José Enrique García: La geografía poética de Freddy Gatón Arce

La lengua primero

Freddy Gatón Arce, desde sus inicios, asume la creación como un acto de palabra, lo que lo convirtió en un poeta de la lengua española. Si una clasificación buscamos, esa le corresponde. La lengua lo conforma y define. Es su instrumento, morada y, sobre todo, destino. Conciencia de ello tenía como hombre, como lector y más como escritor. Sustancias, motivos, conflictos, personajes, contextos estaban supeditados a esa identidad, que los abrazas a todos. La lengua, sangre de vida y, por tanto, sangre de sus poemas. Bien sabía que sin una labor demorada de la palabra no podía ser testimonio, como lo es. Y aún más…

Poseía plena conciencia del lenguaje, no únicamente como instrumento expresivo, sino como magma que posibilita entrar en los recónditos de las condiciones humanas y echar fuera lo que palpita en contradictorio, los horrores, los nudos, las tortuosidades, y también lo bello y hermoso que convive igualmente con lo otro. Freddy es lenguaje porque bien sabía que lo único que posibilitaba ser en los otros en los tiempos es concretizarse en las articulaciones, en las vocales y consonantes, en los ámbitos de las significaciones que siempre están presentes, latiendo en cada uno de los vocablos que nos pertenecen por haber nacido en esa lengua.

 

El crítico de sí mismo

Esa conciencia del hecho poético hace que el crítico que lleva consigo se acreciente de tal manera que se convierte en obsesión extrema. En este sentido, me detengo en estos rasgos biográficos. Su método de trabajo, en forma sumaria, es este: colocaba un rollo de papel periódico en el rolo de la máquina e iba sacando versiones y versiones de cada poema, y como tirillas las iba colocando una al lado de la otra. Leía y leía, tachaba, subrayaba, añadía; un ritual, con el diccionario bien cerca. Este procedimiento de autocorrección marcó su práctica, excepto en Vlía, poema escrito de un tirón de inconsciencia consiente, que conducía a la serenidad expresiva deseada: el poema.

 

Conciencia de misión

Había en Freddy una misión muy personal y muy literaria, y muy histórica: escribir una obra que primero sea en la lengua española, para ser entonces testimonio de su tierra, única forma de ser en sí mismo y testimonio en los otros.

Y sobre estas premisas levantamos esta reflexión que tiene asiento en la concretizada obra y en lo que ella contiene y refleja. Enmuy buena parte ella, la geografía dominicana se testimonia. Teje el poeta un verdadero mapa poético con rasgos significativosde distintas regiones del país. Veamos:

 

El Sur

El Sur tiene espacio en la obra de Gatón Arce. Se asienta en sus versos con su tragedia legendaria. En “Tres veces el Sur”, la tierra se hace propicia para reflexionar sobre la condición humana, de los que allí habitan yde todos nosotros. En él leemos:

 

El polvo del Sur está más cerca de la muerte que nosotros

Y este Sur, ahora personaje, aparece en “Magino Quezada”. Pero no es el hombre, sino un símbolo de los hombres y las mujeres que nacen, crecen, viven, y, sobre todo, permanecen en aquel espacio de soledades compactas esperando lo definitivo y cierto: la muerte. Porque las personas permanecen apegadas a la tierra del nacer, no andan lejos del sitio de volver.

 

Porque cien veces cien

Llego a la aldea, y Magino Quezada me espera.

¨Aquí no hay la costumbre de engañar¨. Enseguida me digo que tú no estás, ni están tus ojos, ni tus manos para guiarme por estos laberintos del Sur

 

El Este

Como introito y apoyo, en Y con auer tanto tiempo reproduce el poeta una crónica que da cuenta de la fundación de un símbolo de esta región, y de la isla misma, la Virgen de la Altagracia. Reproducimos un fragmento: “El templo de Nuestra Señora de Higuey en la Ysla es el primer santuario que hicieron los católicos en ella, quando las católicas armas de V.M. la conquistaron en su principio, con que viene a ser el santuario primero de estas Yndias”.

Es el poemario dedicado a la tierra del nacer. Recuéstase del recuerdo, honra a los padres, a los vecinos, al patio en que jugueteaba. Recrea el horizonte casi sin tropiezo que imprime la morfología de la región íntegra y que da razón a la tierra y sus gentes; porque el Este es aire suelto, viento desplazándose por llanuras y cañaverales.

Allá abajo el carbón

El abismo aborrascando su errante cuello de niebla En un como alear de pájaro oscuros y blancos Allá por el asiento del Este.

La Línea Noroeste

La Línea Noroeste palpita en El poniente. Pueblos y poblados levantados en esta zona del país, así como en la frontera y el mar Atlántico. Monte Cristi, Santiago Rodríguez, Valverde, Mao. Accidentes de la tierra: las montañas, las serranías, ríos, el mar. El ámbito entero de una geografía singular en la que imponen  su dominio la guasábara y el cambrón.  El chivo brusco, y las infinitas leyendas brotadas de batallas. Otro morir que iguala las luchas desde la conquista Hasta las huellas del centauro pie de José Martí, desde las lanzas punitivas de la Limonada contra los usurpadores hasta la impotencia Del imperio español en estas tierras y aguas. Y más: las guerras fratricidas, y el merengue de La Línea.

El Cibao

Esta zona la representa el poema “La leyenda de la muchacha”. En él se recrea el idílico valle del Cibao en una conjunción de amores entre dos jóvenes cuando la paz reinaba sobre tierra y hombre por imposición de ella misma. Él lo soñado y deseado,  el estado ideal para vivir como Dios manda. Toma, pues, el poeta el tiempo del reconcilio  de los primigenios en una tierra, sin duda, bendecida por flores, frutos, agua, suave viento  y dulce cielo:

Corrían los tiempos en que la paz
Avecinaba el milagro de la hermosura,
En que la doncellez dilataba los corazones,
En que los niños se regocijaban de andar

Con los pies descalzos sobre las guijas
De los manantiales tersos y flacos de mi pueblo.

 

Es el amor posible en la tierra.

 En esa región poblada de bienes,

desde el cielo arriba, siempre claro y limpio,

 hasta la espesura espesa y verde abajo;

desde el ámbito donde los pájaros en vuelo reinan;

 es la tierra para los amores verdaderos,

 para la vida verdadera;

es el inicio que se va transformando

inevitablemente con la violación de la paz primera.

 

Zona central del país: San Francisco de Macorís, Pimentel

En 1980 Freddy Gatón Arce publica Son guerras y amores. Con este poemario inicia la última jornada creativa, la que cubre el periodo en que él recoge sacos, pantalones, chalinas, los echa en la parte de atrás del pequeño Fiat y se va a Pimentel y regala aquel montón de cosas que utiliza más. Adquiere el normal pantalón, el como suéter, pues ya no tiene que ir a la entrega definitivamente a la creación. Y surge este libro cuyo motivo central recoge esencias de esa zona del país en que vivió buen tiempo, la atmosfera de aquella tierra, plena de sembradíos de arroz, cacaotales y cafetales.

Y algunos tropezamos después con un Sujeto

Durante otro viaje por la Costa Norte:

Empero yo luego quise, solo,

Por mi parte también descubrir papiros y descifrar signos,

(Cualesquiera papiros y cualesquiera signos)

Y pude saber lo que quizás pensó e hizo

O lo que dejó de pensar y de hacer

Ese Desconocido, que también era suma y no resta

De rostro y vidas:

Por lo cual doy noticia de ello…

   El tono dominante corresponde a la crónica. Pero no a la crónica de los gruesos eventos humanos, sino de los nimios de la vida ordinaria, esos que nos acontecen con la necesidad y urgencia de prolongar la vida cumpliendo rituales que nos vienen de lejos. Así el poema, partiendo de una anécdota u ocurrencia de una niña, se adentra con persistencia y certeza en el mundo que hacemos cada instante.

 

Se va tomando nota de que demorado en redor de la aldea,

mordiente, carnal, el día trae su epopeya en

quijongos, marimbas, atabales,

tamboras, güiras, maracas, panderetas,

Santo Domingo. Zona Oriental

Las alusiones a la ciudad de Santo Domingo y zonas aledañas son copiosas en obra integra. En La moneda del Príncipe, su último poemario, calles de la ciudad capital son motivos directos: El Conde, la Mella. Ahora donde encuentra asiento, serenidad de intención, la de dejar estampada la crónica geográfica, es en el poemario Los ríos hacen voca. Estos poemas responden a ese lado de la ciudad, a esa zona geográfica que conserva en su morfología rasgos muy propios de lo primero. Humus indígenas aún se perciben por esos rumbos, así lo canta ese fragmento titulado “Por debajo de tierra”, cuyo motivo medular se encuentra en ese fluir de agua que aún no sale a superficie, el rio brujulea:

El río se sumió,

Sus aguas misteriándose.

Por el llano costero del Caribe

Nada noticia ni nadie brujulea nostalgias.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *