DESDEÑO – EN SU DÍA – PENSIONAL – CONSISTENTE

“El DESDEÑO por los viajes internacionales había resultado ya en una caída del 13 por ciento. . .”

El verbo desdeñar es tratar con desdén a alguien o algo. Es también tener a menos el hacer o decir algo, juzgándolo por indecoroso. El desdeño es el mismo desdén que menciona la Academia en sus definiciones para el acto.


Como las autoridades de la lengua utilizan el vocablo desdén para dar la noción de lo que significa el desdeño, se hace necesario revisar el concepto. El desdén es la indiferencia y despego que denotan menosprecio.

Como se echa de ver de inmediato, hay gran distancia entre la actitud de los viajeros que manifiestan temor por los viajes internacionales, o que se sienten vejados por los registros a que son sometidos en algunos aeropuertos, y eso que escribió la periodista como una actitud de “desdeño”.

No hay sorpresa para el cuidadoso del idioma cuando encuentra que el uso y los diccionarios llegan al extremo de catalogar de “indecoroso o menosprecio” lo que ocasiona el desdén.

Quizá lo que cabía que se usara en este caso era el “desinterés”, y no lo que salió en la reseña. En realidad lo que existe es una falta de motivación en materia de viajes internacionales.

Para que fuera más ajustado a los sentimientos que prevalecen con respecto de los viajes, debió emplear una palabra más suave, con menos carga de vileza que la soportada por el vocablo que utilizó.

Entre los equivalentes para desdeñar, está “despreciar, menospreciar”. Lo que se desdeña se hace porque la cosa se considera insignificante. Presumo que esto no era lo que se proponía expresar la periodista.

EN SU DÍA 

“El grupo, QUE EN SU DÍA manejó prácticamente la mitad del tráfico mundial de internet. . .”

Aquí hay que consultar la bola de cristal para tratar de descifrar la intención del escritor que redactó la noticia, porque este “en su día” no encaja en este contexto.

En el español de todos, la expresión “en su día” significa “cuando corresponde o en el momento oportuno”. Lo que indica el empleo de la expresión es la oportunidad de hacer algo cuando es conveniente para el desenvolvimiento de los negocios o para el interés de lo que se trata.

Ahora vamos a entrar en el campo de las especulaciones. Dándole rienda suelta a la imaginación, como la noticia era acerca de una compañía norteamericana y la redactaron en la oficina de una de las más reputadas agencias de noticias internacionales, quizá es una traducción.

Como quizá es una traducción o adaptación de una noticia servida o leída en inglés, es probable que en inglés leyera el desaprensivo acomodador de noticias la palabra, heyday, y decidió interpretar con toda libertad lo que eso significa.

En lugar de lo que produjo debió escribir “auge, apogeo”. Este fenómeno de libre interpretación es algo que sucede con relativa frecuencia. Una persona que está encargada de leer noticias en una lengua y adaptarla a otra lengua se permite libertades de interpretación con respecto de algunos términos. Como consecuencia de lo anterior, lo que termina sirviendo no son noticias veraces, sino inexactitudes, exageraciones, y por ende, informaciones deformadas.

PENSIONAL

“Cientos de pilotos y empleados de la aerolínea colombiana Avianca tienen en vilo más de $93 millones de su futuro PENSIONAL en una corte de Nueva York como resultado de una. . .”

La prisa es mala consejera. Sólo cuando se redacta rápido, sin revisar, casi sin pensar, se puede llegar a incurrir en un error de este género.

En otras secciones se ha criticado la tendencia que hay en el español moderno a crear más palabras con la terminación –AL. No es que no haya palabras con esta terminación, sino que se exagera la nota con la influencia del inglés.

Es necesario hacer algo para detener esa fiebre que se ha apoderado de los redactores que lanzan vocablos recién sacados del horno de las palabras nuevas. Algunas de esas palabras no tienen razón de ser, otras en cambio, deberían ser recibidas con júbilo por la necesidad que hay de que existan.

A pesar de lo escrito en la última oración, la tarea de acuñar nuevas palabras es algo que corresponde a unos pocos, escogidos de la gracia, dotados de chispa y conocimientos, de mucho ingenio.

CONSISTENTE 

“. . .considerando que se trata de un país que socava de manera CONSISTENTE y a propósito el espíritu de esa entidad.”

Hace largo tiempo que el vocablo “consistente” se coló en el español de todos los días. No hay manera de convencer a los hablantes de nuestra lengua que en muchos casos el vocablo mencionado no se presta para rendir un servicio leal a la lengua.

Otra vez hay que insistir en que este “consistente” procede del inglés como muchas otras malas influencias. La presión de la lengua inglesa sobre la española viene agravada por el peso que tiene el dinero en el ámbito mundial. El inglés es la lengua internacional y debe su reputación al poder económico de los Estados Unidos de América del Norte.

Después de dejar bien sentado el asunto y bien parada la lengua española, se pasa a una revisión de lo que “consistente” significa en español, para terminar ofreciendo los vocablos que deben emplearse para traducir el término del inglés.

Al revisar el diccionario autorizado de la lengua común se encuentra que la definición para “consistente” es “que consiste; que tiene consistencia”. Esta definición obliga a revisar el concepto consistencia. La última es la “duración, estabilidad, solidez”. Por otra parte es también la “trabazón, coherencia entre las partículas de una masa o los elementos de un conjunto”.

Si se analiza la redacción del texto del ejemplo, a la luz de lo ya expuesto, se puede llegar a la conclusión que se ha expresado lo siguiente, “. . .que socava de manera duradera. . .”; o bien “. . .que socava de manera estable; o lo que es lo mismo, “. . .que socava de manera sólida”. No hay que ser perito en la lengua para percatarse de la ridiculez del resultado.

La palabra del español, “consistente” significa “compuesto de”; además como se mencionó antes es sustancial, duradero. De aquí a lo que se trató de expresar hay mucha distancia.

En algunos casos cuando en inglés utilizan la palabra consistent, en español debemos recurrir a “consecuente, lógico, de acuerdo”. Estos casos se presentan cuando corresponden a la conducta de una persona, cuando se desea expresar que en su comportamiento es consecuente con sus principios, por ejemplo. De modo parecido se expresa en español que la conducta de alguien no está de acuerdo con sus promesas, para usar otro ejemplo.

En el caso de la cita, es posible devolverle el sentido y el espíritu español a la redacción si se cambia el vocablo en cuestión por “constante, persistente”; así resultaría, “. . .que socava de manerapersistente; o de manera constante”. Los modos de comunicar la idea subyacente son casi infinitos, solo dependen de la imaginación y los conocimientos del redactor.

EQUIDAD – PLUSVALÍA 

“Una gigantesca deuda. . . entre los consumidores en. . . sumada a una escalada avalancha de despidos, están motivando a los dueños de casa a recurrir a la EQUIDAD de sus casas para resolver sus problemas financieros.”

Por un momento vale la pena olvidar la “escalada avalancha” que soltaron en esta reseña, y poner todo el esfuerzo analítico en la palabra “equidad”, porque es casi seguro que muchas personas de habla hispana se quedan en el espacio sideral (sin entender) cuando leen lo citado.

Por “plusvalía” en español se acepta el “acrecentamiento del valor de una cosa por causas extrínsecas a ella”. Se trata del aumento del valor de una propiedad provocado por causas independientes de la voluntad del propietario.

Si se revisa en español el concepto de la equidad, se encuentra que es la “igualdad de ánimo”; es también la “bondadosa templanza habitual”. Es la “justicia natural”. En cuanto al precio, es, la “moderación en el precio natural de las cosas, o en las condiciones de los contratos”. Por último, es la “disposición del ánimo que tiende a dar a cada uno lo que merece”.

El cotejo de los significados de ambos conceptos delata la distancia que separa a ambos. No hay posibilidad de lograr que una cosa alcance a la otra.

Lo que está sucediendo es que en la lengua inglesa existe la voz equity que corresponde a la diferencia que resulta entre el valor de una propiedad y los compromisos legales que sobre ella pesan. Es por tanto el excedente que resulta después de deducir del precio de la propiedad las hipotecas que la gravan.

Algunos estudiosos de las lenguas proponen que para la noción del equity del inglés se utilice “valor de la propiedad”. De esta manera se dirá que alguien solicita un préstamo con el aval del valor de su propiedad.

*BALLOTAGE – BALOTAJE

“. . .los escenarios más probables del BALLOTAGE son los que M. protagoniza contra los demás.”

Con esta voz de ascendencia francesa hay que ser muy cuidadoso.

Al escribir la palabra hay que ortografiarla de la manera en que la Academia lo hizo en el seno de la lengua. Al incluirla en el diccionario mayor, las autoridades le asignaron la grafía “balotaje” en la vigésima primera edición, publicada en el año 1992.

El modo de escribir este vocablo difiere de la pronunciación francesa. En español resulta muy difícil poder imitar los sonidos que componen la voz francesa, quizás por eso los académicos decidieron adoptar para la terminación española la que se ha usado para otras voces procedentes del francés, al adaptarlas al español. Con respecto a la doble L (elle), decidieron sustituirla por una simple ele y así evitaron alejarse de la grafía de la voz francesa, aunque sí se distanciaron de la pronunciación de la lengua de origen.

Ahora debe comentarse el porqué cuando se escribió al principio de esta sección que quienes emplean la palabra deben ser “muy” cuidadosos al emplearla. En el 1992 la acepción asentada fue, “escrutinio, recuento de votos”, y se la consignó como palabra propia de América. En el 2001 la redacción cambió y ahora es, “en el sistema electoral, segunda vuelta que se realiza entre los dos candidatos más votados cuando nadie ha obtenido la mayoría requerida.” Con la redacción actual la palabra del español se asemeja muchísimo a la prevaleciente desde hace largo tiempo en francés.

Hay que celebrar que las autoridades madrileñas de la lengua hayan cambiado la redacción, porque de ese modo se acabó con la discrepancia entre el concepto francés y lo que se presentaba como propio de América.

PECULIAR 

“. . .la sección de intereses de Estados Unidos en La Habana ha tomado una decisión PECULIAR.”

Esta palabra es otro caso de falsa amistad entre el peculiar del inglés y el nuestro.

El peculiar del español es “propio o privativo de cada persona o cosa”. Es sinónimo de “característico, distintivo, particular, privativo, propio, representativo, típico”. Es más, en algunos países y circunstancias lo usan para expresar que algo o alguien es “especial”.

El peculiar del inglés ha visto el sentido degradarse hasta llegar a significar “raro, extraño, singular”.

Claro, en el caso de la cita se trata de dilucidar el mensaje que trató de transmitir el redactor. La suspensión de las invitaciones a periodistas nacionales de un país aunque sean acreditados veteranos de agencias internacionales no es un rasgo característico de una delegación de país extranjero. Es más bien “raro, extraño”.

Si es algo que no se acostumbra a hacer de manera normal en los usos internacionales, entonces no usaron el peculiar de la lengua española, sino el peculiar del inglés.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *