ACHACAR

“Su éxito lo ACHACA a la pasión.”

Aquí hay dos palabras que no congenian. Una de ella es el verbo del título y el vocablo éxito. Tan pronto como se revise el concepto del verbo que sostiene el Colegio Madrileño de la Lengua se entenderá mejor la incongruencia.

Conforme con la nueva orientación que sigue la Academia, ilustra a los lectores acerca del origen del verbo. Procede éste del árabe, lengua en la cual correspondía a “quejarse, denunciar”.

Al definir el verbo los doctos académicos entienden que significa “atribuir, imputar a alguien o algo un delito, culpa, defecto o desgracia, generalmente con malicia o sin fundamento”.

Como se comprende de la lectura de la noción del verbo, éste está aquejado de un matiz maligno, pues se limita a conceptos negativos, como el delito, la culpa, el defecto o la desgracia. El éxito no tiene punto de contacto con los recién enumerados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *