Desaciertos variados de diversos usuarios

Por Tobías Rodríguez Molina

Es una realidad que a muchos usuarios del español se les dificulta manejarlo  acertadamente tanto en el nivel oral como en el escrito. Y los  desaciertos los encontramos  en los más variados medios de comunicación y de las más diversas ocupaciones de los manejadores de la lengua española. Constatemos lo que pasa realmente analizando los siguientes casos.

-“Hicieron un embargo ejecutivo de la cual no teníamos noticias.” (CDN, Tú Opinas). El relativo “de la cual”, que aparece en esta oración,  es un caso muy extraño de falta de concordancia de género, pues el antecedente y sus modificadores  “un” y “ejecutivo” denotan claramente que ese relativo tiene que ser “del cual” en masculino singular.

-“La ciencia no es un medio para lograr la fe… esta última no tiene una metodología  se basa más en la certeza y seguridad de algo que no se ve y se espera  la ciencia se basa en premisas verificables y repetibles.” (Articulista de La Información, Santiago, R. D.). Este articulista no parece haber terminado su bachillerato en  un colegio o liceo de Santiago, ni haber hecho una carrera en una universidad, centros educativos donde debió aprender a poner aunque fuera un punto y coma  después de los puntos suspensivos que aparecen   después de “fe…”, o no poner ese punto y coma e iniciar “esta” con mayúscula.  Y después de “metodología” poner una “y”,  y después de “se espera” poner un punto e iniciar “la” con mayúscula. A ese articulista habría que exigirle que tenga un corrector de estilo para que se le publique algo que no lo desprestigie ni desprestigie al periódico donde aparecen sus escritos.

-“Vayen al consulado que hemos llegados a unos acuerdos sobre las maletas que vayen a llevar.” (Un cónsul dominicano en una gran ciudad de EE.UU). Tremendo espécimen de la diplomacia dominicana nos gastamos con ese cónsul.  Seguro estoy  de que cualquiera de los lectores de mis artículos le puede decir que él debió haber invitado a sus conciudadanos del siguiente modo: “Vayan al consulado que hemos llegado a unos acuerdos sobre las maletas que vayan a llevar.”

-“El dirigente lamentó los niveles de inseguridad que posee el país, convirtiéndonos en una vergüenza antes los ojos del mundo.” (Dirigente político de Moca o el redactor de la noticia). A este dirigente, o al redactor de la noticia, le convendría leer uno de mis artículos ya publicados en las ciberpáginas de la Academia Dominicana de la Lengua titulado “No puedes estar “de pies” ni venir “a pies”. De esa manera se enterará de que no debe expresar “antes los ojos”, sino “ante los ojos”. El que elaboró el texto cree que “ante” concuerda con  “ojos”, o puede ser que  crea que ese “antes” es adverbio, que  funcionaría como tal en “Ella llegó antes que tú.” Pero en esa oración, se usó la preposición “ante” y no  el adverbio “antes”.

-“A pesar del error presidencial de decir “morido” en vez de muerto, no hay porqué dar tal importancia…” (Articulista de La Información, Santiago). En este caso, alguien queriendo justificar la metida de pata del Presidente dominicano, metió, a su vez, la pata al escribir “porqué” unido, que deber escribirse “por qué” en dos palabras.

-“Le pareció injusto que la magistrada no le variara la medida de coerción, aún cuando consideró que hay dudas en las pruebas aportadas.” (Abogada en la  defensa de un acusado, El Nacional). El desacierto que aquí se registra es la escritura de  “aún” con tilde debiendo escribirse “aun” así, sin tilde, ya que en este caso ese “aun” tiene como equivalentes a “incluso e inclusive” y no a “todavía”, que es cuando debe ir tildada esa palabra.

-“Se desconoce cuál será el futuro…de la Refinería Dominicana de Petróleo, donde el Estado venezolano es accionista.”(Redactor de noticias de un periódico dominicano). ¿No les parece que debió redactarse esa afirmación de la siguiente manera?: “Se desconoce cuál será el futuro…de la Refinería Dominicana de Petróleo,  ya que  el Estado venezolano  es accionista.”  También podría usarse “de la cual” en vez de “ya que”.

-Este impacto del Programa ha llevado a que nuestros talentos sean de reconocimiento nacional e internacional.” (Productor de un programa en Santiago). El productor de este programa, a pesar de ser un veterano comunicador y reconocido como alguien que se maneja bien en su área, no supo expresar con un estilo acertado, que pueda dejar entender con claridad y precisión el mensaje que quiere  transmitir. Mejoremos su redacción del siguiente modo: “Este impacto del Programa ha llevado a que nuestros talentos sean objeto  de reconocimiento nacional e internacional.” O también pudiera ser “sean reconocidos a nivel nacional e internacional”.

-“Conversaron sobre la Etica y la Transparencia Empresarial se contaron con la presencia de destacadas figuras internacionales.”(Suplemento Mercado Norteño). Al redactor de este Suplemento hay que asignarle un buen corrector de estilo para que no  se delate su mal manejo de la sintaxis española. Afloran en ese sencillo fragmento varios  desaciertos: uno de ellos puede ser la ausencia de una “y” coordinante que una la primera proposición con la segunda iniciada por “se contaron”. Pudiera ser que, en vez de la “y” de la coordinación, se escriba un punto y coma o un punto. El otro desacierto tiene que ver con la concordancia, pues se pluralizó y se escribió “se contaron” creyendo que “destacadas figuras internacionales”  es sujeto de ese verbo, lo cual no puede ser, ya que ese verbo funciona en ese contexto como impersonal, es decir, sin sujeto.

-“Lo pasió por el piso y lo pisotió.” (Escritor del Cibao de gran cultura). Conociendo uno la capacidad intelectual del escritor de esa sencilla oración, no esperaría que se expresara semejante a personas del nivel sociocultural bajo de nuestro país. Hay que precisar, sin embargo, que esa pronunciación refleja una tendencia del español de convertir el hiato “eo” (paseó, pisoteó)  en el diptongo “ió” (pasió. pisotió, bromió, menió).

-“¿Para qué otra vez Leonel, para qué otra vez Danilo? si han hecho lo que iban hacer. (Articulista de La Información). Este articulista inicia muy bien la oración  interrogativa con el signo correspondiente, pero marca el signo final de la interrogación después de “Danilo” debiendo haberlo escrito después de “hacer”, ya que ahí termina la interrogante directa. Aparecen otros deslices al dejar de poner  la palabrita “a” entre “iban” y “hacer”, y “ya” después de “si” para que se exprese “si ya han hecho lo que iban a hacer?”

-“Los jóvenes graduandos carecen de un empleo que le permita vivir  decentemente en su tierra.” (Articulista de un  periódico de Santiago, y que es profesor universitario con doctorado). Como suelen hacerlo la mayoría de los dominicanos, este articulista no realiza con acierto la concordancia de la variante de los  pronombres de tercera persona (él, ella, usted), que debe concordar en número con el objeto indirecto (el receptor del beneficio o del perjuicio que expresa el verbo o los verbos) que en esa oración son  “los jóvenes graduandos”, por  lo cual la variante debe ser “les” y no “le”.

 

-“Tenemos que abogar porque en la  sociedad dominicana hayan más incentivos para los jóvenes.” (Idem). El desacierto en el  que esta vez incurrió el articulista ya citado tiene que ver con el uso personal del verbo, que él escribió “hayan” cuando debe escribirse “haya”.

-“Ante ese descalabro que está la sociedad dominicana, ¿qué debemos hacer?” (Idem). En este caso el profesor empleó un “desenqueísmo” al emplear “que” en lugar de “en que” en el fragmento, que siguiendo los cánones del español, debe redactarse así: “Ante ese descalabro en que está la sociedad dominicana…”

-“Se dan cuenta en el descalabro que está la política.” (Idem). Esta vez el aludido articulista santiaguero emplea el llamado “traslaenqueísmo”, pues escribió separada la expresión de relativo “en que”. La redacción en buen castellano debe ser: “Se dan cuenta del descalabro en que está la política.”

-“Aquí habían muchos jóvenes críticos que se han dejado conquistar.” (Idem). En este fragmento del artículo se reitera el empleo del verbo “haber” conjugado como si tuviera sujeto que hiciera que “habían” apareciera así, en plural. Pero el verbo debe ser “había”,  en singular, pues “muchos jóvenes” es objeto directo y no sujeto de la oración.

-“El Presupuesto es un instrumento de desarrollo…donde el Gobierno proyecta desarrollo a través de una agenda de inversiones en todo  el país.” (Dirigente político de Santiago). Este dirigente, al igual que un alto porcentaje de dominicanos, refleja la  tendencia de emplear un “donde” que no es de lugar. El quiere significar que “el Presupuesto es el instrumento “mediante el cual” el Gobierno proyecta desarrollo…”, pero no sabe cómo expresarlo y acude al  “donde” como su tabla de salvación.

-“Este fue el músico que yo me inicié tocando.” (Un guitarrista en un programa de arte de CDN). Aquí se emplea “que” en lugar de “con el que” por lo cual decimos que ese hablante empleó un “desconelqueísmo”, pues  le quitó “con el” al relativo “con el que”.

-“Han habido (Hanabido) muchísimas negociaciones en la mesa para liberar a ese prisionero norteamericano.” (Video sobre Venezuela). También en Venezuela, como lo constatamos en este caso, pluralizan el verbo haber aun en la función de verbo impersonal. Debe decirse “Ha habido…”

-“Desde hacen 20 años tenemos solamente 20 consultorios en este hospital.” (Director de un hospital de Santo Domingo, R. D.). Ese profesional de la medicina no sabe que el verbo “hacer” empleado para expresar tiempo es invariable al no tener sujeto, por lo cual debió decir “Desde hace 20 años…”

-“Habrá justicia en la medida que la sociedad lo permita.” (Un  exprocurador de la Suprema Corte de Justicia, en Aeromundo). Este usuario del español es un reflejo de lo adentrado que está el “desenqueísmo en la conciencia lingüística de los dominicanos. Ciertamente, es poco frecuente que un dominicano exprese “en la medida en que), pues lo más seguro es que diga “en la medida que” a semejanza de este veterano abogado y exfuncionario de la judicatura dominicana.

-“Estoy seguro que el presidente (Medina) se va a repostular.” (Idem). También tenemos esta vez el reflejo de lo extendido que está en nuestro país el “queísmo”, ya que, al igual que este exprocurador, es usual que los dominicanos no digamos “estoy seguro de que”, ni “me doy cuenta de que”, etc., sino “estoy seguro que” y “me doy cuenta que”.

-“Le roban sus esperanzas y hacen de ellos viajeros sin rumbo.” (Un semanario dominicano). Ya es algo normal entre nosotros la falta de concordancia en la variante de tercera persona “le” cuando es plural, como en este caso, que debe ser “Les roban” para que exista la concordancia con “ellos”.

-“Generalmente a los 18 años era que contraían matrimonio.” (Articulista del semanario Camino). Este articulista, como la mayoría de dominicanos y habitantes de otras latitudes, ya no usa ni el “cuando” ni el “donde” en  expresiones de tiempo y de lugar como las siguientes: “Fue en ese año que ella nació.” (Fue en ese año cuando ella nació.);  “Fue en ese lugar que ellos se criaron.” (Fue en ese lugar donde ellos se criaron.).

-“Quienes usurpan el poder no tienen cómo garantizarle a los ciudadanos condiciones mínimas de vida.” (Diputada venezolana de la Asamblea Nacional). También en Venezuela hay quienes, al igual que nosotros, no respetan las leyes de la concordancia en el caso de la variante pronominal “le”, que cuando concuerda con el referente con función de objeto indirecto plural, tiene que expresarse “les”.

Como han podido ustedes constatar por el extenso recorrido que  hemos hecho por una gran variedad de medios de comunicación y de usuarios de nuestra lengua española, son muchos los desaciertos o alejamientos del español correcto en que incurre una cantidad bastante elevada de hablantes   y escribientes  de nuestro castellano. Se impone, pues, un mayor cuidado al expresarnos, para facilitarles a quienes nos leen, la comprensión y la satisfacción de asimilar, sin extremado esfuerzo, los contenidos que pudieran afianzarles su nivel intelectual.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *