Reduzcamos los desaciertos propios conociendo y analizando los de otros

Por Tobías Rodríguez Molina

En asuntos referentes al manejo de una lengua, podría aplicarse la frase bíblica dicha por Jesús frente a los acusadores de la mujer adúltera: “El que esté libre de pecado  que tire la primera piedra”. Ciertamente, todos, quien más quien menos, comete sus fallos o desaciertos. En esta ocasión se ofrece una gran variedad de ellos, los cuales, al ser corregidos, nos pueden ayudar a enmendar los nuestros convirtiéndonos así en mejores usuarios de nuestra lengua española.

Pasemos, pues, a conocer los fallos tomados de personas en su mayoría de un nivel sociocultural alto, a la vez que vayamos asimilando la forma que nos acerca a un uso cónsono con  lo pautado por la gramática del español.

  1. “Las compañías de seguro no renovan una póliza si no se presenta un certificado del saldo de la prima.” (Comentarista de un canal capitaleño). Ese verbo, que el  comentarista lo expresó “renovan” debiendo ser “renuevan”, pertenece a un grupo de verbos, como soldar, contar, soñar, sonar, renovar, etc., que diptongan la “o” en “ue” en las personas gramaticales del presente de indicativo, del subjuntivo y del imperativo cuando la “o” estaría en una sílaba tónica. Eso pasa con “renuevan”, que al ser  la “o” de “renovan” tónica, hay que convertir ese verbo en  “renuevan”.
  2. Carmina Estética Profecional es un centro de distribución de esa pomada.”(Anuncio promocional). No se sabe quién escribió “Profecional” con ese error, aunque habrá que suponer que no pudo ser una publicitaria al ser ese desacierto demasiado elemental.
  1. “No obstante a eso, tenemos que seguir hacia adelante.” (Comentarista deportivo). Ese comentarista adolece de una dificultad relacionada con la expresión “no obstante”, que no necesita la preposición “a” para relacionarse con los demás elementos de la oración. Aclaremos lo anterior reconstruyendo el presente ejemplo: “No obstante la situación dificultosa que estamos pasando, tenemos que seguir hacia adelante.” Como puede verse, no hizo falta la preposición “a”.
  1. Habría que chequear esa área en específica.” (Receta Médica de la Z). El desacierto en esta oración consistió en poner a concordar “específica” con “área” creyendo que la primera es un adjetivo que debe concordar con “área”. Pero esa no es la realidad, pues se trata de la frase adverbial “en específico”, que no sufre variaciones concordantes.
  1. “Lectura del Libro del Esclesiástico.”(Lector en una Misa). Muchos lectores realizan la que pudiera llamarse una “cuasi metátesis” al pronunciar la palabra “israelitas” como israelistas y también “Eclesiástico” como Esclesiástico y otras más.
  2. “Es admirable con la fe y devoción que acogía a los niños.” (Un predicador). En este ejemplo nos encontramos con el llamado “traslaconqueísmo”, consistente en trasladar “con”  del relativo “con  que” colocando “con” delante de la palabra referida, que en este caso es “la fe”. Esa oración, para estar bien construida, tiene que expresarse “Es admirable la fe y la devoción con que acogía a los niños.”
  1. “Van haber altas y bajas en la vida de todos.” (Profesor universitario). A este profesor universitario le faltó poner la preposición “a” en la expresión “Van a haber”. Además, pluralizó “van” siendo impersonal, por lo cual por cual debió decir “Va a haber”.
  1. “Tenemos que negarnos a sí mismos.” (Un predicador). Al tratarse en este ejemplo de la persona gramatical “nosotros”, el  predicador debió decir “Tenemos que negarnos a nosotros mismos.”
  1. “Pompeo felicitó a la República Dominicana con motivo a la conmemoración de la Independencia Nacional.” (Lectora de noticias de canal capitaleño). En el presente caso se expresó “con motivo a la conmemoración” en vez de “con motivo de la conmemoración”. Se trata aquí de la llamada “rección gramatical”, que, de acuerdo con el Diccionario Enciclopédico Vox 1, Larousse (2009), es la “Relación existente entre dos términos del texto tales que uno, llamado regido, depende del otro, llamado regente.” Ejemplos de palabras regentes y regidas son “dividido entre”,  “multiplicado por”, “originario de”.
  1. “Esta es la situación que se encuentra esta comunidad.” (Reportero de canal de la capital dominicana). En esta oración aparece el “desenqueísmo”, pues se eliminó “en” y se usó solamente  “que” en vez de “en que” después de “la situación”.
  1. “Eso es lo que nos va jadar la posibilidad de cambiar nuestra realidad.” (Abogado y dirigente político dominicano). Ese “nos va jadar” es un caso extraño de ultracorrección, ya que  ese abogado realizó una aspiración con  la palabra “va” que no tiene “s”, pues la expresión  correcta es “nos va a dar”.
  2. “Hay otra cosa a favor nuestra.” (Programa del sábado de la Z). Este hablante realiza una desacertada concordancia entre “nuestra” y “cosa”. Esa palabra “nuestra” está usada en lugar de “nuestro” o “de nosotros”.  La oración completamente correcta debe ser: “Hay otra cosa a favor nuestro.” (O “a favor de nosotros”).
  3. “Presiona para conocer la primer fruta.” (Publicidad digital). El adjetivo numeral ordinal “primero-primera permite que el adjetivo masculino “primero”, cuando acompaña, antecediéndolo, a un sustantivo masculino, se reduzca a “primer” (primer día, primer ingrediente); pero el femenino “primera” no sufre reducción, por lo que  mantiene la marca del femenino. Por eso debió escribirse: “Presiona para conocer la primera fruta.”
  1. “Se procedieron a hacer los exámenes correspondientes.” (Médico de la capital dominicana). En esta oración se cometió el desacierto de pluralizar el verbo impersonal “se procedió” como si fuera un verbo con sujeto. Si le ponemos el sujeto “Ellos” o “Los profesores”, entonces  el verbo sería “procedieron”.
  1. “…no solo el alza del tipo de cambio está afectando el mercado, si no la no disponibilidad de la divisa.” (Noticia en Diario Libre). El redactor de este fragmento de noticia confundió la expresión condicional negativa “si no” con la palabra adversativa “sino”, que es lo que debió escribir en ese caso.
  1. “Hay que ayudar a las autoridades en relación a esta situación que se ha presentado.” (Comentarista de un canal capitaleño). La sintaxis del español prescribe que no debe usarse “en relación a”, sino “en relación con” o “con relación a”. Por eso el comentarista debió haber expresado “Hay que ayudar a las autoridades con relación a (o en relación con) esta situación que se ha presentado.”
  1. “Los jóvenes están disgustado por su exclusión al diálogo.” (Titular de CDN). Al igual que en el caso 9, aquí se presenta un caso de “rección gramatical”, pues hay “exclusión de algo” y no “exclusión a algo.
  1. “Hubo un acto con motivo a la conmemoración de la fiesta de la Independencia Nacional.” (Reportera de AN7). También la reportera de ese canal cae en el desacierto de la “rección”  Se celebra o se festeja algo “con motivo de algo”, pero no “con motivo a algo”.
  1. “De acuerdo al funcionario, en estos momentos se está haciendo un mapa de la paciente.” (Noticia Diario Libre). En nuestro español existen las expresiones “de acuerdo con”, empleada para persona, y “de acuerdo a”, usada cuando no se trata de persona. Por eso se dice “de acuerdo con el funcionario” y “de acuerdo al capítulo 5”. Pero se puede usar la expresión para persona también para ese último caso, por lo cual  se pude decir “de acuerdo con el capítulo 5”. Al respecto, algunos entendidos en sintaxis recomiendan que sería preferible emplear “de acuerdo con” para emplearlo tanto para persona como para no persona.
  2. Hoy esto sucede diferente en comparación de lo que sucedía antes. (Ministro religioso; usó tres veces seguidas “en comparación de…). De nuevo aparece otro caso de “rección”, en vista de que se empleó “en comparación de” en vez de “en comparación con”. Hay que saber que “se compara con algo” y no “se compara de algo”. Posiblemente el religioso se confundió con “se separa de algo”, como sería el caso de “se separó del grupo”.
  1. “Para estas elecciones nuestro partido tiene la moral en alta.” (Un político dominicano). Ese político creyó que “alta” era un adjetivo que concuerda con “moral”, y por eso usó “en alta”, pero en ese contexto se trata de la frase verbal “en alto”. No hubiera cometido ese desacierto si hubiera dicho “nuestro partido tiene la moral alta”. Así  “alta” sería adjetivo y  concordaría con “moral” en género femenino y número singular.
  2. “En este recinto hay cuatros escáneres.” (Reportera de Colorvisión). Hace varios meses apareció en la Academia Dominicana de la Lengua un artículo de mi autoría en el que se trató el tema de la no concordancia de los números cardinales. Algunos de ellos tienen “s” y otros no, pero no por la concordancia, sino porque la lengua los ha creado así. Por eso se dice “seis escáneres” y “cuatro escáneres” porque “seis” existe en español con “s”, pero “cuatro” no existe con “s”.
  3. “Se está dirigiendo a un recinto que funcionan cuatro colegios electorales.” (Reportera de Colorvisión). En este ejemplo aparece el tan común caso del “desenqueísmo” en la expresión “a un recinto que funcionan”; se le ha eliminado “en” al relativo “en que” (o “en el que”). (Puede decirse también “en donde funcionan”).

Ciertamente, como ya vimos  por los diferentes desaciertos que hemos visto y analizado, muchos usuarios de nuestro español se desvían del correcto empleo en casos que, poniendo un poco más de cuidado, pudieran ser eliminados en sus producciones orales y escritas. Y creo que el cuidado pudiera estar dirigido a revisar varias veces lo que uno produce y va a ser publicado o  expuesto al público que nos lee o escucha. Me decía hace unos días un prestigioso lingüista y escritor que, antes de él publicar un libro, lo revisa hasta diez veces. Al respecto, creo que ese  proceder es muy valedero y deberíamos todos aplicarlo revisando no quizás diez veces, pero sí por lo menos varias veces.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *