Dificultad de muchos para manejar la concordancia en el complemento

Por Tobías Rodríguez Molina

Al igual que en otros aspectos de nuestra lengua española, en esta faceta de la misma, es decir, el complemento, uno se atreve a afirmar que son innumerables, por no decir que el porcentaje de los que manejan de forma desacertada la concordancia en  el complemento es muy alto. Pero antes de continuar con el tema, creo útil  y necesario explicar qué es un complemento. Y para llegar a precisar qué es el complemento, aclaremos lo que son los   determinantes. Estos son palabras colocadas delante de los sustantivos para precisarlos o determinar su sentido. (Eduteca). Otros los definen como palabras que acompañan al nombre y nos dan información sobre él. (Academia JAF).

A los determinantes se les atribuye el ser modificadores directos, pues se relacionan directamente con el nombre, es decir, sin ningún elemento gramatical que los una o relacione, como lo podemos ver en los siguientes ejemplos: 1. Este libro me costó mucho dinero. 2. Algunos estudiantes no hicieron bien la tarea.  En el ejemplo 1, son determinantes “este” y “mucho”, relacionados directamente con “libro” y con “dinero”, respectivamente. En el ejemplo 2, son determinantes “algunos” y “la”, los cuales se relacionan directamente con “estudiantes” y con  “tarea”, respectivamente. Ahora bien, existe otro tipo de modificador relacionado con el nombre,  al cual se le denomina modificador indirecto, ya que su relación se da en forma indirecta mediante alguna preposición, como “de”, “sin”, “con”, “sobre”, etc. Observemos un ejemplo de modificador indirecto: “Las situaciones de tipo político  que  estamos viviendo en muchos países de América son difíciles de resolver.” El complemento “de tipo político” modifica a “situaciones” de forma indirecta  y está constituido por varias palabras. En cambio, el  modificador directo,  por una sola palabra, como lo vieron en los ejemplos 1 y 2 de este párrafo.

A  ese modificador indirecto se le llama complemento, y a ese tipo de complemento me refiero en el presente artículo, tal como aparece en el título. Veamos otro  ejemplo para tener una idea más clara del complemento: Las ayudas de forma desinteresada que me diste te las agradezco con el alma.  En ese ejemplo, “las” es un modificador directo de ayudas,  mientras que “de forma desinteresada” es un modificador indirecto o complemento, ya que se relaciona o complementa a “ayudas” mediante una preposición, que en este caso es “de”. Enseguida les ofrezco algunos   ejemplos de casos de mal manejo del complemento de parte  de usuarios casi todos dominicanos.

  1. “Llegamos al acuerdo de traer a Venezuela todo el apoyo, toda la ayuda de carácter humanitaria que pueda traerse.”(Diario Libre: Maduro anuncia acuerdo, EFE). La dificultad que se refleja en el complemento  “de carácter humanitaria” tiene que ver con la concordancia y consiste esa dificultad  en que se pone a concordar “humanitaria” con “ayuda” y no con “carácter”, que es el núcleo o palabra con la que concuerda en género y número, para que diga “de carácter humanitario”.  Para que humanitaria concuerde  con ayuda, habría que eliminar “de carácter” con lo cual “humanitaria” se convertiría en modificador directo de “ayuda” y así sería “ayuda humanitaria”.
  2. “Hay que tener en cuenta las situaciones de índole civiles y políticas en nuestro país.” (Entrevistado en un canal de Santo Domingo). En este caso sucede algo semejante al ejemplo anterior: se toma para la concordancia no el núcleo del complemento “índole”, que es la palabra que determina la concordancia en este caso, sino a “situaciones”, que no tiene nada que ver con “civiles y políticas”  para los fines de la concordancia, y por eso escribe “civiles y políticas” en vez de “de índole civil y política”.
  3. “Durante esta semana sucedieron tres acontecimientos de carácter políticos.” (Comentarista de un canal capitalino). En este caso se repite un desacierto semejante al que apareció en el ejemplo 1: se pone a concordar a “políticos” con “acontecimientos” y esa concordancia tiene que hacerse con “carácter”, que es el núcleo de ese complemento y que tiene a “político” como su modificador directo. Y para mantener la concordancia, se escribirá “de carácter político”.
  4. Una factura de EDENORTE nos ha llegado, durante muchos años, con este infantil error: “Santiago de los Caballero”. Seguro que por esa rica entidad han pasado varios administradores, y tiene como empleados a competentes profesionales y excelentes manejadores de la lengua española, pero nadie ha descubierto el mal manejo de ese complemento, que ahora estamos viendo usted y yo, y que debe escribirse “de los Cabelleros”.
  5. “Su estructura y su diseño hacen de esta parroquia uno de los templos más hermoso de la zona.” (Libro en etapa de corrección; autor: un profesional con maestría). Esta vez aparece otro tipo de deficiente dominio del complemento: en lugar de poner a concordar “hermoso” con “templos” para que se diga “uno de los templos más hermosos, el  escritor  hace la concordancia con “uno”, y por eso escribe “hermoso” en singular.
  6. “Fundaron uno de los tres colegios más grande de la Orden en el país.” (Idem). Aquí tenemos el mismo autor repitiendo el mismo error,  el cual ustedes  pueden corregir.
  7. “Por todas partes irrumpe el espíritu de la mundialización, que tiene sus cajas de resonancias en los foros internacionales.”(Idem). La dificultad de este tipo de complemento consiste en dejarse influenciar por la palabra sustantiva “cajas”, que tiene el complemento “de resonancias” al cual se pone a concordar desacertadamente con ella. Lo acertado es decir, en este caso, “…tiene sus cajas de resonancia…” En semejante error caen los que dicen “libros de textos”, “días de lluvias”, etc.
  8. “…se ha producido la realización de murales…y un sinnúmero de obras de artes.” (Tesis de grado de un estudiante de Derecho). Ahora les dejo a ustedes, apreciados lectores, corregir el error cometido por ese estudiante de Derecho. Es un error idéntico al anterior y aparece en “obras de artes”.

Ciertamente que a muchos de los usuarios del español les resulta dificultoso manejar con acierto el aspecto concordancia al emplear el complemento en sus escritos o exposiciones orales. Y  me luce que la dificultad proviene de deficiencias en la enseñanza de la sintaxis que se imparte en nuestros centros educativos de todos los niveles, incluyendo el universitario. Pero, mientras tanto, les recomiendo que se fijen bien en que la palabra complementada no le impone la concordancia al complemento, y por esa razón ambos  marchan por caminos distintos en cuanto a la concordancia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *