Concordancia dificultosa para muchos

Por Tobías Rodríguez Molina

Existen en nuestra lengua castellana  muchos casos que no todos los que la tienen como propia los dominan fácilmente. Y no solamente en el caso de los verbos haber en su empleo impersonal, sino en varios casos más, como los que vamos a tratar en esta ocasión.

El primero de esos casos es el que encontramos en expresiones como esta: “Yo soy de los que creo que eso es imposible de llevarlo a cabo.” Esa “perla” de concordancia salió de labios de un veterano comunicador de un programa de comentarios y noticias de TELEANTILLAS. Pero, por coincidencia, mientras escribía el anterior ejemplo de error de concordancia, iniciando este párrafo, recibí una llamada telefónica de una profesora que labora en una prestigiosa universidad de Santiago de los Caballeros, para invitarme a una reunión. Al  expresarle los motivos por los cuales yo  no podía complacer su amable invitación, me dijo: “Yo soy de las que creo que hay que hacer un esfuerzo para asistir a ese tipo de reuniones.” En relación con este caso,  es de advertir que, aunque no se conoce un estudio estadístico del mismo, la percepción es que la mayoría de usuarios dominicanos no se atienen a las reglas de la concordancia que exige la pluralización del verbo de ese tipo de oraciones.

Para aclarar cómo debemos expresarnos en ese tipo de construcciones sintácticas, analicemos el ejemplo antes expuesto, que no debe ser “Yo soy de los que creo…, sino “Yo soy de los que creen…” Veamos en detalles el análisis:   Muchos  creen en algo. Yo soy uno de ellos. Por lo tanto, yo estoy entre ellos; yo me cuento entre ellos. Yo estoy entre los que creen en ese algo y somos muchos. Por eso,  “yo estoy entre los que creen…”, que es lo mismo que decir “yo soy de los que creen…”

Además, para poder usarse el verbo “creo” habría que cambiar la expresión que estamos analizando por una parecida a esta: “Hay muchos que creen, y yo lo creo también, que eso es imposible de llevarlo a cabo.”

El siguiente caso lo extraje de un libro que corregí  y que ya  fue publicado. El autor, aunque es un competente  profesional  del derecho y muy preocupado y ocupado en el uso correcto del español, no pudo manejar  como hubiera sido su deseo, el siguiente caso de concordancia y escribió: “La  demanda a breve término es una figura jurídica de la menos tratada por los autores dominicanos.” (Libro de derecho antes de ser publicado). Veamos la frase escrita con toda la corrección sintáctica: ”La demanda a breve término es una figura jurídica de las menos tratadas por los autores dominicanos.” Es decir, que esta figura jurídica y otras muchas son de  las figuras jurídicas menos tratadas por escritores de temas referentes al derecho.

Si ustedes se dan cuenta, este caso de concordancia que les acabo de presentar  es prácticamente el mismo que les presentamos y aclaramos al inicio de este ensayo, como lo verán a continuación. Esa figura está entre las figuras jurídicas que no se tratan mucho por los juristas dominicanos. Por lo tanto, existen otras figuras más aparte de esa. Es decir, son muchas las figuras jurídicas que  son poco tratadas incluyendo la demanda a breve término, la cual, por esa razón,  está entre las menos tratadas, que es lo mismo que decir “es de las menos tratadas por los escritores dominicanos  de temas jurídicos.”

Ante ese panorama  que nos ofrecen algunos dominicanos, me fue satisfactorio encontrar un ejemplo semejante al que estamos presentando y analizando, aparecido en un periódico digital de Venezuela,  expresado con toda la corrección debida. Leamos el ejemplo: “Yo soy de los que piensan que hay que agotar hasta el último recurso para que, mediante un proceso electoral limpio, se consiga un  cambio de gobierno.” (Enrique Capriles, El Nacional Home). Y este otro caso también de un venezolano. Lo tomé de una entrevista realizada por un comunicador de ese país a un exmilitar de alta graduación; aquel dijo: “Yo soy de los que piensan…que estas gentes son  corruptas e incapaces para manejar el problema eléctrico.”

A ese caso de concordancia  que una cantidad considerable de usuarios de nuestra lengua española  no maneja de forma exitosa, deben ustedes  prestarle  atención para acercarse a un mejor manejo de su rico idioma. Eso espero de parte de ustedes, estimados lectores.

Estos casos que  les he presentado podrán borrarles dudas y dificultades que muy probablemente muchos de ustedes arrastran y les perturban cuando se expresan tanto oralmente como por escrito. Una vez más espero contribuir a que muchas personas deseosas de mejorar y usar cada vez mejor su rico idioma de acuerdo con las pautas del castellano del mundo y de nosotros los dominicanos, lo logren rendidamente.

© 2019, Tobías Rodríguez Molina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *