ACERCAMIENTO – ENFOQUE – CARTEL – CÁRTEL

“Odontólogo actualizado profesionalmente y motivado, cree en un ACERCAMIENTO total para el tratamiento de esas afecciones.”

Muchas de las palabras que se cuelan en español lo hacen a través de malas traducciones. Los deslices poco a poco van logrando un espacio en la lengua de modo subrepticio al principio, para después ganar categoría y provocar dudas aún entre personas sensatas.


El vocablo de esta sección es un ejemplo de lo enunciado en el párrafo que antecede. El término “acercamiento” llega en el contexto de la odontología por una mala traducción de una voz del inglés.

Se puede adivinar que el odontólogo utilizó en inglés la palabra “approach” que en una de sus acepciones es precisamente lo que la periodista eligió para redactar en español. La selección no es la más conveniente porque no le imprime sentido a la oración. Eso se analiza en los párrafos siguientes.

Acercamiento es la acción y efecto de acercar. Eso lleva a examinar lo que quiere decir acercar, que no es otra cosa más que “poner cerca o a menor distancia de lugar o tiempo”. Se usa también en el sentido figurado. Ahí terminó el verbo.

Como se anunció en un párrafo precedente, el verbo del inglés es más conocido por su valor español de “acercar”. Como consecuencia de esto, sin detenerse a pensar con mayor profundidad se inclina la redactora y selecciona acercamiento.

Al hacer lo descrito en el último párrafo, erró. No recurrió a las fuentes o desestimó uno de las acepciones aceptadas en español del verbo inglés, que es, “enfocar”, con su nombre correspondiente “enfoque”. Lo más acertado era pues que se redactara del modo que se propone: “. . .cree en un enfoque total para el tratamiento. . .”

En la conversación entre constructores de carreteras escuché en varias ocasiones que al referirse a los dos extremos de un puente, le llamaban los “aproches”. Esos son los accesos a los puentes. En República Dominicana se les llama aproche a los accesos quizá por la influencia del idioma inglés en el primer período de construcción moderna de puentes y carreteras durante la ocupación norteamericana de 1916 a 1924. El término está aceptado en el español de uso con la acepción recién mencionada.

CARTEL – CÁRTEL 

“El subinspector general A. S. explicó que estos transportistas formaban parte de un CARTEL  que se dedica a reventar el mercado manipulando el peso de los vehículos. . .”

Hay palabras que por repetición constante llegan a su apogeo y se imponen en la lengua. En el caso de las dos del título, primero se aceptó sólo una de ellas, pero ante el empuje de escribir una por otra se impuso la costumbre de colocarle o no la tilde sobre la “A” y terminó por aceptarse que se escribiera de un modo o de otro.

Ahora se asiste a una ampliación del significado. Esta nueva acepción o ensanchamiento del campo semántico se hace en la práctica sin que haya mediado bastante tiempo para que madure como nuevo significado. Como es natural, este uso no ha recibido la sanción aprobatoria de la autoridad de la lengua.

Para reforzar los criterios sostenidos en los párrafos anteriores, se procederá a examinar la acepción que consta en el lexicón mayor de la lengua para los vocablos del título.

En el DRAE del 2001, consta que cartel o cártel es una organización ilícita vinculada al tráfico de drogas o armas. No se trata en el escrito de la cita de las otras acepciones de las palabras, en materia de impresos o en el campo económico.

Lo que se desea destacar es que el término se aplica únicamente a las “organizaciones ilegales que trafican en drogas o armas”. Cualquier pandilla, banda, o grupo que se dedique a otras actividades ilícitas que no sean las dos de la definición recibirá otro calificativo. No puede llamársele cartel o cártel porque no cae dentro de lo que comprende la definición.

*SUBURBIA 

“La idea mía es traer un resto de trovadores que andan por la SUBURBIA, para sacarlos a la luz y mostrarlos a un público. . .”

La idea quizás es traerlos de las “periferias” de la ciudad; o de los “alrededores” de la ciudad o cualquier otra cosa, pero no eso que salió publicado.

En otros tiempos se podía presumir que este tipo de error no era más que un error tipográfico, pero en los tiempos actuales no hay espacio para eso.

La verdad es que el desliz proviene del inglés, como muchos otros resbalones. En esa lengua está la *suburbia, que es una voz que describe tres situaciones. La primera es como equivalente de nuestros suburbios de ciudades; en la segunda es para referirse a las personas que viven en esos barrios o demarcaciones geográficas; la tercera es para aludir al tipo de vida que se lleva en esas partes de las ciudades.

La voz del inglés se emplea para señalar el fenómeno de la vida que se desarrolla en los suburbios de las ciudades que en los Estados Unidos que crecen con mucha prisa.

El vocablo del español es “suburbio”, sin que hayan entrado todavía otros términos que no sean los que se usaron en el primer párrafo. En verdad, solo la imaginación española conoce los límites de la creación para mencionar lo que ya no son simples barrios, sino ciudades satélites.

Antes de cerrar esta sección es oportuno destacar la evolución que ha experimentado la palabra suburbio en español. En la primera mitad del siglo XX se la usaba para referirse con ella a los barrios de dudosa reputación. Más adelante, en los Estados Unidos, los urbanizadores comenzaron a crear ciudades casi autónomas en las afueras de los centros urbanos y a eso le llamaron suburbios. Con este desarrollo la connotación negativa que tenía el término desapareció.

A ESPALDAS DE – DE ESPALDAS A 

“La conducción de tal política la hizo el presidente A ESPALDAS DE los elementos fundamentales que históricamente han sostenido y garantizado la seguridad nacional.”

No hay que olvidar las diferencias que hay entre las dos expresiones del título.

En la primera, “a espaldas de”, indica que lo que se hace, o dice, es decir, la acción que se menciona después, se hace sin el conocimiento de la persona a que se alude en el texto o en la conversación. En algunos casos lo que se indica se hace en ausencia de esa persona o personas de quienes se trata.

En los casos en que se utiliza “de espaldas a”, y se refiere a una persona, lo que se hace o decide se ejecuta siguiendo un parecer ajeno al de esa persona que se menciona. Es contrariando lo que antes había expresado la persona aludida.

Lo antes tratado no implica que no existan casos en los cuales las decisiones se toman en ausencia de la persona, y también contra el criterio de ella; por lo tanto, cabe en esos casos, que se use indistintamente una u otra de las expresiones.

COMISIONAR 

“El USS Mitscher fue COMISIONADO en 1994. Fue bautizado en honor del almirante Marc Mitscher, un pionero de la aviación naval que luchó. . .”

Es fácil llegar a la conclusión de que se trata de una frase sobre un navío o buque de guerra. Lo que no se entiende es con que intención o propósito se emplea el vocablo “comisionado” en la oración transcrita.

En español el verbo comisionar no es más que: “dar comisión a una o más personas para entender en algún negocio o asunto”. En otras palabras, es encargar a alguien una comisión. Es enviar a alguien a una comisión.

En realidad de lo que se trata aquí es de una de esas palabras traidoras que inducen al error. Existe en inglés un término muy parecido al español, con su verbo respectivo, que tiene significados muy específicos que difieren del español.

En inglés cuando tiene relación con los buques de guerra, el verbo “to commission” tiene que ser trasladado al español por “poner en servicio”. Esa era la intención del redactor del artículo, por lo tanto ese barco fue “puesto en servicio” en 1994.

Hay que desconfiar de los parecidos entre las lenguas, pues no siempre la coincidencia del origen de las palabras le confiere el mismo valor en lenguas diferentes. En el campo militar el verbo del inglés equivale a verbos muy disímiles en nuestra lengua.

ALQUILAR

“La abuela E. S., de 53 años, ALQUILÓ su vientre para ayudar en el embarazo a su nuera.”

Una de las cualidades que más se ponderan en el dominio de un idioma es la certeza con que se usa el vocabulario disponible en esa lengua.

Cada situación, cada circunstancia o hecho de la vida puede describirse con la ayuda de la terminología más adecuada. Si se emplea un vocablo que no es el que describe el hecho, se corre el riego de que no se entienda bien lo que se intenta expresar.

En el caso del texto lo que se hizo en realidad fue que se utilizó el útero de la abuela como sustituto para la gestación. En ningún sitio de la noticia se hizo mención de pago entre las partes en el asunto. Esto viene a cuento porque en español para que exista el alquiler debe mediar pago por el uso de lo que se alquila. Los diccionarios especifican que se hace “mediante le pago de la cantidad convenida”.

Es tan fuerte el rasgo de la remuneración por el alquiler, que hasta en el caso de la persona que “se alquila”, la persona que así lo hace se pone al servicio de otra por cierto estipendio.

Para una hipótesis como la de la cita, en nuestra lengua se cuenta con otros verbos, por ejemplo, ceder, prestar. La oración se podía escribir en otro sentido para evitar cualquiera de los verbos que pudieran herir sensibilidades.

El inglés tiene la combinación “surrogate mother” que es la mujer que por cuenta de otra se hace fertilizar, generalmente por medios artificiales, con el propósito de llevar la criatura hasta el nacimiento.

En español se podría aceptar una combinación parecida, ya que existe una palabra que corresponde con la voz “surrogate” del inglés, que es subrogada. Subrogar es poner una persona o cosa en lugar de otra. En este caso la subrogación es temporal y lo es para llevar en su seno. Como en español muchas personas evitarían aquí usar la palabra madre, se podría utilizar vientre o útero, para no lastimar los sentimientos de esas personas.

Ya que el fenómeno mencionado antes existe en varios países, y en ellos existe legislación que se ocupa de normar las relaciones entre las partes involucradas, ya es tiempo de que se acuñe una expresión de consenso para aludir al proceso completo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *