ANGULAR – KITSCH – SOFTWARE – POCILLO

“. . .para dar una visión panorámica de uno de los movimientos ANGULARES del siglo pasado. . .”

Se está en presencia de adjetivo y, como tal, lo que significa es “perteneciente o relativo al ángulo”. Si se lee desde la perspectiva de lo copiado con anterioridad, lo que resulta es que el movimiento del texto pertenece al ángulo. Sería interesante tratar de saber a cuál de los ángulos pertenece, pues hay por lo menos 33 ángulos diferentes. Como no se puede ser obtuso (uno de los ángulos), se debe continuar en la búsqueda para encontrarle sentido al texto.


La segunda acepción en el diccionario de la autoridad madrileña del español es “de forma de ángulo”, que deja al lector en la misma latitud estratosférica que la anterior si se aplica al texto. La Academia también menciona el ángulo de la fotografía, así como la “pieza de construcción, generalmente de hierro, cuya sección transversal tiene forma de ángulo”.

No hay que ser muy agudo (otro ángulo), para comprender que el autor del texto hizo una traslación errada de conceptos. Para explicar lo último, hay que examinarlo desde otro punto de vista, lo que en artillería sería el “ángulo de mira”. Si este asunto se mira de reojo, se diría que se mira a través del “ángulo del ojo”, por lo que la mirada resultaría “angular”.

Si se examina el punto de modo más serio que en el párrafo anterior, se comprenderá que el error se originó con la traslación del concepto. Con esto se alude a la expresión “piedra angular”; esta piedra es la que se coloca formando esquina en la base de un edificio, y en sentido figurado se la acepta como “piedra fundamental”. De donde se puede inferir que en el texto es un movimiento o giro fundamental, en el sentido de importante.

A este paso, con estas extrapolaciones desmesuradas y sin orientación adecuada, el lector termina por aceptar, y quizás hasta incorporar a su vocabulario, expresiones que no tienen sentido y que nacen de nociones vagamente aprendidas.

KITSCH 

“Imbuido de una singularísima estética kitsch caracterizada por la superabundancia de. . .”

Para no perder tiempo con asuntos que no son de esta sección, como lo de “singularísima” en ese sitio de la frase, lo que procede es que se concentren los esfuerzos en el vocablo del título.

La última edición del diccionario de la junta madrileña de la lengua trae entre las nuevas palabras asentadas, la del título. Antes de que la Academia se pronunciara con respecto al término, se le aceptaba como equivalente a “cursi, pretencioso” cuando se le aplicaba a objetos.

Al asentar la palabra las autoridades señalan que es voz alemana, con funciones de adjetivo. La definición es como sigue: “Dicho de un objeto artístico: pretencioso, pasado de moda y considerado de mal gusto”. Al cerrar se añade que también se desempeña como sustantivo masculino.

El Panhsipánico despeja mejor las dudas. En sus funciones de sustantivo es “estética caracterizada por la mezcla de objetos heterogéneos pasados de moda y que se consideran de mal gusto”. En funciones de adjetivo es “del kitsch o que tiene sus características”.

El Diccionario Panhispánico destaca que debe escribirse con resalte tipográfico por tratarse de un extranjerismo crudo. El plural es invariable.

SOFTWARE 

“. . .aseguró que para julio de este año el INS tendría “listo” el software del nuevo sistema. . .”

Ya la Academia también incorporó este vocablo del inglés al catálogo de palabras comunes y corrientes del español. El hecho consumado por la legisladora de la lengua en Madrid no significa en modo alguno que la palabra sea castiza. Lo que ha hecho el colegio mayor de la lengua es asentarla después de prestarle oídos al uso.

En la entrada correspondiente al término comentado se explica que es voz inglesa, que su género es masculino, y se la define así: “Conjunto de programas, instrucciones y reglas informáticas para ejecutar ciertas tareas en una computadora”. En este caso las autoridades de la lengua se rindieron ante el asedio de la voz extranjera. Más pudo el uso que la intención de crear un vocablo adecuado al significado, con raíces en el griego o en el latín.

Resultó cuesta arriba conseguir una correspondencia léxica sensata y aceptada por toda la comunidad lingüística hispanohablante para el vocablo en estudio. La mejor solución fue adoptar el inglés, aunque vaya contra los principios de la lengua española, porque va en el sentido de la racionalidad del uso y existe consenso a este respecto.

POCILLO 

“. . .estamos hablando de millones y millones de POCILLOS consumidos. . .”

No es difícil imaginarse que muchos de los lectores no entiendan lo que significa la palabra del título. Si recurren al diccionario para despejar las dudas se encontrarán con que el sentido que se le otorga es quizás equivocado, porque el diccionario mayor expresa lo siguiente: “tinaja o vasija empotrada en la tierra para recoger un líquido, como el aceite y vino en los molinos y lagares”. La segunda acepción en el mismo lexicón es “vasija pequeña de loza, como la del chocolate”.

Con todo el respeto que merece la docta corporación madrileña de la lengua, hay que aceptar que en Puerto Rico el vocablo sometido a estudio no significa lo que los académicos sostienen.

En Puerto Rico “pocillo” equivale a “tacita”, sobre todo la taza del tamaño adecuado para tomar café negro, fuerte, caliente. Juan Carlos Onetti, de nacionalidad uruguaya usa la palabra en su libro El Astillero, en un lugar donde escribe, “. . . mientras alzaba el pocillo del café para chupar el azúcar. . .” Además de Uruguay, hay documentos que prueban que en Argentina, América Central, México y Paraguay, se usa el término como sinónimo de “taza”. En México en algunas regiones se le usa para designar el “pozuelo”, generalmente de hojalata o peltre que usan los pobres para tomar sus bebidas en la mesa.

No se olvide el lector que en España si pide un “tinto”, le sirven vino rojo. Por el contrario, si pronuncia la misma palabra en algunos países de América, como Ecuador, Colombia y Venezuela, entenderán que ha pedido un “café negro”.

PRACTICANTE 

“Arrancó a los 15 años como PRACTICANTE en la empresa CBS, actual Sony”.

Por el nombre de la empresa se echa de ver que no se está en el terreno de los hospitales o de las farmacias; lejos de eso, se está en el campo de la música.

Tanto el uso, como los diccionarios serios, siempre han convenido en aceptar que “practicante” es la persona que se instruye por tiempo determinado en la práctica de la cirugía y medicina, al lado y con la dirección de un facultativo. También es, en las boticas, la persona encargada de preparar y despachar los medicamentos con la supervisión del farmacéutico.

La pregunta surge enseguida, ¿de dónde viene llamar de este modo a las personas que “aprenden” o que trabajan como ayudantes en trabajos menores? Es una extrapolación, sin duda. Los jóvenes que laboran en talleres, así como en empresas, desde temprana edad, ingresan en esos establecimientos en calidad de “aprendices”. Son ayudantes, auxiliares, y otros eufemismos por el estilo.

No hay lugar a extrañarse de que el vocablo sea usado en algún o algunos países para designar a los jóvenes empleados con vocación para aprender.

AFINIDAD 

“. . . comenzó a demostrar que tenía AFINIDAD para el dibujo y la pintura. . .”

Ante un texto compuesto de este modo la reacción del lector es de duda o de desconcierto, dependiendo de su grado de educación o de su tozudez.

Como en el texto se trataba de las obras de arte de niños, y en el caso de la frase, de una niña de ocho años. . . quizás ella pensaba que eso era lo que tenía. De ahí a que lo escriba un periodista hay largo trecho. Revísese el término en los diccionarios y se comprobará que ninguno se atreve a asentar una barbaridad como la perpetrada.

Para que no quede duda al respecto, la vigésima segunda edición del Diccionario de la Real Academia de Madrid consigna que afinidad es “la proximidad, analogía o semejanza de una cosa con otra.”Es “la atracción o adecuación de caracteres, opiniones, gustos, etc., entre dos o más personas” (la cursiva es mía, RG.). Aparte de estos significados, es el parentesco que se establece mediante el matrimonio. También se conoce con esta palabra el “impedimento dirimente derivado del parentesco”. Se refiere la Academia al impedimento de matrimonio entre personas emparentadas de este modo. Por último, en química es “la tendencia de los átomos o grupos moleculares a combinarse con otros”.

Lo que tenía la niña era “buena disposición, inclinación, tendencia, proclividad, vocación”.

COMPRENSIVO

“. . .fusiona los llamados aseguradores de último recurso en un grupo más COMPRENSIVO con los consumidores, que se llama. . .”

El texto del que se extrae esta cita fue producido en inglés. Fíjense bien, no se pretende que fue escrito en inglés y traducido al español, sino que quizás la noticia se recibió en inglés y se llevó al español. Como sucede en tantas ocasiones en el mundo de la noticia, el tiempo apremia y a los redactores y traductores se les pide que entreguen sus trabajos sin demoras. Las noticias que no se publican enseguida, dejan de revestir el carácter de noticias.

En la práctica se ha encontrado más de una vez que la prisa es mala consejera; además abundan los traductores aficionados osados y desaprensivos. A éstos, si se les perdonan los errores se les anima a que persistan. Hay que señalar los errores porque la ignorancia cuando se tiene conciencia de ella puede remediarse si quien la padece es humilde y quiere superarla.

Antes de entrar en materia con respecto al término del título hay que recordar que el texto se refiere a las compañías aseguradoras. Lo que sigue en esta sección es una deducción especulativa.

Es probable que en el original la palabra fuera “comprehensive”, que al tratarse de empresas en el ramo del seguro, puede significar “a todo riesgo, contra todo riesgo”. En casos en que no se trata de estas compañías el vocablo del inglés puede ser traducido por “completo, general, detallado, global, exhaustivo”.

No sería la primera vez que un traductor ante un texto en inglés que no digiere bien, prefiere acomodarlo a lo que él cree que significa y le añade otras palabras para justificar su comprensión del mismo. Esta última aseveración explica lo de “un grupo más comprensivo con los consumidores. . .

Al escribir lo anterior lo que se trata es de resaltar que a pesar de la semejanza que existe entre comprensible (comprehensible, en desuso) y “comprehensive” no siempre se les puede tomar por equivalentes en las dos lenguas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *