La tilde diacrítica en los bisílabos

Por Tobías Rodríguez Molina

Varios de los bisílabos a los cuales antes del 2010 se les marcaba la tilde diacrítica, la Real Academia Española de la Lengua (RAE) dictaminó que no se les ponga la tilde. Hago referencia a los bisílabos masculinos demostrativos en función de pronombres: este, ese, aquel y estos, esos y el trisílabo aquellos; y también a los pronombres demostrativos femeninos: esta, esa y el trisílabo aquella, y estas, esas y el trisílabo aquellas, al igual que a solo con valor adverbial equivalente a solamente.

Después del dictamen de la RAE, a ninguno de esos pronombres demostrativos se les marca la tilde. Y como nota curiosa, la única palabra trisílaba que queda en español con tilde diacrítica es “adonde” con función de adverbio interrogativo y exclamativo; ejemplo: ¿Adٕónde  vas tan temprano? ¡Adónde te has metido, muchacho!

Antes de pasar a ver cuáles son los bisílabos que deben ser acentuados por la regla excepcional del acento diacrítico, fijémonos en la definición de acento diacrítico: “El acento diacrítico o tilde diacrítica es el que se emplea para distinguir los significados de palabras frecuentemente monosílabas, de las cuales unas son regularmente tónicas (las que se  resaltan en la pronunciación), mientras que las otras son átonas en el habla.” (Wikipedia).

Pasemos a ver el listado de los pares de palabras bisílabas, una de las cuales se escribirá con la tilde.

-Dónde (adverbio interrog. y  exclam.) ¿Dónde estabas a las dos de la tarde? ¡Dónde te has metido!

Donde (adverbio de lugar) A esa hora yo estaba donde tío Enrique.

-Cómo (adverbio intrrog. y exclam.) ¿Cómo llegaste  hasta ahí? ¡Cómo te portaste de mal, Luis!

Como (adverbio comparativo) Ese corredor es tan rápido como tú.

-Cuándo (adverbio interrog. y exclam.) ¿Cuándo comenzaste a trabajar aquí? ¡Desde cuándo aquí!

Cuando (adverbio de tiempo) Comencé a trabajar aquí cuando aceptaron mi solicitud de empleo.

-Cuáles (pronombre interrog. y exclam.) Díganos  cuáles llegaron hasta aquí.  Es sorprendente ver cuáles llegaron sin cansarse.

Cuales  (pronombre relativo) Esos son los doctores de los cuales te hablé.

-Quiénes (pronombre interrog. y exclam.) ¿Quiénes vinieron hoy? Me sorprendo de quiénes son.

Quienes  (pronombre relativo) Esas maletas son de quienes llegaron tarde.

-Adónde (adverbio interrog. y exclam.)¿Adónde te diriges tan tarde? ¡Adónde a esta hora, Ana!

Adonde (adverbio de lugar) Llegué adonde quería llegar desde hace mucho tiempo.

Esa es la lista de los pares de palabras a las que se les aplica el llamado “acento diacrítico”. Hay que advertir que también se le marcará la tilde  cuando se trata de las oraciones interrogativas y exclamativas indirectas., como en los siguientes ejemplos:

  1. Me interesa saber quiénes vinieron contigo. Quiero que me informes cuándo comenzarás a estudiar en la PUCMM. (Esas son oraciones interrogativas indirectas.)
  2. Estoy intrigado por cuánto sabes de ese tema. Mi disgusto creció al notar cómo llegaste y con quién llegaste. (Estas son oraciones exclamativas indirectas).

Y para que se note la importancia de manejar bien el acento diacrítico, veamos algunos ejemplos de usuarios del español que cometen algún desacierto cuando se trata del uso de ese tipo de palabras.

  1. “En cada momento se enfrentarán con problemas de competitividad que tendrán que saber como manejarse. (Estudiante universitaria avanzada en su carrera). El desacierto tiene que ver con la no acentuación, de parte de ella, del “como” interrogativo en esa oración interrogativa indirecta. Por lo tanto, ese interrogativo será tildado “cómo”.
  2. “Miren hasta donde llega el asunto.” (Un competente articulista de la ciberpágina de la Academia Dominicana de la Lengua). También se trata en este caso de un fallo en una interrogativa indirecta, pues no  tildó el interrogativo, el cual será tildado “dónde”.

Debo advertir, como lo hice en un artículo ya publicado en la Academia,  que le  resulta más difícil al usuario marcar la tilde diacrítica  cuando se trata de las oraciones interrogativas y exclamativas indirectas que en las directas. La razón es que en las directas está presente el signo de interrogación o de exclamación en la escritura, y en la pronunciación existe el tono interrogativo o exclamativo con que estas se inician. Pero si se presta atención,  se notará que la palabra interrogativa o exclamativa mantiene el tono elevado aunque  aparezca en una oración  interrogativa o exclamativa indirecta. Préstele atención al siguiente ejemplo de una interrogativa indirecta: “Quiero saber cómo te llamas.” El tono de ese “cómo” es diferente del siguiente “como” en una oración comparativa: “Quiero saber tanto como tú.

Espero que los datos y las pautas que he ofrecido en el presente artículo contribuyan a que muchos de los que leen lo que  les ofrezco en estas páginas, dominen el tema y  la aplicación de la tilde diacrítica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *