PANEL DE LITERATURA DEL GRUPO MESTER DE LA ACADEMIA

Encabezado por su coordinador, el novelista y académico Manuel Salvador Gautier, los escritores que integran el grupo Mester de Narradores de la Academia Dominicana de la Lengua participaron en el panel titulado “La narrativa como recurso didáctico”, en el marco de la Feria Internacional del Libro, celebrado en la Ciudad Colonial de Santo Domingo.

Para albergar las palabras que expresaron los escritores de la ADL, la hermosa edificación colonial que es el Museo de las Casas Reales, dio aliento a los mensajes que resaltaban el rol que juega el significado de las palabras para hacer posible no solo el conocimiento de las cosas, sino para desarrollar el pensamiento, la capacidad de análisis y la creación de los hablantes inmersos en el proceso de aprendizaje. En ese tenor, el enriquecimiento léxico, el dominio del significado de los vocablos, así como la adquisición de una conciencia lingüística a través de la lectura de libros, constituyen los ejes centrales de las exposiciones de los académicos de la lengua.

Emilia Pereyra enfocó la lectura como la base para el dominio de una lengua: “La lectura es el fundamento que estimula y enriquece la imaginación del escritor”, dijo la novelista y académica, y reiteró que quien quiera aprender bien una lengua, escribir o expresarse con efectividad, debe explorar los mundos presentes en los libros.

Ángela Hernández inició su alocución invitando a leer con el propósito de enriquecer el léxico, pues el dominio de los significados de las palabras es esencial para entender y dominar la lengua, con miras a adquirir mayor calidad de aprendizaje del idioma, de manera que nuestras competencias comunicativas sean más desarrolladas y complejas: “La calidad educativa depende esencialmente del fomento de la lectura, pues no habrá revolución educativa, si no hay lectores que comprendan lo que leen y escriben, incluso, lo que escuchan”, enfatizó la charlista.

Rafael Peralta Romero ponderó las ventajas de la lectura para coadyuvar en la construcción de estructuras sintácticas adecuadas cuando los hablantes han de hacer uso de las palabras. Destacó el rol de la lectura en la conformación de mensajes coherentes, claros y precisos, lo cual contribuye a la cohesión y unidad, a la secuencia u orden lógico de las ideas que organizamos en un determinado discurso.

Saludó el hecho de que los libros usados para enseñar la lengua española hagan uso de textos literarios o expositivos, como una estrategia para que el estudiantado se apropie del orden adecuado en la combinación de las palabras en el plano morfosintáctico. Sin embargo, deploró que el estudiante solo pueda acceder a fragmentos de las obras, pues las editoras prefieren evitar el pago por derecho de autor, en caso de que incluyeran el texto completo, en menoscabo del alumno, quien pierde la oportunidad de disfrutar los textos.

Miguel Solano introdujo la nota distendida del panel con anécdotas jocosas para ilustrar su exposición, centrada en la necesidad de fortalecer la «conciencia lingüística» entre los hablantes. Es decir, incubar en el hablante el afán por conocer su lengua. Al destacar la importancia de la conciencia lingüística, insistió en el hecho de que cada usuario de la lengua debe manejarla eficientemente, pues debe adecuarse a las diversas situaciones de comunicación en las cuales se desenvuelve.

El impacto que las nuevas tecnologías provocan en el desarrollo lingüístico de los hablantes fue el tema abordado por Ofelia Berrido, con el propósito de llamar la atención sobre un fenómeno de la actualidad, la enajenación de la comunicación netamente humana para dar paso a la experimentación discursiva denominada “narrativa artificial”. Se preguntó si estamos ante esta realidad, porque en cierta forma existe el riesgo de perder la parte humana que deja su impronta en el producto artístico, ya que considera que esta literatura, creada por máquinas, basadas en un lenguaje donde predominan los algoritmos, en desmedro de los factores espirituales, axiológicos, éticos y emotivos, que son intrínsecos a la naturaleza humana, que la reducen a una data, podrían sumergirnos en un mundo angustiante, no liberador, como a la sazón ocurre con la creación artística, en tanto espejo del alma y pasión del artista. Berrido alertó sobre lo difícil que sería deslindar y mantener la imaginación activa, frente al avance de las máquinas y las posibilidades de manipulación de nuestro discurso que se pueden derivar del mal uso de las mismas. No obstante, reconoció las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías para acercar las distancias y el tiempo de comunicación entre los hablantes.

Manuel SalvadorGautier dijo que los pueblos nunca dejan de experimentar con el fin de ampliar sus conocimientos y resolver sus problemas de la manera más expedita posible. La ampliación de la cultura nacional proviene de dos fuentes, la nativa y la extranjera: “Para lograr la ampliación de la cultura tradicional con las fuentes nativas se identifican los elementos históricos y actuales que la integran y se determinan las maneras que pueden aprovecharse en beneficio de la comunidad. En la primera mitad del siglo XX, tres narradores iniciaron este proceso en nuestro país: Juan Bosch (Camino real, La mañosa), con su preferencia por contar las vicisitudes de la clase social más baja, logró que los dominicanos se sensibilizaran a sus penurias y entendieran que debían prestarles atención. Virgilio Díaz Grullón (Crónica de Alto cerro y Los algarrobos también sueñan) introdujo los temas psicológicos, los cuentos fantásticos y una crítica a la dictadura.  Y Manuel del Cabral (Compadre Mon) trató varios temas, desde el criollismo hasta el futurismo, en un despliegue de imaginación. Con ellos, la narrativa dominicana cubrió temas y motivos diversos, y comienza una trayectoria que alcanzó gran importancia con autores como Manuel Rueda (Papeles de Sara), Marcio Veloz Maggiolo (El buen ladrón La mosca soldado); Lupo Hernández Rueda (La generación del 48 en la literatura dominicana), y otros”.

Santo Domingo, ADL, 11 de mayo de 2019.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *