Cuidado con las interrogativas y exclamativas iniciadas por “que”

Por Rafael T. Rodríguez Molina

 

Tengo la impresión de que muchas personas, incluyendo gente de un elevado nivel sociocultural,  no siempre saben interpretar lo que leen. Uno de esos casos de incomprensión lectora lo encontramos en las oraciones interrogativas y exclamativas en las que están presentes “que”, “quien”, “cual”, donde”, etc. Seguro que ustedes saben que esas  son palabras que no deberían escribirse con tilde, pero que, por el llamado acento diacrítico o tilde diacrítica, cuando ellas funcionan como interrogativas o exclamativas, se les marca la tilde.

Veamos ejemplos en los que se cumple esa regla: 1. ¿Qué compraste cuando fuiste a la tienda? 2. ¿Cuándo vas a buscar tu acta de nacimiento? 3. Dime dónde compraste ese traje tan bonito. Observen el análisis correspondiente a cada una de estas tres oraciones interrogativas.

La oración 1 es una oración interrogativa directa con el signo de interrogación al principio y al final de la misma, y con un “qué”  interrogativo, por lo cual se le marcó la tilde. En ella aparece un  “cuando” que,  al no ser interrogativo, aunque está dentro de una oración interrogativa, no llevará tilde.

La oración siguiente, la número 2, es también interrogativa  directa con su signo de interrogación marcado y con un “cuándo” que también es interrogativo, razón por la cual esa palabra se escribió con tilde.

La oración 3, aunque no se inicia ni termina  con un signo de interrogación, ni comienza con una palabra interrogativa, es también una oración interrogativa, pero de las llamadas   “interrogativas indirectas”; en ellas aparece una palabra interrogativa a la que se le marca el acento diacrítico. Por eso el “dónde” de esa oración lleva marcada la tilde o acento ortográfico.

A continuación les ofrezco un listado de oraciones exclamativas iniciadas y terminadas por el signo que las caracteriza, siguiéndole  al signo inicial  de cada una de  ellas “qué”, “cuál” y “cuántos”, con valor exclamativo: 1. ¡Qué alegría me da saber que ya terminaste tu carrera! 2. ¡Cuál no sería su sorpresa al verlo llegar a esa hora! 3. ¡Cuántos problemas nos ocasionas con tu pésima conducta, muchacho!

La oración exclamativa 1 se inicia con el signo de exclamación y con  un   ”qué”  exclamativo, que por lo mismo lleva tilde marcada.

La exclamativa 2  comienza  con el signo propio de la exclamación y con  un “cuál” también exclamativo; por eso se le marcó la  tilde.

Evidentemente, la oración 3 es exclamativa al igual que la 1 y la 2, ya que se inicia con el signo propio de  ese tipo de oraciones y con un término exclamativo acentuado, que en este caso es “cuántos”.

Ahora bien,  muchos usuarios de nuestro español se confunden porque creen que, por el hecho de que una oración se inicie por el signo de interrogación o de exclamación y a ese signo le siga “que”, “cual”, “cuando”,  “donde”, etc.,  deben  marcarles tilde a esas palabras.  Y eso no es cierto. No se les marca  la tilde.

Les voy a presentar ejemplos de ese tipo de oraciones:

  1. ¿Que me vaya temprano es lo que ustedes quieren?
  2. ¿Cuando llegaste a la reunión todavía no había llegado nadie?

Recuerden que al inicio les dije que “cuando esas palabras (“que”, “cual”, “cuando”, “donde”, etc.) funcionan  como interrogativas o exclamativas se les marca el acento diacrítico”. Pero tengan en cuenta que no dije que cuando esas palabras inician una oración interrogativa o exclamativa se les debe poner la tilde. Yo no dije eso. Por esa razón, si usted lo entendió así, le aconsejo que vuelva a leer lo que yo afirmé anteriormente.

En casos como esos dos últimos es donde se les presenta a muchos la dificultad, que yo interpreté como falta de comprensión lectora, que conduce a la falta de comprensión de la regla ya expuesta, que por lo que les he  dicho,  se deduce que tiene dos condiciones:  la  primera es que la oración sea interrogativa o exclamativa;  la segunda es que el  “cual”,  “que”,  “quien”, “donde”, etc. ,  funcione, cada uno en su oración,  como interrogativo o exclamativo.  Si se fijan bien, en las seis primeras oraciones, 3 interrogativas y 3 exclamativas, que les ofrecí al principio, se cumplen las dos condiciones, y por esa razón les marcamos la tilde a todas las palabras interrogativas contenidas en ellas.

En cambio, en las dos últimas  solo se da  la   primera condición de que ambas son interrogativas, pero no se da la segunda condición que exige que el “que” y el “cuando” tienen  que ser palabras interrogativas. Por eso no se les puso la tilde.  Ahora bien,  hay que  prestar  mucha atención,  pues cuando se  inicia  la copia de  ese tipo de oraciones, el programa marca la tilde automáticamente y  uno tiene que borrar esa tilde. Esa falta  de comprensión,  o posible confusión al interpretar la norma  aplicable a las oraciones que tenemos entre manos,  parece que fue lo que llevó al editorialista de un periódico de circulación  en nuestro país  a  marcar la tilde al “que” aparecido en la siguiente oración exclamativa: “¡Qué la justicia cumpla con su rol por la tranquilidad ciudadana.” Y un día posterior, al cerrar el editorial, repitió un caso semejante al ya citado al escribir: “¡Qué así sea!  Pero reiteró eso mismo en el editorial del 2 de abril de 2018 cuando escribió: “¡Qué se rompa el silencia con voces que se alcen por la redención.”

Estos y otros casos de nuestra lengua española, como ya se ha visto en otros ensayos que les he presentado a su consideración, no suelen ser bien manejados por una cantidad bien considerable de usuarios, tanto cuando lo hacen  oralmente como por escrito. Un cuidado constante en todos esos casos es necesario para seguir mejorando nuestro idioma español lo más cercano posible a la aplicación de las normas que lo orientan para su buena marcha. ¡Manos a la obra!

© 2019, Rafael Tobías Rodríguez Molina

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *