¿Serán dominicanos todos esos eufemismos?

Por Tobías Rodríguez Molina

 

Buscando una palabra o expresión que no suene tan fuerte, tan pesada, tan vulgar, en el campo y también en algunas regiones, no importa que se trate de la ciudad o del campo, muchos usuarios de la lengua o comunidades de hablantes emplean palabras sustitutas para tratar de  que su oído no les sea golpeado muy fuertemente al escuchar esas  palabras catalogadas por ellos  de vulgares.

En este artículo me centraré principalmente  en los eufemismos que tienen que ver con los miembros o partes del cuerpo o con las acciones realizadas por ellos, que es una de las ocasiones en que se da ese fenómeno lingüístico con mayor frecuencia y abundancia. También presentaré eufemismos de índole social, política y económica.

El término eufemismo proviene  del griego “eu” (bueno,bien) y de “pheme” (habla, hablar), y que puede definirse como “palabra o expresión más suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado fresca y malsonante.” (Google).

A su vez, la RAE (Real Academia de la Lengua Española) la define como “la manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta  y franca expresión sería dura o malsonante.”

Podría decirse que “los eufemismos suelen ser  palabras muy útiles para salvar determinadas situaciones del habla cotidiana. Están presentes en personas de todas las clases sociales y de todos los niveles de la lengua…” (Eufemismo o la otra forma de llamar los seres y las cosas, El Nacional).

Veamos algunos de los términos eufemísticos que solemos usar los dominicanos referentes a miembros del hombre o de la mujer y a las acciones que ellos realizan.

  1. A lo que los españoles le dan el nombre de “culo”, los dominicanos le llamamos trasero, sentadera, cola, pompi, patrá, fundi, glúteo, etc.
  2. A lo que se le suele dar el nombre de “teta”, le damos los nombres de pecho, seno, mamas, busto, pechuga, pechonalidad, glándula mamaria, etc.
  3. Al órgano femenino vulgarmente nominado “toto” no se hace referencia con ese nombre, sino con el de cuca, popola, chocha, cotorra, la finquita, la cosa, etc.
  4. Si se trata del órgano masculino al que se le suele llamar “güebo”, le decimos miembro, pinga, puya, bimbín, bimbolo, bibí, ripio, miembro viril, pene, etc.
  5. A la acciٕón de “mear” la llamamos hacer pipí, hacer aguas, orinar, etc.
  6. Si se trata de “cagar”, decimos tatar, dar del cuerpo, ensuciar, ensuciarse, hacer caquita, hacer cacá, ir al monte, desahogarse, etc.

Pasemos a presentar los términos que tienen que ver con acciones o realidades de la vida diaria de los seres humanos, y los eufemismos con que se busca suavizar  lo que ellas expresan:

  1. borracho: ebrio, bebido, pasado de tragos, pasado de copas, contento, beodo, etc.
  2. beber en exceso: empinar el codo, pasarse de tragos, pasarse de contento, pasarse de copas, etc.
  3. joder: molestar, importunar, fastidiar, etc.
  4. impotencia: disfunción eréctil, ni na ni na, ni fu ni fa, está caído, etc.
  5. cayó en un acto de corrupción: cometió una indelicadeza, se  pasó de vivo, metió la mano, cogió lo ajeno, dejó el limpio, etc.
  6. robar: meter la mano, coger lo ajeno, pasarse de vivo, dejar el limpio, cometer una indelicadeza, etc.
  7. viejo: adulto mayor, de la tercera edad, juventud acumulada, veterano, etc.
  8. vejez: edad dorada…
  9. desfalco: desviación de fondos…
  10. quiebra: cierre del negocio…
  11. asilo: casa de asistencia, residencia de ancianos, residencia de retirados, etc.
  12. menstruar: tener la regla, tener visita, tener la cosa, tener el período, etc.
  13. morir: pasar a mejor vida, hacer el último viaje, irse a la última morada, colgar los tenis, etc.
  14. Persona de color, de tez oscura, etc.
  15. pobre: económicamente débil, de escasos recursos, de bajo nivel, etc.

Si no conocías muchos de esos eufemismos, habrás logrado asimilar, para tu archivo lexical, términos que en su mayoría son de uso corriente  entre los dominicanos y que, por  esa razón, te pueden ser útiles en tu interacción con los demás usuarios de nuestra lengua española, especialmente si  te  has  criado  en nuestro país o en un ambiente de cultura dominicana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.