FUNDÉU GUZMÁN ARIZA DICTA CHARLA SOBRE LENGUAJE JURÍDICO

Fundéu Guzmán Ariza impartió un curso de redacción al personal de la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo, del 26 al 28 de junio, con el tema «Los errores más frecuentes del lenguaje jurídico dominicano».

El salón Hermanas Mirabal del Palacio Nacional fue el escenario donde Fabio J. Guzmán Ariza y Ruth J. Ruiz, presidente y coordinadora, respectivamente, de Fundéu GA, compartieron con una veintena de participantes entre los que se encontraban el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal, la subconsultora, Jimena Conde Jiminián, así como los miembros del equipo jurídico y parte del personal administrativo de la entidad estatal.

En la primera jornada, Guzmán Ariza presentó una introducción al contenido del taller, compuesto de seis ejes temáticos: Derecho, lengua y lenguaje jurídico ideal, Códigos  y herramientas del español jurídico, Ortografía, Léxico, Gramática y Revisión de un reglamento reciente del Poder Ejecutivo. Asimismo, informó que este tipo de actividades se enmarcan en la misión de Fundéu Guzmán Ariza, una iniciativa de la Fundación Guzmán Ariza Pro Academia Dominicana de la Lengua entre cuyos objetivos se encuentra impulsar el buen uso del español en la República Dominicana, y cuentan con la asesoría de la Academia Dominicana de la Lengua, el apoyo logístico de Editora Judicial y el patrocinio del bufete Guzmán Ariza, abogados consultores.

A seguidas explicó a los participantes, con el auxilio de diapositivas, la estrecha relación que existe entre el derecho y el idioma en que se expresan sus reglas. Recalcó la importancia de que el jurista dominicano se preocupe por dominar el lenguaje jurídico español, conociendo y aplicando sus reglas.

También describió las cualidades del lenguaje jurídico ideal, que son la comprensibilidad, sencillez, claridad, precisión, concisión, coherencia y corrección.

Guzmán Ariza dio paso a Ruth J. Ruiz, quien presentó un repaso de los códigos lingüísticos y herramientas del español indispensables para un buen uso de nuestro idioma, tales como el Diccionario de la lengua española, el Diccionario del español dominicano, la Ortografía de la lengua española, la Nueva gramática de la lengua española, y el Diccionario panhispánico de dudas.

Como obras de referencia específicas del español jurídico la expositora recomendó el Libro de estilo de la Justicia (Madrid, Consejo General del Poder Judicial, 2017), el Diccionario del español jurídico (RAE) y El lenguaje de la Constitución dominicana (Fabio Guzmán Ariza, Santo Domingo, Editora Judicial, 2012). También hizo referencia al Diccionario panhispánico del español jurídico (Real Academia Española y Consejo General del Poder Judicial, Madrid: Santillana, 2017).

A continuación la charlista explicó a los participantes la forma de navegar en las versiones de estas obras que están disponibles para su consulta en línea. Así, mostró cómo entrar a la Ortografía, el Diccionario y la Gramática académica para ver su contenido y usar las herramientas que ofrece la página electrónica de la RAE para buscar dentro de estas obras el tema o la regla que desee consultar. En este punto, algunos de los presentes hicieron varias preguntas; por ejemplo, cómo consultar la regla que indica el uso de minúscula en la escritura de los cargos y otros puntos de interés.

Ruth Ruiz concluyó su presentación relatando los diferentes servicios de consultas lingüísticas disponibles para responder las dudas que les plantean los usuarios, incluso a través de las redes sociales. Estos son el Departamento de «Español al día», de la RAE; la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) de España; y, del país, la Academia Dominicana de la Lengua y Fundéu Guzmán Ariza.

Esta primera jornada cerró con la reflexión de que ningún jurista debe ejercer sin tener a mano y consultar los códigos y obras de referencia de la lengua española con la misma asiduidad que los códigos jurídicos.

   En la segunda jornada se abordaron la  ortografía, el léxico y las trabas más comunes para la comprensión de los textos oficiales. Guzmán Ariza analizó los errores ortográficos y léxicos más frecuentes en el lenguaje jurídico y administrativo de la República Dominicana, pero antes explicó qué es la ortografía y cuáles aspectos de la escritura regula.

Mostró, con abundantes ejemplos tomados de la Constitución dominicana y de reglamentos y decretos recientes del Poder Ejecutivo, las principales fallas que se advierten en la redacción jurídica y normativa: mal uso de los signos ortográficos, abuso de las mayúsculas, abuso de la coma, errores en el uso de la tilde, preferencia por los extranjerismos, etc. Al explicar caso por caso en qué consistió el error del texto modelo y la regla que debió aplicarse, el expositor mantuvo en vilo al auditorio en todo momento.

La jornada terminó con algunas reflexiones y la promesa de enviarles por correo electrónico algunos artículos adicionales sobre la comiosis (uso indebido de la coma) y sobre el gerundio de posterioridad, para su discusión en la clase siguiente.

   En la tercera jornada se enfocó el estudio de la gramática (sintaxis) y la revisión de un reglamento reciente del Poder Ejecutivo. En la primera parte de la jornada final, se abordaron las deficiencias gramaticales más evidentes en la redacción jurídica y normativa: defectos de coordinación, inversión del orden natural del discurso, la preferencia de la voz pasiva a la voz activa, el uso inadecuado del gerundio, y otras fallas no menos irritantes.

Tras esto, Guzmán Ariza describió cinco pasos básicos para mejorar los textos largos y complejos: formar oraciones relativamente cortas; utilizar una sintaxis natural, un lenguaje sencillo (llano), un lenguaje conciso, y usar correctamente los signos de puntuación.

Finalmente, se tomó como modelo un reglamento reciente publicado en la página electrónica de la Consultoría y se mostró en pantalla con las marcas de las correcciones que previamente se hicieron al documento. De este modo se estudió, a la vista de un caso concreto, la verificación de los fallos lingüísticos expuestos a lo largo del curso. Como reflexión final, Guzmán Ariza enfatizó que para redactar textos jurídicos entendibles coherentes y correctos en los ámbitos jurídico y administrativo de la República Dominicana son necesarios por lo menos dos pasos de igual importancia: 1) aprender a usar los códigos lingüísticos de la misma manera en que se utilizan los códigos jurídicos (civil, comercial, penal, procesal civil, procesal penal, etc.), así como el resto de la legislación vigente; y 2) la elaboración de un manual de estilo para la Administración pública.

El consultor jurídico agradeció la impartición de este taller al personal a su cargo y exhortó a los presentes a atesorar y poner en práctica los conocimientos adquiridos para lograr un uso más consciente y depurado del lenguaje.

Santo Domingo, 29 de sept. de 2018.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *