FACETADA – SOBREPESO – OFICIAL PÚBLICA – GÓNDOLA – AGRESIVAMENTE

“Son joyas adornadas con perlas de los Mares del Sur y piedras FACETADAS.”

Tan pronto como el lector se toma el tiempo para leer la frase que se ha copiado más arriba, la última palabra le llama la atención porque reviste la forma de un participio pasado de verbo. Como consecuencia de la última consideración, hay que proceder a establecer si en realidad existe un verbo que pueda dar pié a que se forme un adjetivo como este basado en el participio pasado. 

El verbo en cuestión debería ser “facetar”, que según parece es de uso y admitido en algunos países, aunque la autoridad madrileña de la lengua no lo conoce. Lo que consigna el DRAE es un vocablo parecido al del epígrafe, y apunta que se emplea en México, es “faceto, ta” con funciones de adjetivo. En ese país significa “que quiere ser chistoso, pero no tiene gracia”. La segunda acepción es: presuntuoso. Hay quien asegura que en función de sustantivo, equivale a chiste afectado y sin gracia. Hasta aquí todo lo que se relaciona con la posibilidad de la existencia del verbo facetar.

La faceta más conocida en la lengua española es la que se refiere a “cada una de las caras o lados de un poliedro, cuando son pequeñas. Se usa especialmente hablando de las caras de las piedras preciosas talladas”. Esta significación es la clave para poder entender la utilización que se hace aquí relacionada con la joya. Con el auxilio de este significado se puede entender que es equivalente del verbo “tallar”, específicamente relacionado con las caras de las piedras.

Con respecto al vocablo faceta, la Academia asienta que desciende del francés facette. En esa lengua procede a su vez del término face, cara, y se aplica a las caras pequeñas de un objeto que tiene varias de ellas. En francés también se usa el vocablo en el campo de la joyería para las pequeñas caras que se tallan en las piedras preciosas, como un tipo de tallado.

La utilización de la palabra en el contexto parece acertada aunque no aparezca en el diccionario oficial de la lengua con ese significado. Hay que admitir que simplifica la comunicación y la comprensión porque procede de la misma familia que las demás que son aceptadas en el uso general de la lengua española. Hay que tener en cuenta además que en gemología se acepta la palabra “faceta” con la significación de “cada una de las superficies planas, pulidas, que componen la talla de la gema”.

En portugués existe el verbo facetar y tiene asignado el significado de pulir o tallar facetas sobre algo, sobre todo en piedras preciosas. En inglés existe el nombre y el adjetivo; ambos provienen del francés. En esa lengua el sustantivo facet es una pequeña superficie plana como la de una gema cortada. El adjetivo en inglés corresponde a “cortado o tallado de forma que produzca facetas”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *