Palabras accesibles y asequibles

Existen palabras muy parecidas en su forma que los hablantes tendemos a confundir y las utilizamos en situaciones para las que no son apropiadas. Es el caso de la pareja de adjetivos asequible y accesible. Su parecido en la escritura es indiscutible; si les añadimos nuestro seseo en la pronunciación, la cercanía crece aún más. Sin embargo, no son iguales en su significado y, por lo tanto, no podemos intercambiarlas.

El adjetivo asequible se aplica a las cosas que podemos conseguir o adquirir. Así lo usamos para referirnos al precio de una mercancía que consideramos moderado (aunque van quedando muy pocos) o a un rival deportivo al que creemos que podemos derrotar (de estos hay más). Con mucha frecuencia lo escuchamos empleado erróneamente para expresar la afabilidad de una persona: *Juan es asequible y cooperador. Para destacar esta cualidad en una persona debemos emplear el adjetivo accesible, que se refiere a personas o cosas a las que se puede acceder con facilidad. Un local puede ser accesible para minusválidos y una actriz famosa puede ser accesible para sus admiradores.

La única aplicación para la que podemos considerarlos sinónimos es si necesitamos referirnos a ideas o escritos que consideramos comprensibles o fáciles de entender. El uso del vocabulario correcto es casi siempre cuestión de matices no siempre fáciles de explicar. Tengo la esperanza de haber sabido hacerlo y de que estas líneas les hayan resultado asequibles o accesibles, como lo prefieran. En caso contrario, siempre es bueno echar mano del diccionario, que para eso está.

Envíe sus comentarios y preguntas a la Academia Dominicana de la Lengua en esta dirección: consultas@academia.org.do

© 2011 María José Rincón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *