OFELIA BERRIDO ABORDA LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Ofelia Berrido presentó una charla sobre la inteligencia artificial y la narración literaria en la que ponderó el paradigma mimético de Aristóteles, que ha sido utilizado por creadores de los nuevos mundos tecnológicos para componer narrativas artificiales. El imaginario es reemplazado por el paradigma productivo a través de redes neuronales artificiales. Advirtió que estamos en riesgo de que se arranque de raíz el legado de la narrativa humana que deja huellas del sentir y de la historia de los pueblos. Y así, el mundo del silicio, de los algoritmos y  de  los chips crean una imaginación artificial que escribe la nueva literatura.

Se trata de la creación literaria de la era de las máquinas:“Danza virtual de contenidos programados, narrativas creadas quien sabe con qué fines ulteriores. Palabras y frases seleccionadas por su valor probabilístico y su fin ulterior. Calcos transformados por programaciones. Literatura convertida en data desmembrada y unida en forma de narración. La creación  tendrá otro significado. Es realizada por la Inteligencia Artificial  que suplanta la mente humana en su más altruista función, la de crear arte como expresión del espíritu”.

La académica de la lengua dijo que las empresas tecnológicas penetran con sus máquinas para la creación de un nuevo mundo donde la verdad puede no tener valor. Todo es programado. Todo es data, convertida en información y en conocimiento probabilístico. Indicó que como escritores, al refutar la imitación, sin origen (nombre) o con origen falso, reconocemos que más allá de la máscara hay una cara omniabarcante. Al ir desapareciendo los modelos convencionales de imaginación, nuestras nociones del sí mismo y de otros se volverán cada vez menos seguras. Comentó que los sentidos nos traicionan ya que todo se vuelve indiferente:“Lo desconocido (las máquinas y la automatización) se ha vuelto familiar y lo nuevo habitual. En todas partes se sospecha las maquinaciones del mundo de hoy, pero el silencio es general. Los pocos despiertos claman en el desierto y su retórica no tiene trascendencia. Estamos muy ocupados con banalidades, jugando los juegos que juega la gente”, comentó la narradora.

-¿Qué hacer frente a la lógica de la posmodernidad, época de las máquinas que se acompaña de su propia ideología con el aplazamiento interminable y el retroceso infinito de las libertades humanas? -se preguntó la charlista, y ella misma respondió: “La “singularidad” (IAS o inteligencia artificial sobrehumana) se va haciendo visible a medida que se multiplican exponencialmente la tecnología y sus efectos. Los significados desaparecen, todo es igual. Y mientras el abismo está a dos pasos, vivimos la ceguera de Saramago. La intuición grita, pero todos estamos ciegos y sordos”, comentó la escritora dominicana ante un público espectador que parecía estupefacto.

Santo Domingo, 20 de junio de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *