Empleo de las variantes de los pronombres de la tercera persona gramatical

Por Rafael T. Rodríguez Molina

 

A muchos usuarios de la lengua española se les dificulta el buen empleo de algunas variantes o variaciones de los pronombres gramaticales, especialmente las correspondientes a los pronombres de la  tercera persona gramatical. Esos pronombres de la tercera persona gramatical  son: para el singular, él, ella y usted; y para el plural, ellos, ellas y ustedes. Ejemplo para el singular: El (ella, usted) canta una canción. Ejemplo para el plural: Ellos (ellas, ustedes) cantan una canción. De esos pronombres de la  tercera persona  gramatical es de donde surgen sus  variantes.

Antes de continuar, creo conveniente aclarar que los nombres (=sustantivos) pueden desempeñar diferentes funciones, como son las de sujeto, complemento, objeto indirecto, vocativo, objeto directo y  circunstancial. Igual pasa con los pronombres. Pero es bueno aclarar que los pronombres desempeñan la función de sujeto. Así, los sujetos de la  tercera persona  son “él,  ella, usted” (singulares) y “ellos, ellas, ustedes (plurales). Las variantes son las que desempeñan las demás funciones mencionadas: complemento, objeto indirecto, vocativo, objeto directo y circunstancial.

Ahora bien, como en este artículo solo se abordarán las variantes de la tercera gramatical, tanto en singular como en plural, a continuación nos concentraremos en ellas.

Para las funciones de objeto indirecto solo existen “le” cuando el referente (el que recibe  el daño o beneficio de la acción verbal) es singular; y “les” cuando el referente es plural. Ejemplo con referente singular: A la joven  “le” enviaron un regalo; y Al joven “le” enviaron un regalo.

Ejemplo con referente plural: A los jóvenes “les” enviaron un regalo (o varios regalos); y A las jóvenes “les” enviaron un regalo (o varios regalos). Observar que en la variante de  objeto indirecto no se da la concordancia de género, sino solo la de número. Esa es la razón por la cual el ser masculino o femenino no hace cambiar el “le” o el “les”. (Ver los ejemplos que aparecen en este mismo párrafo).

Pasemos ahora a la variante con función de objeto directo (o complemento directo como también se le suele denominar). Hay que aclarar que las variantes de objeto directo hacen referencia o sustituyen al objeto directo de un verbo transitivo. Veamos:

  1. De “él”: singular “lo”. Ejemplo: Yo leí el libro con mucho entusiasmo= Yo “lo” leí con mucho entusiasmo.
  2. De “él”: plural “los”. Ejemplo: Yo leí los libros con mucho entusiasmo= Yo “los” leí con mucho entusiasmo.
  3. De “ella”: singular “la”. Ejemplo: Mildred leyó la novela con mucho placer=Mildred “la” leyó con mucho placer.
  4. De “ella”: plural “las”. Ejemplo: Mildred leyó las novelas con mucho placer=Mildred “las” leyó con mucho placer.
  5. De usted: singular “lo”. Ejemplo: Juan “lo” observó cuando usted entró a la casa.
  6. De usted: plural “los”.  Ejemplo: Juan “los” observó cuando ustedes entraron a la casa.

Observemos que  la concordancia es la misma, en el objeto directo, para él (a) y b)) y para usted (e) y f)).

Fijémonos también que en esta  variante de objeto directo se da la concordancia tanto de género como de número. Pero esa concordancia sucede entre la variante y el objeto directo sustituido, no entre el sujeto y el objeto directo, como algunos usuarios pudieran creer.

La anterior explicación se ha presentado en forma esquemática, pero para  una mayor comprensión de la temática que estamos tratando, les presento la explicación en forma de párrafos.

En el caso de “le” y “les”, se trata del objeto indirecto; esas dos variantes dependen o hacen referencia al receptor del daño o provecho expresado en la acción verbal. Ejemplos: a) Le di un golpe al gato sin querer; b) Les di un golpe a los gatos sin querer; c) Le transmití a él el mensaje referente a su excelente libro de poemas; d) Les transmití a ellos el mensaje referente a sus excelentes libros de poemas. Al tratarse de ella, se usará “le” para el singular. Ejemplo: Le hice un rasguño a ella. Para ella en plural, se empleará “les”. Ejemplo: Les hice un rasguño a ellas. En el caso de usted, se empleará, al igual que en el caso de él y ella, “le” para el singular, y “les” para el plural. Ejemplos: Le dije la verdad a usted; y Les dije la verdad a ustedes. Es decir, en sus variantes no hay concordancia de género, sino solo de número.

Si nos fijamos en las oraciones a) y c) aparecidas en el párrafo anterior, los receptores del daño o provecho son singulares, por lo cual la variante empleada en ambos casos es  la variante singular “le”. Al observar las oraciones b) y d), también contenidas en ese mismo párrafo, notaremos que quienes reciben el perjuicio o beneficio son seres plurales, razón por la cual la variante empleada  en esa dos oraciones  es “les”.

Pasemos ahora al uso de las variantes del objeto directo. En este caso se trata de las variantes de tercera persona gramatical con función de objeto directo (en latín llamado acusativo). Si el objeto directo (acusativo) es singular y  de género masculino, se debe emplear “lo”. Ejemplo: Ya Juan leyó el libro.  En ese ejemplo, el libro desempeña la función de objeto directo. Al sustituir “el libro” por la variante de objeto directo que le corresponde, tenemos de que decir o escribir: Ya Juan “lo” leyó. Si la oración tiene como objeto directo un plural de género masculino, como Ya Juan leyó los libros, al hacer la sustitución del objeto directo por la variante que le corresponde, diremos o escribiremos: Ya Juan “los” leyó.

Ahora bien, si el objeto directo es femenino, se usará “la” para la variante singular. Ejemplo: Ya María leyó la novela. Al substituir la novela por la variante de objeto directo femenino singular, diremos o escribiremos: Ya María “la” leyó. Pero si el objeto directo femenino es plural, se empleará “las”, que es la variante correspondiente al objeto directo femenino plural. Ejemplo: Ya María leyó las novelas. Al hacer la sustitución  del objeto directo, diremos o escribiremos: Ya María “las” leyó.

En el caso de usted, se usará “lo” para el singular. Ejemplo: Elsa lo vio cuando usted llegaba a su casa. Para el plural se empleará “los”. Ejemplo: Elsa los vio cuando ustedes llegaban a su casa. Si nos fijamos bien, notaremos que las variantes de la tercera la tercera persona gramatical “él” y “usted” son las mismas, y son “lo” para el singular y “los” para  el plural.

Es de esperarse que las explicaciones gramaticales y los ejemplos complementarios para una mayor comprensión de  la temática desarrollada en el presente artículo, contribuirán a que usted las  emplee, esas variantes, cada vez con mayor seguridad y, por lo mismo, con la corrección que demanda el empleo de nuestra lengua española.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.