Desaciertos variados presentes en tesis y libro en etapa de corrección

Por Tobías Rodríguez Molina

Con cierta frecuencia corrijo tesis de estudiantes de diferentes carreras y de diferentes centros de educación superior. Asimismo corrijo libros de profesionales de profesiones diferentes y algunos de ellos con varios libros ya publicados. Uno esperaría una diferencia muy marcada entre los desaciertos de un estudiante de término y los de  profesionales ya veteranos y con una gran experiencia en la escritura de libros. Pasemos a ver, en concreto, los desaciertos en ambos redactores.

Nos detendremos  primero en los desaciertos presentes en la tesis.

  1. “Queda evidenciado la alta tasa de niños y niñas a los cuales se le coarta su derecho a la educación.” (Tesis de estudiante de Derecho). Un primer desacierto aparece en “evidenciado”, adjetivo que debe tener terminación femenina (“evidenciada”) por su concordancia con “la tasa”, que es un sustantivo femenino. Eso es  algo elemental para un estudiante nativo y criado en nuestro país y que ya finalizó la educación superior.  Otro desacierto lo constituye el “le”, variante pronominal que hace referencia a “niños y niñas”, por lo cual se hace necesaria la pluralidad de esa variante, la cual debe escribirse “les”. La falta de un buen dominio de ese caso está  ampliamente extendido entre los hablantes y escribientes de nuestro país.
  2. “A la institución que nos referimos es al Senado romano.” (Ídem). En este fragmento está presente el llamado “traslaalaqueísmo”, pues separa el relativo “a la que”, el cual debe aparecer en ese orden después del sustantivo “institución” y no intercalándolo entre “la” y “que. Este uso tiene amplia presencia entre los dominicanos aunque sean personas de un elevado nivel cultural.
  3. “La culminación del desarrollo del principio de la separación de poderes, vino hacer terminada en el año 1748…” (Idem). Entre el sujeto, que termina en “poderes”,  y el predicado, iniciado por “vino”,  el estudiante de Derecho escribió una coma sin que la exija ninguna regla referente al uso de la coma. Además, se confundió y  cometió el desacierto de escribir “hacer” en lugar de “a ser”.
  4. “…es difícil describir los métodos que tienen cada legislatura nacional para controlar a su poder ejecutivo.” (Idem). Parece que el sustentador de la tesis creyó que ese  verbo se refiere o concuerda con  “métodos” por su cercanía con ese sustantivo, ignorando que debe ser escrito en singular y ser “tiene”, ya que su sujeto es “cada legislatura nacional”, que  es un singular. Otra posibilidad latente es que ese universitario finalista piense que “cada legislatura” significa o es lo mismo que  muchas legislaturas y que por eso debe llevar su verbo en plural.
  5. “…aprueba el poder legislativo las nominaciones de los ministros o secretarios de estados.” (Ídem).  Ese complemento “de estado” no se pluraliza en ese contexto. Los que sí se pluralizan, como lo hizo con toda corrección el estudiante en este caso, son los nombres a los cuales se refiere ese complemento “de estado”. Pero sea que se pluralicen  o no esos nombres,  el complemento “de estado” no se pluralizará. Por eso se podrá escribir “ministro de estado” o “ministros de estado”.

Veamos a seguidas  algunos de los  desaciertos encontrados en el libro por el corrector de estilo, antes de la publicación del mismo, que fue el segundo libro que publica su autor, un abogado ya veterano y muy preocupado por el buen manejo del español.

  1. “…entonces la acción existiría aún después de haber sido dada una sentencia.” (Libro del abogado antes de su publicación). El desacierto que aparece en este ejemplo, que es muy frecuente en los usuarios del español en nuestro país,  lo constituye el “AUN” con tilde sin llevarla, pues no puede llevarla, ya que no equivale  a todavía, sino a incluso, y por lo mismo, no se tildará.
  2. “…se puede decir que por ante la jurisdicción civil se  ejerce varios tipos de acciones…” (Idem). El autor del libro pone a concordar el verbo “se ejerce” con “la jurisdicción civil, que es un singular y no con “varios tipos de acciones, que sí es el sujeto plural del verbo, y que por eso debe ser “se ejercen”.
  3. “La excepción de nulidad fue planteada por escrito fuera del tribunal y en un momento que ya había pasado la audiencia…” (Idem).  En este fragmento del libro nos encontramos  con el llamado “desenqueísmo” porque se eliminó “en”  al relativo “en que”. La parte constituida por el antecedente y  el  relativo debe escribirse “en un momento en que” ya había pasado la audiencia.
  4. “El tribunal civil ordinario de primera instancia tiene competencia para conocer asuntos de carácter civiles.” (Idem). El desacierto de poner a concordar un adjetivo perteneciente al complemento del  núcleo (un sustantivo) con este y no con el núcleo del complemento es muy frecuente en los hablantes y escribientes dominicanos, como aparece en este caso. Se debe escribir “asuntos de carácter civil”. Si se va a concordar a “civil” con “asuntos” tenemos que eliminar, en el presente contexto, el sustantivo “carácter” expresando solo “asuntos civiles”.

Como pudieron ustedes darse cuenta,  una de las  dificultades mayores de esos dos autores de textos tiene que ver con la concordancia en varias de sus facetas, lo cual indica que no importa que uno  sea un  estudiante de término y el otro un profesional, como lo es el autor del libro, con estudios de especialidad y siendo autor de libros, ambos tienen dificultad para emplear adecuadamente las normas de la concordancia. En mis artículos que ya han aparecido en la Academia Dominicana de la Lengua  y en La Información, se han citado decenas de usuarios de un nivel sociocultural medio y principalmente alto y en todos ellos aparece la dificultad del manejo de  la concordancia. Por lo tanto, la tarea de mejorar nuestro manejo del español nos toca a todos, porque “el que esté libre de desaciertos que presente un artículo sin errores de concordancia”, pero elaborado sin ayuda de un vecino.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *