Reflexión sobre la obra de Jit Manuel Castillo

Por Jacqueline Pimentel

 

Al abocarnos a expresar nuestro parecer con respecto al discurso de incorporación de Fray Jit Manuel Castillo de la Cruz, como miembro correspondiente de la Academia Dominicana de la Lengua, titulado «De la palabra hablada a la palabra hablante: experiencia mística y poesía», quiero partir del epígrafe que consigna el autor del texto citado, al inicio de su trabajo, a saber:

Hay palabras que dividen y palabras que aúnan. Palabras que explican un todo desintegrado y palabras que transmiten su mensaje como un conjuro a la persona ‒no solo a su inteligencia‒ auditora. Las hay de origen artificial, susceptibles de arbitraria definición, y las hay que siempre fueron recién nacidas ‒no fabricadas‒, como un milagro; porque son regalos de Dios (aun cuando en boca humana) y no factura de los hombres. Hay palabras que aíslan y limitan. Otras que hacen transparecer en un solo objeto la total inmensa Realidad, menudas conchas en las que resuena el océano de la infinitud.1

Las razones en las cuales me apoyo para comenzar mi reflexión, son las siguientes: primero, el propio autor del artículo que revisamos dice que este epígrafe sintetiza la esencia de su trabajo, pues este aplica los postulados de Merleau-Ponty en su libro Fenomenología de la Percepción referente a los nexos existentes entre la experiencia mística y el lenguaje poético, razón por lo cual Jit Manuel asegura que “podemos afirmar que quien ha experimentado la vida en su dimensión mística y nos comparte su vivencia poéticamente, pasa de “la palabra hablada” a “la palabra hablante”. En segundo lugar, considero que este inicio deja claro que las ideas presentes en el artículo analizado tienen fundamento, no solo en la experiencia del autor, sino también en los estudios que acerca de esta relación existente entre la experiencia mística y el lenguaje, han sido objeto de análisis de acuciosos investigadores, los cuales cita en su ensayo.

En este ensayo, el lector podrá develar cómo la profunda experiencia mística que ha vivenciado el autor le sirve de soporte para erigir un entramado de significaciones que se traducen en sus “palabras hablantes”, es decir, en un nuevo uso de la lengua, donde las palabras adquieren o reflejan la autenticidad que emana de su ser, de su persona, en virtud de que al pronunciarlas pretende aportar al entorno que le rodea.

El doctor Castillo de la Cruz fundamenta sus planteamientos a partir de la observación metódica de su experiencia, de otros líderes espirituales o intelectuales que han transitado por el sendero de hurgar en su mundo interior, y, a la luz de los principios de la Divinidad, expresar el impacto que le produce su relación con la realidad, con todos los seres vivientes, con el Cosmos, con la Divinidad; entre los cuales menciona al chino Lao Tse, el maestro sufí Husayn Ibn Mansur (858-922) Al- Hallaj, y el sabio hindú Gandhi.

Pero, sobre todo utiliza la pesquisa documental, pues se apoya en numerosas citas y referencias de investigaciones rigurosas acerca del tópico que plantea en su texto.

Pude constatar que el autor de este ensayo se apoya mucho en las ideas de Merleau-Ponty, la siguiente referencia tomada del propio texto, es un claro ejemplo de que ese autor refleja el pensamiento del doctor Castillo de la Cruz, veamos:

“Esta constatación es la que lleva a Merleau-Ponty a diferenciar la palabra hablada de la palabra hablante. La palabra hablada es aquella que traduce expresiones ya adquiridas, la que nos llega en la envoltura vacía de un pensamiento ya expresado, porque se trata de una palabra ya constituida. La palabra hablante, en cambio, es aquella que es originaria y auténtica, la que expresa por primera vez una idea. Esta no repite o traduce un pensamiento preexistente, porque trae un pensamiento a la existencia”.

Para el autor de esta exégesis lingüístico-espiritual, es tan profunda esta vinculación entre la experiencia mística y el lenguaje que en una parte del texto podemos leer, lo siguiente:

“Así lo constata Jacques Maritain, cuando nos recuerda que: “La experiencia poética y la experiencia mística nacen cerca una de otra, y cerca del centro del alma, en los vivientes manantiales de la vitalidad del espíritu, pre-conceptual o supra-conceptual”.2

En su texto continúa profundizando en esta idea, para ello hace acopio de otra cita que refuerza la anterior, a saber:

“De ahí que, en términos lingüísticos, podamos sugerir la experiencia mística como un acto sintético de autor reflexión sin palabras, que se realiza en el espejo del propio ser. Cuando esto nos ocurre, irrumpe en nosotros la voz poética, y como sugiere Paul Fenton, “el habla transformada en silencio se (nos) convierte en luz, pensamiento, meditación y examen de conciencia”.3 

El doctor Jit Manuel concluye su reflexión, en torno a esta vinculación que existe entre la palabra hablada y la palabra hablante, asumiendo el postulado primordial de Mahatma Gandhi (1869-1948) cuando el sabio hindú, dice:

“Mi vida es mi mensaje”. Asegura que su anhelo mayor es convertirse o transfigurarse en las palabras hablantes que supongan significados auténticos y valiosos para quienes les rodean. Tal como expresa este fragmento tomado de Dogen Zenji (1200-1253): “Vaya a donde vaya, venga de donde venga, / el ave acuática pierde su rastro, / y sin embargo nunca olvida su camino”4.

  1. Karl Rahner, Escritos de Teología,Tomo III, Taurus Ediciones, Madrid 1961, p. 332-333.
  1. Jacques Maritain, La intuición creadora en el arte y la poesía. Kamleshdutta Tripathi, “De lo sensible a lo suprasensible: estética india tradicional: conceptos clave de rasa, dhvani y bhâva-anukirtana”, en Oscar Pujols y Amador Vega (Eds), Las palabras del silencio. Op. Cit.,p. 90.
  1. Paul Fenton, “El silencio como modo de espiritualidad en la mística judía”, en Oscar Pujols y Amador Vega (Eds), Las palabras del silencio…, Op. Cit., p. 42. En paréntesis es nuestro para hacer más coherente la oración.
  1. Citado por Javier Melloni, Voces de la mística,Op. Cit., p. 53.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *