¿Sabes usar el punto y coma?

Por Tobías Rodríguez Molina

 Como es sabido por la mayoría de los que conocemos y  usamos el  español,  existen en este idioma aspectos  que a muchos usuarios les presentan serias dificultades. Uno de ellos es el referente a  los signos de puntuación. En mi empeño de paliar esa dificultad, hace un tiempo presenté un artículo  en el que se ofrecieron  pautas y ejemplos abundantes referentes al uso de la coma, el punto y el punto y coma. Lo hice así, pues creo que esos son los tres signos de puntuación de más difícil manejo entre todos ellos, y muchos no saben diferenciar cuándo hay que usar uno y no el otro, ni en un caso de la coma que es opcional, qué tipo de construcción permite esa opcionalidad,  ni cuándo se puede emplear uno o el otro  indistintamente, es decir, haciendo uso de la opción de usar o el punto y coma o el punto cuando lo permite la sintaxis. Hoy me concentraré en ofrecerles textos en los que sus autores usan coma debiendo haber empleado punto y coma o punto, como lo exige la estructura oracional de esos textos. Les presentaré, además, un caso en el  que se emplea el punto y coma en vez de la coma,  que es el signo de puntuación a usarse en ese caso, como veremos luego. Copiaré una variedad de 12 ejemplos tomados los seis primeros de estudiantes universitarios de la ciudad de Santiago de los Caballeros, tres de articulistas de un periódico de esta ciudad, uno de ONAMET, uno del semanario  Camino, y el último, de un boletín católico.

Pasemos a ver los diferentes textos, seguidos de mis reflexiones y orientaciones  gramaticales sobre los mismos.

  1. “Cada domingo es recurrente que los seguidores de la Iglesia católica se reúnan en las capillas o iglesias de sus comunidades para celebrar la Santa Misa, esta actividad tiene como centro la consagración del pan y el vino, así como también la lectura litúrgica del día.” (Estudiante). Como pueden ustedes constatar, entre “Misa” y “esta” se debe usar preferentemente el punto y podría permitirse el punto y coma, pero ese no es un caso del uso de la coma.
  1. “No deberíamos conformarnos con lo más simple, deberíamos buscar nuevas opciones…” (Estudiante). Este es un caso de oraciones o proposiciones de las llamadas yuxtapuestas, es decir, de proposiciones colocadas una junto a la otra sin un nexo que las una, que podría ser “sino” seguido por “que”; pero sin el nexo, la norma exige punto y coma para indicar la yuxtaposición. Actualmente las yuxtapuestas también permiten el uso del punto.
  1. “El Gobierno frecuentemente da  cosas que ya no están aptas para el consumo, sin embargo, muchas personas reciben eso sin saber absolutamente nada sobre los daños que pueda acarrearles.” (Estudiante). En este caso, “sin embargo” relaciona dos partes oracionales o proposiciones cada una con estructura oracional completa y con significado bien preciso y delimitado, por lo que antes de “sin embargo” no se usará la coma, sino el punto y coma o el punto.
  1. “Los niños en las escuelas se están intoxicando, no se sabe la verdadera causa de que eso suceda (Estudiante). Esta vez estamos frente a un caso de proposición yuxtapuesta, ya que falta el nexo, que en este caso puede ser la “y” que marcaría la coordinación o el “pero” o el “sin embargo” adversativo. Por esa razón se escribe punto y coma o punto en el lugar de esa coma.
  1. “Un típico ejemplo podría ser  cuando ocurre un accidente de tránsito en un lugar en que no hubo testigo alguno, desde que comienzan a llegar las personas al lugar del accidente, todos empiezan a comentar y especular sobre lo que sucedió.” (Estudiante). Esta vez. la  yuxtaposición que escribió ese estudiante, indicada por la coma y la ausencia de un nexo    entre alguno y desde, no permite la coma y ya ustedes saben que los  dos signos que  se pueden usar en forma opcional en casos parecidos a ese, es el punto y coma o el punto.
  1. “Para concretizar más, destacaríamos uno de los hechos más importantes y sobresalientes; como es el usurpar funciones y niveles sociales en la vida diaria.”(Estudiante). Adviertan que la tendencia en los casos que les he presentado, y también en la generalidad de los textos que uno encuentra escritos por articulistas, es poner coma en lugar del punto y coma y en este caso, el usuario escribió punto y coma en vez de la coma, que en cierto modo, contradice la tendencia dominante, tal como hemos visto en los cinco casos anteriormente presentados.
  1. “Se mantiene la vigilancia al desarrollo y evolución del huracán Irma, dicho sistema es un huracán categoría 3…” (ONAMET).  De nuevo estamos frente al caso de proposiciones yuxtapuestas, que hemos visto que no llevarán coma,  sino punto y coma o punto.
  1. “El vertedero de Tamboril…ha sufrido un cambio en los vientos debido a los fuertes fríos que han afectado la región norte de nuestro país, todo esto ha creado que la humareda se extienda hacia la ciudad de Santiago…”(Articulista de La Información). También en este ejemplo se emplea indebidamente la coma en una yuxtapuesta, que lo es por la ausencia de una “y” coordinante u otro tipo de estructura sintáctica que evite la yuxtaposición.
  1. “La población dominicana durante la Segunda República apenas llega a los doscientos mil habitantes (1865-1916) es la época de las revoluciones, el patrimonialismo y el clientelismo.”(Profesor universitario y articulista de La Información). Después de la fecha no aparece marcado ningún signo de puntuación y , además,  aparece  el verbo “es” en minúscula, lo cual indica que se creyó que no había que escribir punto antes de “es”, siendo ese el signo de puntuación requerido en una estructura sintáctica de ese tipo. Me parece que se puede tener como incidental, con coma antes y después, la expresión “durante la Segunda República”. En mi caso personal, yo tomaría la opción de usar esas dos comas.
  1. “No importa cuán buenos seamos en lo académico, si no tenemos una formación humana de calidad, no llegaremos a ser ese profesional que la sociedad espera…” (Semanario Camino, noticia de una actividad). En este ejemplo hizo falta marcar un punto y coma o un punto antes de la proposición condicional, iniciada con “si no tenemos,  y no una coma. Con esa coma se dificulta la comprensión de lo que se quiere expresar y alguien que lea el texto titubea y se pierde en la lectura.  Recuerden que siempre se ha dicho que los signos de puntuación son los auxiliares de la lectura y de la comprensión. Por lo tanto, un buen escritor debe manejar bien las normas y el uso adecuado de esos signos.
  1. “El don del Espíritu nos ayuda a realizar cada una de las obras agradables al Señor, iniciando con una conversión de corazón, pidamos a Dios que nos envíe su Espíritu Santo para iluminarnos con su santa Palabra.” (Guía Mensual, Plan Pastoral de la Iglesia católica, mayo 2018). La coma que aparece delante de “pidamos” evidentemente que no está bien empleada, pues el contexto indica un cambio de idea, ya que la primera parte constituye una afirmación de algo dado como una realidad y la segunda parte, iniciada por pidamos, representa una sugerencia. Ambas partes tienen una estrecha relación, pues se está desarrollando una misma temática, pero cada una de ellas transmite un mensaje diferente mediante una estructura sintáctica propia y completa en sí misma. Por esa razón, el punto es el signo que necesariamente tenemos que emplear en el lugar en que aparece esa coma ya mencionada. Ni siquiera el punto y coma se debe emplear en ese caso, ya que la estructura de ese texto no se ajusta a ningún caso en los que se puede usar el punto y coma.
  1. “En el mundo medieval era difícil el ejercicio del derecho, estos tenían una concepción divina, colocada por encima de cualquier dimensión terrenal.” (Profesor universitario con doctorado, historiador y articulista). ¿Qué les parece esa coma colocada entre “derecho” y “estos tenían”? Esa coma se puede mantener si usamos un “pues” o un “ya que” antes de “estos”. De lo contrario hay que escribir un punto y coma o un punto en ese lugar.

Como se ha podido constatar por los ejemplos ofrecidos en esta ocasión,  muchos dominicanos escritores de textos presentan serias dificultades a la hora de marcar el punto y especialmente el punto y coma, que es el signo que quise rastrear esta vez. Me  luce que existe poca preocupación, por no decir dejadez, en muchos comunicadores de ideas y  correctores de estilo, como si ignoraran la importancia capital de un  correcto empleo de los signos de puntuación. En estas notas vimos que existen casos de uso opcional, especialmente entre el punto y coma y el punto, pero es bueno saber que no todo punto  es intercambiable con el punto y coma. Además, entre la coma, el punto y el punto y coma la intercambiabilidad es sumamente escasa y se reduce, casi exclusivamente, y muy pocas veces, a la estructura sintáctica que tiene “pero”. Es conveniente, pues, para manejar adecuadamente los importantísimos signos de puntuación, que se haga un esfuerzo sostenido, acudiendo a las fuentes, muy escasas y muy inseguras por cierto, que nos puedan  ayudar en esta tarea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.