A continuación aparecen los pares de monosílabos que existen en español a los fines de la  aplicación del acento diacrítico. En listado de los pares,  se copiará primero el que lleva la tilde. Veamos.

-Él (pronombre personal): Ya él dijo todo lo que iba a decir.

El (artículo): Llegó el padre de Daniel desde Dinamarca.

-Tú (pronombre personal): Tú le dijiste bien claro cómo llegar hasta allí.

Tu (adjetivo posesivo): Me enteré de que vas a publicar tu libro.

-Mí (pronombre): A mí me lo dijeron y no lo creí.

Mi (adjetivo posesivo y nota musical): Mi padre me enseñó a reconocer la nota mi.

-Sí (pronombre y adverbio de afirmación): El que todo lo quiere para sí es un egoísta; claro que sí.

Si (condicional y nota musical): Si tocas bien ese si, subirás la nota de esta quincena.

-Dé (forma  verbal): Es urgente que usted le dé la ayuda a ese necesitado.

De (preposición y nombre de la letra d): El profesor  de Ana explica el origen de la letra de.

-Sé (forma verbal): Desde ayer ya sé lo que debo hacer.

Se (pronombre): Saúl se fue muy contento después de la reunión.

-Té (una bebida): El té que me hiciste estaba sabroso y me cayó muy bien.

Te (pronombre): Te lo dijeron y no lo creíste aunque era cierto.

-Más (adverbio de cantidad): Si te esfuerzas más, obtendrás mayores éxitos.

Mas  (conjunción adversativa): Todos salieron animosos, mas no todos lograron la meta.

-Qué (pronombre interrogativo y exclamativo): ¿Qué quieres ahora? ¡Qué fastidioso eres!

Que (encabezador de proposición  y relativo): Quiero que el niño que se fue vuelva de nuevo.

-Quién (pronombre interrogativo y exclamativo) ¿Quién vino? ¡Fíjate quién vino!

Quien (pronombre relativo e indefinido): El niño de quien te hablé vino con quien quiso.

-Cuál (pronombre interrogativo y exclamativo): ¿Cuál de ellos es? ¡Mira cuál es!

Cual (pronombre relativo y comparativo): El libro del cual te hablé es cual un poema.

-Cuán (adv. interrog.  y  exclam.; apócope de cuánto): ¿Cuán alta es la mata? ¡Cuán alta es!

Cuan (enfático, apócope de cuanto): Cayó al suelo cuan largo era.

Como una muestra de que no es extraño encontrar que usuarios de un nivel sociocultural avanzado no siempre aplican las normas del acento diacrítico, presento el siguiente caso: “La encuesta fue realizada a estudiantes universitarios para dar  a conocer que tanto influye la tecnología en el diario vivir de la juventud.” (Estudiante universitario en un informe). Si se observa la frase “que tanto”, se notará que el “qué” irá acentuado porque es el pronombre interrogativo, aunque usado en forma indirecta pero que, a pesar de eso,  ser acentuado.

Después de haber visto este tema del acento diacrítico en los monosílabos, espero haber orientado lo suficiente a quien lea y asimile  lo que le presenté  esta vez. Si eso sucede, deberán ser menos los errores que los que usted pudiera haber cometido antes de leer estas notas orientadoras.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *