Noches y días con nombre propio

La cultura occidental celebra con especial intensidad las fechas en las que nos encontramos. En ellas se conjugan tradiciones laicas y religiosas que nos acercan a la familia y los amigos y nos animan a plantearnos propósitos para el nuevo año y a olvidar los que nos propusimos el año pasado y aún no hemos cumplido. Todos nos renovamos con los que nacieron y morimos un poco con los que nos dejaron. Estas fiestas navideñas nos traen también sus palabras. Como todas las que se refieren a festividades, ya sean religiosas o civiles, deben escribirse con inicial mayúscula.

El mes de diciembre tiene dos noches con personalidad y nombre propio: Nochebuena y Nochevieja. Aunque en tiempos pasados solían escribirse como dos palabras independientes, la Academia recomienda la forma actual. Los días que les siguen, Navidad y Año Nuevo, no se quedan atrás. El significado de Navidad además se extiende al período de tiempo comprendido entre el día 25 de diciembre y el Día de Reyes, aunque en la República Dominicana llevemos ya, en su nombre, unas semanas de celebración anticipada, que nunca viene mal.

Fray Bartolomé de las Casas en su Historia de las Indias en 1527 habla de “la Nochebuena de Navidad”, una de las primeras apariciones de esta hermosa palabra en un texto escrito en español. Probablemente las Navidades en esta isla han inspirado desde antaño sentimientos de alegría y buenas intenciones. Ojalá que las de este año cumplan con su cometido y nos hagan, aunque sea por unos días, un poco más felices y un poco mejores.

Envíe sus comentarios y preguntas a la Academia Dominicana de la Lengua en esta dirección: consultas@academia.org.do

© 2010 María José Rincón
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *