Cuidado e importancia del buen manejo de las palabras parónimas

Por Tobías Rodríguez Molina


Al ser las palabras parónimas muy parecidas entre sí, su empleo exige del usuario poner sumo cuidado a la hora de emplearlas, pues escribirlas de una u otra manera nos puede  llevar  a expresar algo diferente a lo que queremos transmitir a los demás. De ahí la importancia de la correcta escritura de la palabra que debemos emplear en cualquier tipo de escrito aunque sea un simple papelito o una pequeña nota. Veamos, antes de ofrecer unos cuantos pares de dichas palabras y oraciones con  dichos pares,  la definición tradicional  de palabras parónimas: “Son aquellas que se escriben y se pronuncian de forma parecida, pero cuyos significados son diferentes.” (Wikipedia). La propia definición nos deja indicado lo riesgoso que puede ser cualquier descuido que tengamos al usar una u otra palabra por la semejanza o igualdad en la pronunciación de muchos de esos pares de palabras, especialmente los hablantes ubicados fuera de España, pues en algunos casos pronunciamos igual varios pares de parónimas. Ejemplo: rayo-rallo; tasa-taza; cocía-cosía;haya-halla.

Pasemos a ver varios grupos de esas palabras de uso bastante frecuente en el español de todas las latitudes:

-rebelarse: oponerse, poner resistencia a algo o a alguien. (Se rebeló contra la orden del maestro.)

revelarse: dar a conocer, descubrir algo que se desconocía. (Se reveló el secreto que ella guardaba.)

-tubo: tubería, pieza para conducir un fluido. (Ese tubo vino  torcido y no se pudo emplear.)

tuvo: pasado  del verbo tener.( El tuvo  que frenar al llegar a esa esquina.)

-rayo: descarga eléctrica. (El rayo rompió parte del rancho del campesino.)

rallo: del verbo rallar. (Yo rallo la yuca para fabricar el cazabe.)

-asar: cocer al fuego. (Ten mucho cuidado al asar esa carne de puerco.)

azar: algo fortuito, casualidad. (Los juegos de azar no son aconsejables.)

-tasa: del verbo tasar; precio, valor de algo. (La tasa del dólar está subiendo en R.D.)

taza: recipiente, vasija. (Me brindaron café en una preciosa taza.)

-haya: del verbo haber.  (Esperamos que haya muchas personas buscando mi producto.)

halla: del verbo hallar (encontrar). (Si él no halla  ese producto  comprará el mío.)

aya: mujer que cuida niños. (Esa aya cuida muy bien a  los niños.)

-habría: del verbo haber. (Ella habría llegado primero que tú si se hubiera esforzado un poco más.)

abría: del verbo abrir. (Manuel abría la puerta con cuidado si alguien tocaba el timbre.)

-herrar: colocar hierro. (Su oficio principal es herrar las patas de los  caballos.)

errar: cometer un error. (Errar no es de tontos, sino  de todos.)

-hecho: del verbo hacer; acontecimiento. (Juan siempre ha hecho los mejores dibujos.)

echo: del verbo echar. (Si echo eso por aquí, me sale por allá.)

-basto: rústico, tosco. (Esa pintura es de un pintor basto.)

vasto: amplio, extenso. (El terreno que acaba de adquirir Pedro  es muy vasto.)

-sita: ubicada, situada. (Esa casa está sita en la calle Duarte de Moca.)

cita: del verbo citar;  acuerdo, notificación. (Tengo una cita con mi urólogo.)

-cocía: del verbo cocer (cocinar). (Ella cocía la carne como a todos les agradaba).

cosía: del verbo coser. (Daniela cosía las faldas con suma delicadeza.)

Evitar los malentendidos y las informaciones erráticas debe ser una tarea pendiente en todo buen usuario de la lengua. Por eso todo el cuidado y el esfuerzo que pongamos en el presente tema de las palabras parónimas, nos traerá la merecida recompensa.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *