Quizás te expresas como estos usuarios

Por  Tobías Rodríguez Molina

Al leer lo que escriben o al escuchar hablando a  personas que no pertenecen al nivel sociocultural bajo, nos damos cuenta de que son muchos los que se apartan  de  las normas de nuestra lengua española más allá de lo que uno esperaría de usuarios de su nivel. Y al experimentar  esa realidad de parte  de profesionales, muchos de los cuales  han realizado sus estudios en centros universitarios de gran prestigio,  y/o que ocupan cargos de relevancia  en la sociedad, vemos cómo, con cierta celeridad, se adelanta el proceso normal de evolución de nuestra lengua española o castellana.

Los ejemplos que les ofrecemos a continuación pondrán en evidencia nuestra apreciación. Quiero dejar planteado aquí que no quisiera catalogar de “errores” esos usos alejados de las normas, aunque muchos de ellos rondan alrededor de ese calificativo. Entremos en materia sin más preámbulos

Hace unos días, un afamado narrador de nuestro béisbol profesional,  mientras se desarrollaba un partido entre el Escogido y las Águilas, afirmó que “…eso sucede con demasiado frecuencia…”. Ese narrador ignora que la concordancia pide que en ese contexto debe usarse el indefinido “demasiada”, ya que esta palabra funciona como adjetivo al hacer referencia a “frecuencia”, un nombre o sustantivo de género femenino y en singular, por lo cual es necesario que la palabra adjetiva que la modifica o que hace referencia a ella, deba tener la terminación o  concordancia, en femenino y en número singular. Es por esa razón que debió decir: “…eso sucede con demasiada frecuencia…”

A más de un hablante he oído decir “régimenes” manteniendo tanto el acento fonético como el ortográfico (o tilde) como si fuera una palabra sobreesdrújula. Parece que esos hablantes ignoran que en la lengua española no existen palabras simples que sean sobreesdrújulas. Esa es la razón por la cual tenemos que mantener palabras como “espécimen” y “régimen” como esdrújulas cuando las pasamos al plural. Para eso hay que correr el acento una sílaba hacia la derecha para que sigan siendo esdrújulas. Así, ambas palabras ahora serán “especímenes” y “regímenes” y son esdrújulas aunque con una sílaba más que antes de ser plurales.

Creo que este es el momento adecuado para comunicarles que toda palabra sobreesdrújula es una palabra compuesta. Ahora bien, ¿de qué manera se forma ese compuesto? Sencillamente uniendo un verbo con dos o más pronombres llamados enclíticos o pegados al verbo, como en los casos siguientes: “diciéndoselo”, “informándoselo”, “enviándoselas”.  (INTERNET, ¿Por qué el plural de régimen es  “regímenes” y no régimenes?).

Escuchando una noticia concerniente al fuego que consumió parte del estadio Juan Marichal, de Santo Domingo, oí cuando el comunicador dijo: “Hubo una falla eléctrica en el cual los empleados tuvieron que escapar de la zona del   “Séptimo  Cielo”.  Aquí aparecen dos usos alejados de la sintaxis de nuestra lengua española. En primer lugar, no debió usarse “en el cual”, sino “que hizo que”. En segundo lugar, si hubiera que hacer concordancia con “falla eléctrica”, debió haber dicho “en la cual”. Esa falla de concordancia entre antecedente y relativo (que, el cual, la cual, los cuales, las cuales…)  es muy frecuente en los dominicanos.

El domingo 7 de enero de 2018, la Iglesia católica celebró la festividad del bautismo de Jesucristo. Ese día, en el Vaticano, el papa Francisco bautizó a 34 niños. Al hacer referencia a esa actividad, CDN escribió el siguiente titular: “El Papa Francisco bautizó a 34 niños en el Vaticano éste domingo.” Lo primero que llama la atención es que escribieron “Papa” con la p en mayúscula. Parece que al  titulador, seguramente un profesional de la comunicación muy competente, se le olvidó que los términos “papa”, “rey”, “presidente”, etc. cuando acompañan el nombre de la personalidad aludida, no se escriben con letra inicial mayúscula, sino en minúscula. Por esa razón el titular debió ser: “El papa Francisco bautizó a 34 niños…” Solo si se hace referencia, en el curso de la noticia, al papa Francisco con el término “Papa”, esa palabra se iniciaría con letra mayúscula. Por ejemplo, “En un momento de la ceremonia, el Papa se dirigió a los bautizandos  y les dijo…”

Siguiendo con el titular de CDN, en el mismo, haciendo alusión al día de la ceremonia, se dice que se llevó a cabo “éste domingo”.  En esta parte del titular se tildó (se acentuó) “éste”, que no debe llevar la tilde pues funciona como adjetivo y, de acuerdo con la norma, no debe acentuarse en esa función de adjetivo.  Es conveniente que quede claro que, hasta hace unos años, los demostrativos este, ese y aquel, y sus femeninos y plurales, cuando funcionaban en la oración como pronombres, es decir, sin acompañar al nombre pero haciendo referencia a él, se les marcaba la tilde. Pero incluso esa tilde la Real Academia de la Lengua Española la abolió. Por  lo tanto, ni cuando funciona como pronombre, ni mucho menos cuando funciona como adjetivo, se les marcará la tilde.

Hace unos meses, escuchando la Z101 en el horario de 2.30 pm a 5.00 pm, me llamó poderosamente la atención que uno de los comentaristas, con estudios y amplia experiencia en el área de la comunicación, haciendo referencia a la Cooperativa de los maestros dominicanos, pronunciara Coopnama diciendo “Coonapma”. Y si lo hubiera dicho una sola vez, uno hubiera pensado en un  “lapsus”; pero no fue una sola vez que lo pronunció así, sino todas las veces (muchas  veces) que lo escuché dijo “Coonapma”.

En un  titular  aparecido en el fondo de la pantalla de CDN, me imagino que sin darse cuenta el titulador  del disparate que estaba expresando, hace una especie de acusación a diversos sectores en contra del Procurador General de la República. Y todo viene porque a  la palabra “que” no se le marcó el acento ortográfico en el  titular, que les  ofrezco para que lo analicen: “Diversos sectores piden al PGR que informe que influye en el PJ”. Si se acentúa “qué”, la información transmite otro mensaje muy diferente; así, los diversos sectores le piden al PGR que informe qué factores (o quiénes) influyen o manipulan al PJ  del país. Pero con el “que” sin la tilde, se le pide al PGR que informe  que él  influye o manipula el Poder Judicial del país, lo cual constituiría una acusación suficiente para una demanda judicial.

Antes de iniciarse un juego de béisbol entre el Escogido y las Águilas en el Estadio Cibao,  fue entrevistado un destacado y antiguo jugador venezolano de las Grandes Ligas. Al responder una de las preguntas hechas por el entrevistador, él respondió: “Van a haber muchos latinos en el Salón de la Fama en los próximos años.” Ese ilustre venezolano, seguro que, al igual que muchos de sus compatriotas y muchísimos dominicanos, no tiene en cuenta que esa construcción sintáctica con la presencia del verbo haber es impersonal y, por lo mismo, la normativa del español manda que no se pluralice, ya que no tiene sujeto, por lo que el destacado exbeisbolista debió haber dicho: “Va a haber muchos latinos en el Salón de la Fama  en los próximos años.”

Para una mayor ilustración, les presento otras oraciones parecidas a la anterior en su estructura:

  1. Va a hacer cinco años de su graduación como ingeniero.
  2. Debe hacer como cuatro meses que renunció al trabajo que tenía en ese salón.
  3. Deberá haber varios medallistas de este gimnasio en la próxima competencia.
  4. Debió haber más asistentes a la reunión convocada por el doctor Pérez.
  5. Tiene que haber condiciones bien claras y precisas para asistir a ese diálogo.

Fíjense que todos los verbos con que se inician esas cinco oraciones  forman frases verbales con “hacer” o “haber” y por eso   deben aparecer en singular pues forman parte de oraciones sin sujeto. Lo que sigue a cada uno de esos verbos es un complemento directo, que no puede poner a variar el verbo.

A un senador de la República Dominicana se le escuchó decir: “Estuve la oportunidad de reunirme con varios ciudadanos de mi comunidad.” Algo diferente sería decir: “Estuve en una oportunidad reunido con varios ciudadanos de mi comunidad.” Lo que ese senador debió haber dicho fue: “Tuve la oportunidad de reunirme con varios ciudadanos de mi comunidad.”

En un periódico de Venezuela, apareció, haciendo alusión al supuesto diálogo con Maduro, la siguiente expresión: “Aseguró que si se cumplen con estos puntos, será posible continuar con los encuentros.” (El Nacional Home). En esta oración encontramos un  error de sintaxis que tiene que ver con la presencia de “con” seguido de “se cumplen”, ya que en ese caso, el verbo se convierte en impersonal y deberá decirse “se cumple”. Ahora bien, si en esa oración eliminamos “con”, se diría “si se cumplen estos puntos…”  con el verbo  en plural pues concuerda con “estos puntos”, que funciona como sujeto de la oración  “Aseguró que si se cumplen estos puntos será posible continuar con los encuentros.”

En un semejante error de sintaxis cayó un  ministro del Gobierno actual, que ha desempañado elevados cargos  en más de una ocasión y que aspira a cargos de mayor nivel. En una entrevista por CDN, expresó: “No se cumplieron con las normas requeridas para…”. Creo que, si se entendió el análisis sintáctico ofrecido en el ejemplo anterior a este, ustedes estarán en la capacidad de decirle a ese ministro cómo debió haber dicho.

Espero que esos casos que les he presentado en esta ocasión contribuyan a que el empleo de nuestra preciosa lengua española sea en ustedes cada vez mejor y que el esfuerzo por mejorar siga siendo o se constituya en algo permanente.

© 2019, Rafael Tobías Rodríguez Molina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *