No puedes venir “a pies” ni estar “de pies”

Por Tobías Rodríguez Molina

Creemos  conveniente, para los que usamos la lengua española o castellana,  que  ofrezcamos algunas orientaciones o pautas referentes al uso de algunas expresiones adverbiales. Pero antes que nada, creo de rigor que le echemos un vistazo a la definición de  adverbio. Recordemos que el adverbio es  una palabra invariable  que califica o determina la significación de  un verbo (Si vives bien, no morirás mal), de un adjetivo (Ella es muy estudiosa), y de otro adverbio (Llegó demasiado pronto).

El adverbio, tal como  lo vimos en las oraciones dadas anteriormente entre paréntesis (bien, muy, demasiado) está constituido por una sola palabra, mientras que las expresiones o frases adverbiales están formadas por más de una palabra, pero cumplen la misma función que el adverbio.

Y  de algo más debemos estar claros: tanto el adverbio como las frases adverbiales son formas de la lengua que no podemos variar a capricho poniéndoles  “eses”, como sucede con “a pie”,  que muchos convierten en “a pies”;  o “de pie”, a la que algunos  transforman en “de pies”; o quitándoles la “s” que llevan, como “a oscuras”, que la dejan “a oscura”; o “en un abrir y cerrar de ojos”,  a la que “le extraen” la “s” de los  ojos, diciendo “en un abrir y cerrar de ojo”.

A continuación veamos algunas expresiones adverbiales del español con su significado:

  1. al pie de la letra: significa “igual”, “exactamente”, “literalmente”;
  2. en un abrir y cerrar de ojos: significa “rápidamente”;
  3. a oscuras: significa “ sin luz”, “sin iluminación”;
  4. de antemano: significa “con anticipación”, “anteriormente”;
  5. a pie: significa “no montado”, “caminando”.

En general, los usuarios del español en República Dominicana, con excepción de los pertenecientes al nivel sociocultural bajo, normalmente  empleamos con propiedad y corrección los adverbios y frases adverbiales. Sin embargo, hay dos frases adverbiales que un porcentaje muy elevado de hablantes y escribientes nuestros no  saben emplear en  la forma pautada,  pues las pronuncian  y  escriben  “a pies” y “de pies”.

Es por eso  que casi siempre escuchamos a nuestros hablantes corrientes y aun a algunos  profesionales y presentadores decir: “Pónganse de pies para recibir a nuestro invitado de hoy”. También solemos escuchar a muchos dominicanos decir que “a pesar de que  la distancia  es muy larga para llegar hasta aquí, todos vinieron a pies.”

El paso del huracán Irma dejó evidencias del bajo dominio que tiene un alto porcentaje de dominicanos de la concordancia y, en concreto, de algunas  frases adverbiales. Un titular de esos días decía: “Tenemos 32 provincias en alertas.”  El titulador, confundido posiblemente por la cercanía de “provincias”, que está en plural, quiso concordar  “alerta” con provincias, ignorando que “en alerta” es una frase adverbial sin s,  o  que las frases adverbiales no tienen concordancia.

Después de este repasito de gramática castellana, podremos emplear un poco mejor las expresiones adverbiales, pero como estas  son muchas,  lo mejor que podemos hacer es que, cuando estemos escribiendo algún texto,  le  echemos  una ojeada a la lista de adverbios y frases adverbiales para no ponerles ni quitarles ninguna “ese”. Esperamos escuchar cada vez a más dominicanos, especialmente a los de un mayor nivel académico, decir “de pie” y “a pie”,  y no “de pies” ni “a pies”.

© 2019, Tobías Rodríguez Molina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *