Desaciertos lingüísticos, reflejo de cambios en nuestro español

Por Rafael Tobías Rodríguez Molina

Continuando con la temática  de los desaciertos en que incurren muchos de los usuarios del español, tanto empleándolo en forma  oral como escrita,  veamos algunos  “despistes” o desaciertos que guardan relación con usos que están revolucionando nuestra lengua madre en República Dominicana.

En un programa de televisión transmitido por un canal local,  escuchamos lo siguiente: “A las encíclicas se le da el nombre por las primeras palabras que empiezan.” (Alguien de gran cultura, articulista y escritor de renombre).  En esta oración están presentes dos desaciertos. Uno de ellos es el empleo de “le” en lugar de “les” por la concordancia que tiene que darse con “encíclicas”, una palabra plural  que exige que cualquier palabra referida a ella tiene que mostrar concordancia en plural. El segundo desacierto, el desconlasqueísmo, pues empleó un “que” en vez de “con las que”. Debió haber expresado “…por las primeras palabras con las que empiezan.”

Otro caso en el que se refleja la tendencia a los cambios, lo vemos en este fragmento: “…después…, de la forma en que lo digo, importa poco.” Aquí aparece reflejado un caso extraño a nuestra sintaxis, pues ha dicho “de la forma en que lo digo…” poniendo un “de” innecesario,  ya que debió expresar “la forma en que lo digo importa poco.”

Alguien  se expresó de la siguiente manera: ”Todo eso deja dicho en la condición que estamos…”, dejando  evidenciado un cambio en la estructura sintáctica de nuestra lengua española con el llamado “traslaenqueísmo” porque, en su expresión, separa “en” de “que”,  palabras que deberían aparecer seguidas, una junto a la otra, por lo que debió haber expresado “Todo eso deja dicho la condiciٕón  en que estamos. Fijémonos bien que  la frase de relativo “en que” debe aparecer unida y después del sustantivo “condición”, que es la palabra antecedente a la cual se refiere el relativo “en que”.

El “queísmo” hace tiempo que los dominicanos lo hemos entronizado en nuestro español, como aparece en la siguiente oración: “Estoy seguro que tú serás una persona exitosa.” (Profesional del derecho). Esa oración, para que no sea dequeísta, debe redactarse “Estoy seguro de que tú serás una persona exitosa”. A propósito, el queísmo es un fenómeno ampliamente extendido en nuestro país. Ahora bien, si alguien quisiera evitar ese cambio sintáctico, yo le propongo el siguiente mecanismo: Haga la pregunta  ¿De qué estoy seguro? Y también hágala  sin el “de” ¿Qué estoy seguro?  Si nos damos cuenta de que  la pregunta iniciada con “de qué” es la que está  correcta, la afirmación, o respuesta a la pregunta,   debe aparecer  con “de qué”.

Otro reflejo de cambio lo encontramos en lo que yo le he nominado el “desenqueísmo” al eliminarse “en” en una construcción sintáctica como esta: “El día que ella se fue” (Profesional de la comunicación). La formulación de un español castizo debe ser “El día en que ella se fue.”  Pero se está haciendo cada día menos frecuente entre nosotros mantener “en”  cuando se trata de  esa construcción de relativo con expresión de tiempo.

Le oí decir a un profesional de la medicina “La persona que yo saludé…” reflejando el cambio al que un servidor lo ha calificado como “desalaqueísmo”, ya que,  a la expresión de relativo “a la que” le  elimina las palabras  “a la”.  Debió decir “La persona a la que yo saludé…”

Hace pocos días asistí a un acto de graduación  y  se reflejó  en un cien por ciento lo que una vez afirmó el profesor Juan Bosch al decir que “El dominicano no conoce  el  les”.  Lo que yo constaté ese día fue que la directora del centro donde se celebró la graduación, una  persona de elevada cultura, con una excelente dicción y de gran fluidez expositiva,   empleó 9 veces  un “le” que debió haber sido   “les”, y en ningún momento empleó un “les” en la forma debida.  Lean  uno de esos casos: “Le damos la bienvenida a las personas que han venido a escuchar las interpretaciones de estos graduandos.”

Hace un tiempo, yo elaboré un artículo centrado en el tema del “le” y del “les” al cual le di como título “Muchos dominicanos no saben emplear el les. En el mismo se evidenció ampliamente, aunque no en un ciento por ciento,  la percepción del profesor Juan  Bosch.

Existen otros muchos casos que reflejan los cambios lingüísticos que estamos introduciendo  los dominicanos en nuestra lengua española, se podría decir, de forma bastante acelerada, algunos de los cuales ya se  los he ofrecido en otros de mis artículos. Ojalá mis lectores puedan aplicar lo planteado en esta ocasión, tanto en sus escritos como también en sus exposiciones orales.

© 2019, Rafael Tobías Rodríguez Molina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *