Camada – avocar (abocar) – *catastrofizar – intervenir – perpetrador (*perpetuador) – interdisciplinario (*interdisciplinar)

CAMADA

“The H. concluyó que la primera CAMADA de solicitudes, la cual se originó en al menos dos direcciones IP del área de Miami. . .” (. . .) “CAMADAS posteriores se centraron en los  votantes republicanos de los dos distritos de la Cámara de la Florida”.

Esta camada que se reproduce aquí la sacaron de la manga de un prestidigitador. Algunos dirían que la arrastraron por los moños fuera de la cueva de las palabras. Es infortunado lo que han hecho al seleccionar este término. Más abajo se verá lo acertado de la aseveración al llamar de forma benévola “infortunada selección” la metedura de pata que es esta voz en ese contexto.

Todos los diccionarios están contestes en lo que camada significa. El Diccionario de americanismos  trae algunos significados propios de algunos países americanos, muy acertados por cierto, que tampoco avalan el empleo que se hace del vocablo del título en la reseña.

Una camada es y será el conjunto de crías de ciertos animales que nacen en el mismo parto. Es, también, el conjunto de cosas numerables extendidas horizontalmente de modo que puedan colocarse otras sobre ellas. En el registro coloquial es la cuadrilla de ladrones o pícaros.

En cuanto a significados regionales o en español nacional, en Argentina es el grupo de personas de edad similar, que en un período dado de la vida participan de experiencias comunes. De modo congruente con esta acepción se emplea camada en diez países más de la América Hispana. En otros países se amplía el concepto utilizado para animales y cosas a alumnos que pertenecen a un mismo curso o promoción académica.

Antes de cerrar esta sección hay que volver sobre el asunto del “conjunto numerable de cosas”. Esto así porque las solicitudes pueden colocarse unas sobre otras. Cuando se colocan otras cosas sobre las cosas numerables, se hace con propósito claro: para que no se rompan, en el caso de huevos, por ejemplo. O se hace para separar cantidades de esas cosas cuya cifra o clasificación se desea conservar bien delimitada.

Se solicita un poco de reflexión para evaluar lo que se propugna aquí. No hay necesidad de precipitación, aunque de modo vehemente se sostiene que la utilización del término es impropia en este contexto específico.

 

AVOCAR – ABOCAR

“R. y D-B. son miembros claves de grupos bipartidistas en el Congreso AVOCADOS a la reforma migratoria que legalizaría a más de 11 millones. . .”

Los dos verbos del título son legítimos inquilinos de los diccionarios del español común inventariado. La intención en esta sección es delimitar claramente los respectivos campos de acción y “de refilón” quedará evidenciado el uso erróneo que de uno de ellos se hace en la cita.

Avocar es un verbo cuya significación es solo una: “Dicho de autoridad gubernativa o judicial: Atraer a sí la resolución de un asunto o causa cuya decisión correspondería a un órgano inferior”. En derecho procesal es atraer o llamar hacia sí el juez, o tribunal, los autos para su conocimiento. En algunos sistemas jurídicos llaman certiorari este tipo de procedimiento: Es el recurso expedido por un tribunal superior a uno inferior solicitándole el envío al primero de los autos de un pleito para examinar los procedimientos y acordar lo que sea   arreglado a derecho.

Para los fines que se tratan de alcanzar aquí, solo se traerán con respecto del verbo abocar las significaciones que son pertinentes. Ese verbo indica reunirse varias personas para tratar de un asunto. Es entregarse con fuerza y entusiasmo a hacer algo, o dedicarse a la realización o consideración de un negocio.

En el  asunto que se ventila en esta sección ambos verbos son posibles. En uno, avocarse,  sería cuando llaman a sí el asunto de la reforma migratoria y por ende las instancias inferiores tienen que detener el conocimiento del asunto.

En la otra hipótesis sería cuando se lanzan de lleno a la tarea de ocuparse de la reforma migratoria. En este caso las demás autoridades que tratan del asunto no tienen que desasirse del negocio que estas personas, comité, o lo que sea, desea tomar para su estudio. El autor de estas reflexiones se inclina a favorecer esta solución para el caso de la cita.

 

*CATASTROFIZAR

“Olvidamos, olvidamos las lecciones, olvidamos todo, y al fin hacemos lo peor. Somos especialistas en catástrofes. CATASTROFIZAMOS todo”.

Con respecto de este verbo del título no se piensa que haya ignorancia del articulista. Lo que se presume que existe es intención de llamar la atención sobre el verbo. Es una invención que anda en busca de agrandar el fenómeno. Esta manera de exponer el asunto se deduce de la forma en que el articulista trae el tema, el modo de expresarse sobre lo tratado.

No obstante el que la intención sea obvia o presumida, hay que adentrarse en el estudio del verbo para que se sepa que no se utiliza de modo corriente en la lengua de todos.

En cuanto a sucesos, uno catastrófico es el que produce gran destrucción o daño; es el trágico y desgraciado de grandes proporciones que altera el orden. En lo concerniente a personas se convierte en una catástrofe quien defrauda absolutamente las expectativas que generaba. Referido a cosas es una de mala calidad o que causa pésima impresión.

El verbo del título no existe, de la misma forma que no existe tampoco el verbo *tragediar, ni el verbo *tragedizar. Para expresar este tipo de acciones o sentimientos en español se cuentan con muchas perífrasis verbales que satisfacen las necesidades del hablante y del escribiente.

Para terminar esta sección la única recomendación que puede hacerse es que cuando una persona que escribe de manera habitual en los periódicos sienta la necesidad de crear un verbo o un vocablo cualquiera, lo que procede que haga esa persona es que ponga esa palabra entre comillas o en cursiva para que se sepa que hay algo especial acerca de ella. Lo más sano en esos casos es que se reprima el impulso de inventar y se dé paso a una perífrasis reconocida.

 

INTERVENIR

“Al INTERVENIRLO, M. no supo qué responder y en la parte posterior de la camioneta se le encontró dos rollos de papel de techo. . .”

Sí, cuando se interviene a una persona lo que se hace es que se la opera, se la interviene quirúrgicamente. No parece que sea eso lo que el periodista trató de comunicar; esto se deduce del resto de la frase.

En un caso como el que se relata en la frase quien interviene es la autoridad, los agentes del orden público, que detienen e interpelan al intruso o sospechoso.

No puede discutirse que el verbo intervenir tiene varias acepciones de larga data; algunas de ellas en funciones de verbo transitivo y otras como verbo intransitivo.

La autoridad interviene cuando censura y examina cuentas como consecuencia de su poder. También interviene cuando dirige, limita o suspende actividades o funciones. Ejerce la acción del verbo cuando espía, después de autorización legal las comunicaciones privadas.

Los particulares intervienen en los momentos en que toman parte en un asunto; interponen su autoridad; interceden o median por alguien; cuando se interponen entre dos o más que riñen.

Una vez que se leen las principales significaciones del verbo examinado, no se encuentra asidero para que alguien utilice el verbo en una situación como la relatada en la reseña.

No hay que agregar gran cosa a lo ya escrito porque el alcance del verbo está muy bien delimitado. Lo que se recomienda es que se redacte con cuidado para no equivocar el mensaje.

 

PERPETRADOR – *PERPETUADOR

«A veces pasa que cuando una mujer denuncia el crimen el *PERPETUADOR del mismo no recibe el peso de la justicia”.

El primer pensamiento que cautivó la inteligencia fue comulgar con la voz *perpetuador porque a los ojos de un observador de la lengua no aparece como una invención descabellada.

En esta frase, salvo prueba en contrario, hay un error que más vale creer que fue tipográfico. Poner en este sitio una voz derivada del verbo perpetuar no le imprime sentido a la oración en cuestión. Es muy, pero muy probable que la articulista trató de escribir perpetrador que es otra cosa muy diferente de algo relacionado con lo perpetuo.

Perpetrador es el que perpetra. Perpetrar, a su vez, es cometer, consumar un delito o culpa grave. Después de leído lo que se propone, no hay lugar a duda de que fue un desliz de los dedos lo que produjo el sinsentido de la oración con el *perpetuador de la redacción. Una sola letra malogró el sentido de la frase.

 

INTERDISCIPLINARIO – *INTERDISCIPLINAR

“Es preciso utilizar la imaginación prospectiva, el imprescindible diálogo INTERDISCIPLINAR que nos ayude a combatir el complejo fenómeno de la corrupción. . .”

No es la primera vez que se encuentra esta voz del título; vale que se mencione que se la oye con mayor frecuencia que encontrarla en escritos. Aunque los diccionarios no consignan esta voz del título,  no es menos cierto que en su formación hay rasgos de una lógica. La pena es que las lenguas no sean siempre lógicas. Las dos afirmaciones anteriores se van a desarrollar en el cuerpo de esta sección.

No hay lugar a que se dude con respecto a la existencia del verbo disciplinar. El prefijo inter también es conocido en el español común. El problema con respecto de la voz del título es que no se trata con ella de llamar de un modo nuevo a la disciplina que rige entre congéneres; por  lo tanto, esa voz no tiene validez ni en el habla de algunos.

En los momentos en que se desea llamar con una sola palabra las relaciones que existen o se establecen entre varias disciplinas se utiliza el vocablo “interdisciplinario” que consta en el título como señal de opción en lugar del *interdisciplinar de la cita.

La disciplina a que se refiere el vocablo interdisciplinario es la ciencia, la materia que se enseñan en los centros de enseñanza institucionalizados. Se refiere a los conocimientos organizados y adquiridos que se transmiten mediante la enseñanza de un plan de estudios.

Existe la posibilidad de que en el texto copiado el articulista se refiriera a las disciplinas que se transmiten mediante las doctrinas, es decir, la disciplina moral enseñada para normar el comportamiento humano. Resulta difícil aceptar esta explicación dado el contexto en que se encuentra enmarcada la voz inventada.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *